Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    13
  • Pinterest
    12
  • Guardar
    34
  • WhatsApp
  • Imprimir
    43

Enfrijoladas de Pollo

  • Prep 20 min
  • Total 35 min
  • Ingredientes 13
  • Porciones 2

Ingredientes

3
cucharadas de aceite vegetal, divididas
2
tazas de frijoles cocidos y licuados con un poco de su caldo de cocción
6
tortillas de maíz
1
pechuga de pollo cocida y deshebrada
1
taza de queso fresco rallado

Salsa de cebolla:

1
cebolla roja cortada a la pluma
1
chile verde o amarillo cortado en rodajas
1
tomate sin semillas, picado en gajos
2
limones (limes)
Sal
y pimienta
Hojas
de culantro

Para servir:

Aguacate
Crema

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Usa muslitos de pollo cocidos.

Agrega queso Monterey Jack o queso Feta.

Incorpora chiles jalapeños a la salsa de cebollas.

Si quieres que los frijoles estén picantes, licúalos con un chile chipotle en adobo.

Crecí en una casa en donde no podían faltar ni las tortillas ni los frijoles, tanto para el almuerzo como para la cena. En el desayuno siempre había pan con mantequilla y jalea de guayaba. Pero muchas veces también lo rellenábamos con frijoles molidos, haciendo una especie de sándwich delicioso y del que nunca nos cansábamos. Las enfrijoladas para la cena siguen siendo uno de mis platillos favoritos. Son tan fáciles de hacer que no necesitas una receta. Muchos las comparan con las famosas enchiladas, aunque la salsa, en este caso, es de frijoles molidos. Las tortillas, que se fríen ligeramente solo para calentarlas, se rellenan con pollo cocido deshebrado y queso fresco, pero siéntete libre de utilizar otros quesos como el Monterey Jack o cualquiera de tu preferencia. Armar estas sabrosas enfrijoladas no requiere de técnicas complicadas ni de mucho trabajo y si tienes frijoles ya hechos, mucho mejor. Es más, si tienes en la refrigeradora pollo horneado o a la brasa, solo tendrás que deshebrarlo para rellenar las tortillas. De esta manera tendrás un platillo facilísimo y muy rico para cualquier noche de la semana. ¿Necesitas algo más para complementar la cena? Te recomiendo una sencilla ensalada verde, pues las enfrijoladas son contundentes.

Instrucciones

  • 1 Calienta una cucharada de aceite en una sartén y agrega los frijoles molidos, revolviendo hasta que estén calientes. Apaga el fuego y reserva.
  • 2 En el resto del aceite fríe las tortillas por los dos lados sin que se tuesten, solo quieres calentarlas. Escúrrelas en papel toalla.
  • 3 Inmediatamente pasa las tortillas por los frijoles, por un solo lado, y transfiere a un plato. Encima de cada una acomoda el pollo deshebrado y rocía con queso. Dobla las tortillas por la mitad o enróllalas.
  • 4 Coloca tres tortillas rellenas en cada plato. Vierte más frijoles molidos y encima pon una porción de salsa de cebollas y queso rallado.
  • 5 Sirve con aguacate en tajadas y con crema.
  • 6 Salsa de cebolla: Pon la cebolla en un tazón con agua y hielo por cinco minutos. Escurre bien y combina con el resto de los ingredientes. Sirve enseguida.

Crecí en una casa en donde no podían faltar ni las tortillas ni los frijoles, tanto para el almuerzo como para la cena. En el desayuno siempre había pan con mantequilla y jalea de guayaba. Pero muchas veces también lo rellenábamos con frijoles molidos, haciendo una especie de sándwich delicioso y del que nunca nos cansábamos. Las enfrijoladas para la cena siguen siendo uno de mis platillos favoritos. Son tan fáciles de hacer que no necesitas una receta. Muchos las comparan con las famosas enchiladas, aunque la salsa, en este caso, es de frijoles molidos. Las tortillas, que se fríen ligeramente solo para calentarlas, se rellenan con pollo cocido deshebrado y queso fresco, pero siéntete libre de utilizar otros quesos como el Monterey Jack o cualquiera de tu preferencia. Armar estas sabrosas enfrijoladas no requiere de técnicas complicadas ni de mucho trabajo y si tienes frijoles ya hechos, mucho mejor. Es más, si tienes en la refrigeradora pollo horneado o a la brasa, solo tendrás que deshebrarlo para rellenar las tortillas. De esta manera tendrás un platillo facilísimo y muy rico para cualquier noche de la semana. ¿Necesitas algo más para complementar la cena? Te recomiendo una sencilla ensalada verde, pues las enfrijoladas son contundentes.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
April 12, 2016

Crecí en una casa en donde no podían faltar ni las tortillas ni los frijoles, tanto para el almuerzo como para la cena. En el desayuno siempre había pan con mantequilla y jalea de guayaba. Pero muchas veces también lo rellenábamos con frijoles molidos, haciendo una especie de sándwich delicioso y del que nunca nos cansábamos. Las enfrijoladas para la cena siguen siendo uno de mis platillos favoritos. Son tan fáciles de hacer que no necesitas una receta. Muchos las comparan con las famosas enchiladas, aunque la salsa, en este caso, es de frijoles molidos. Las tortillas, que se fríen ligeramente solo para calentarlas, se rellenan con pollo cocido deshebrado y queso fresco, pero siéntete libre de utilizar otros quesos como el Monterey Jack o cualquiera de tu preferencia. Armar estas sabrosas enfrijoladas no requiere de técnicas complicadas ni de mucho trabajo y si tienes frijoles ya hechos, mucho mejor. Es más, si tienes en la refrigeradora pollo horneado o a la brasa, solo tendrás que deshebrarlo para rellenar las tortillas. De esta manera tendrás un platillo facilísimo y muy rico para cualquier noche de la semana. ¿Necesitas algo más para complementar la cena? Te recomiendo una sencilla ensalada verde, pues las enfrijoladas son contundentes.