Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    8
  • Pinterest
    7
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Leche de Avena y Té Verde

  • Prep 5 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 3

Ingredientes

3
tazas de agua
1
ramita de canela
1/4
cucharadita de semillas de cardamomo
2
saquitos de té verde
1
taza de copitos de avena
1
cucharada de miel (opcional)

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Esta leche se va a espesar más cuando repose en el refrigerador, ya que la avena seguirá absorbiendo el agua. Si la quieres menos espesa, bébela de inmediato.

Muchas personas buscan otras alternativas de leches y las más comunes son la leche de soja, de almendras o de arroz. A mí me encantan, pero prefiero hacerlas caseras. Solo requieren 3 pasos para prepararlas: infusión, licuado y colado. Cuando empecé a prepararme mi leche de almendras casera, me di cuenta de que podía preparar leche de cualquier tipo de nueces: avellana, pacanas, pistachos, nueces brasileras, castañas de cajú... ¡Cualquier tipo de nuez sirve! Lo mismo sucede con semillas como la linaza, sésamo, girasol y calabaza. Y con los cereales también. Si puedes hacer leche de arroz, ¡también puedes preparar leche de otros cereales! Mi mamá me enseñó a hacer leche de quinua y de avena. La de avena es ideal para preparar licuados cremosos, y la usamos mucho ya que estábamos probando diferentes versiones para usar en nuestro próximo libro de recetas de jugos desintoxicantes. Puedes usar esta leche de avena y té verde como remplazo de la leche común. Sírvela con tu bol de cereales o granola, úsala para preparar un rico chocolate caliente o aprovéchala como base de todos tus licuados.

Instrucciones

  • 1 Hierve el agua con las especias y el té verde por 2 minutos en una olla. Apaga el fuego, cubre la olla y deja reposar por 15 minutos. Cuela y deja Que el agua se enfríe a temperatura ambiente.
  • 2 Agrega los copos de avena, y deja reposar por 15 minutos.
  • 3 Transfiere la preparación a una licuadora y procesa hasta obtener una consistencia suave. Puedes beberlo así, o colarlo. Si está muy espeso, agrega más agua y vuelve a licuar. Sirve y ¡a disfrutar!

Muchas personas buscan otras alternativas de leches y las más comunes son la leche de soja, de almendras o de arroz. A mí me encantan, pero prefiero hacerlas caseras. Solo requieren 3 pasos para prepararlas: infusión, licuado y colado. Cuando empecé a prepararme mi leche de almendras casera, me di cuenta de que podía preparar leche de cualquier tipo de nueces: avellana, pacanas, pistachos, nueces brasileras, castañas de cajú... ¡Cualquier tipo de nuez sirve! Lo mismo sucede con semillas como la linaza, sésamo, girasol y calabaza. Y con los cereales también. Si puedes hacer leche de arroz, ¡también puedes preparar leche de otros cereales! Mi mamá me enseñó a hacer leche de quinua y de avena. La de avena es ideal para preparar licuados cremosos, y la usamos mucho ya que estábamos probando diferentes versiones para usar en nuestro próximo libro de recetas de jugos desintoxicantes. Puedes usar esta leche de avena y té verde como remplazo de la leche común. Sírvela con tu bol de cereales o granola, úsala para preparar un rico chocolate caliente o aprovéchala como base de todos tus licuados.

Evalúa y Comenta

Morena Escardo Morena Escardo
October 12, 2015

Muchas personas buscan otras alternativas de leches y las más comunes son la leche de soja, de almendras o de arroz. A mí me encantan, pero prefiero hacerlas caseras. Solo requieren 3 pasos para prepararlas: infusión, licuado y colado. Cuando empecé a prepararme mi leche de almendras casera, me di cuenta de que podía preparar leche de cualquier tipo de nueces: avellana, pacanas, pistachos, nueces brasileras, castañas de cajú... ¡Cualquier tipo de nuez sirve! Lo mismo sucede con semillas como la linaza, sésamo, girasol y calabaza. Y con los cereales también. Si puedes hacer leche de arroz, ¡también puedes preparar leche de otros cereales! Mi mamá me enseñó a hacer leche de quinua y de avena. La de avena es ideal para preparar licuados cremosos, y la usamos mucho ya que estábamos probando diferentes versiones para usar en nuestro próximo libro de recetas de jugos desintoxicantes. Puedes usar esta leche de avena y té verde como remplazo de la leche común. Sírvela con tu bol de cereales o granola, úsala para preparar un rico chocolate caliente o aprovéchala como base de todos tus licuados.