MENU
  • Facebook
    2
  • Pinterest
    1
  • Guardar
    0
  • Imprimir
    0

Leche de Avena y Té Verde

leche de avena y té verde Beverage
Leche de Avena y Té Verde
  • Prep 5 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 3

Muchas personas buscan otras alternativas de leches y las más comunes son la leche de soja, de almendras o de arroz. A mí me encantan, pero prefiero hacerlas caseras. Solo requieren 3 pasos para prepararlas: infusión, licuado y colado. Cuando empecé a prepararme mi leche de almendras casera, me di cuenta de que podía preparar leche de cualquier tipo de nueces: avellana, pacanas, pistachos, nueces brasileras, castañas de cajú... ¡Cualquier tipo de nuez sirve! Lo mismo sucede con semillas como la linaza, sésamo, girasol y calabaza. Y con los cereales también. Si puedes hacer leche de arroz, ¡también puedes preparar leche de otros cereales! Mi mamá me enseñó a hacer leche de quinua y de avena. La de avena es ideal para preparar licuados cremosos, y la usamos mucho ya que estábamos probando diferentes versiones para usar en nuestro próximo libro de recetas de jugos desintoxicantes. Puedes usar esta leche de avena y té verde como remplazo de la leche común. Sírvela con tu bol de cereales o granola, úsala para preparar un rico chocolate caliente o aprovéchala como base de todos tus licuados. MAS + MENOS -

Ingredientes

3
3 tazas de agua
1
1 ramita de canela
1/4
1/4 cucharadita de semillas de cardamomo
2
2 saquitos de té verde
1
1 taza de copitos de avena
1
1 cucharada de miel (opcional)

Instrucciones

Esconder
  • 1
    Hierve el agua con las especias y el té verde por 2 minutos en una olla. Apaga el fuego, cubre la olla y deja reposar por 15 minutos. Cuela y deja Que el agua se enfríe a temperatura ambiente.
  • 2
    Agrega los copos de avena, y deja reposar por 15 minutos.
  • 3
    Transfiere la preparación a una licuadora y procesa hasta obtener una consistencia suave. Puedes beberlo así, o colarlo. Si está muy espeso, agrega más agua y vuelve a licuar. Sirve y ¡a disfrutar!

Consejos de expertos

  • Esta leche se va a espesar más cuando repose en el refrigerador, ya que la avena seguirá absorbiendo el agua. Si la quieres menos espesa, bébela de inmediato.

Información Nutricional

No hay información nutricional disponible para esta receta

Más acerca de esta receta

  • Muchas personas buscan otras alternativas de leches y las más comunes son la leche de soja, de almendras o de arroz. A mí me encantan, pero prefiero hacerlas caseras. Solo requieren 3 pasos para prepararlas: infusión, licuado y colado. Cuando empecé a prepararme mi leche de almendras casera, me di cuenta de que podía preparar leche de cualquier tipo de nueces: avellana, pacanas, pistachos, nueces brasileras, castañas de cajú... ¡Cualquier tipo de nuez sirve! Lo mismo sucede con semillas como la linaza, sésamo, girasol y calabaza. Y con los cereales también. Si puedes hacer leche de arroz, ¡también puedes preparar leche de otros cereales! Mi mamá me enseñó a hacer leche de quinua y de avena. La de avena es ideal para preparar licuados cremosos, y la usamos mucho ya que estábamos probando diferentes versiones para usar en nuestro próximo libro de recetas de jugos desintoxicantes. Puedes usar esta leche de avena y té verde como remplazo de la leche común. Sírvela con tu bol de cereales o granola, úsala para preparar un rico chocolate caliente o aprovéchala como base de todos tus licuados.

© 2018 ®/TM General Mills Reservados todos los derechos

Evalúa y Comenta