Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    4
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    3
  • WhatsApp
  • Imprimir
    1

Pimientos Rellenos de Gallo Pinto con Plátanos Fritos

  • Prep 25 min
  • Total 45 min
  • Ingredientes 9
  • Porciones 5

Ingredientes

2
cucharadas de aceite de oliva, + 3 cucharadas más
1
rodaja de cebolla picada
2
latas de frijoles rojos Progresso™ limpios y escurridos
3
tazas de arroz ya cocido, pueden ser sobras
Sal
a gusto
5
pimientos
1 1/2
cucharada de mantequilla
1
aguacate
2
plátanos a punto rebanados a lo largo

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

También puedes desechar las partes superiores de los pimientos y colocar las rodajas de aguacate sobre el gallo pinto.

Si tienes sobras de gallo pinto en el refrigerador, ¡utilízalas! Ahorrarás más tiempo.

Si quieres hacer una versión más sana de esta receta, sirve los pimientos con ensalada de hojas verdes en vez de plátanos fritos.

Hablar de “comida casera” solo puede significar una cosa para mí: frijoles. Crecí comiendo frijoles a diario, tanto en sopas como fritos con arroz en un plato exquisito y simple llamado gallo pinto. En Perú se comen muchos frijoles, pero usualmente se busca una consistencia cremosa o se preparan con cerdo u otro tipo de carne. Por suerte, mi mamá no es peruana, por lo que siempre servía los frijoles de forma estrictamente vegetariana, incluso antes de que yo me convirtiera en una. Los acompañamientos preferidos para el gallo pinto y para la sopa de frijoles fueron y siguen siendo aguacate en cubitos, queso y en ocasiones, tortillas o plátanos fritos. A menudo cuando preparo pimientos rellenos busco darles un toque distinto, pero siempre manteniéndolo simple; así fue como nació este plato. ¡Es una de las formas más sencillas de transformar tus sobras de arroz y frijoles!

Instrucciones

  • 1 Precalienta el horno a 350ºF.
  • 2 Calienta 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio. Saltea la cebolla hasta lograr un tono dorado.
  • 3 Agrega los frijoles y saltéalos por unos minutos, cuidando que no se disuelvan.
  • 4 Incorpora el arroz, condimenta con sal, y sigue salteando por unos minutos más.
  • 5 Corta la parte de arriba de los pimientos. Quítales las semillas y venas desde adentro. Pon a un lado las partes de arriba.
  • 6 Frota los pimientos por dentro y por fuera con una cucharada de aceite de oliva.
  • 7 Rellena con el gallo pinto, pon las partes de arriba de nuevo. Hornea por 25 minutos o hasta que el pimiento se ponga tierno sin perder la forma. Saca del horno.
  • 8 En una sartén grande, pon a derretir la mantequilla y fríe los plátanos en rebanadas por un par de minutos de cada lado. (Puedes hacerlo de a partes si no entran todos a la vez en la sartén.)
  • 9 Sirve cada pimiento con plátanos fritos y rodajitas de aguacate al costado.

Hablar de “comida casera” solo puede significar una cosa para mí: frijoles. Crecí comiendo frijoles a diario, tanto en sopas como fritos con arroz en un plato exquisito y simple llamado gallo pinto. En Perú se comen muchos frijoles, pero usualmente se busca una consistencia cremosa o se preparan con cerdo u otro tipo de carne. Por suerte, mi mamá no es peruana, por lo que siempre servía los frijoles de forma estrictamente vegetariana, incluso antes de que yo me convirtiera en una. Los acompañamientos preferidos para el gallo pinto y para la sopa de frijoles fueron y siguen siendo aguacate en cubitos, queso y en ocasiones, tortillas o plátanos fritos. A menudo cuando preparo pimientos rellenos busco darles un toque distinto, pero siempre manteniéndolo simple; así fue como nació este plato. ¡Es una de las formas más sencillas de transformar tus sobras de arroz y frijoles!

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 18, 2015

Hablar de “comida casera” solo puede significar una cosa para mí: frijoles. Crecí comiendo frijoles a diario, tanto en sopas como fritos con arroz en un plato exquisito y simple llamado gallo pinto. En Perú se comen muchos frijoles, pero usualmente se busca una consistencia cremosa o se preparan con cerdo u otro tipo de carne. Por suerte, mi mamá no es peruana, por lo que siempre servía los frijoles de forma estrictamente vegetariana, incluso antes de que yo me convirtiera en una. Los acompañamientos preferidos para el gallo pinto y para la sopa de frijoles fueron y siguen siendo aguacate en cubitos, queso y en ocasiones, tortillas o plátanos fritos. A menudo cuando preparo pimientos rellenos busco darles un toque distinto, pero siempre manteniéndolo simple; así fue como nació este plato. ¡Es una de las formas más sencillas de transformar tus sobras de arroz y frijoles!