Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    44
  • Pinterest
    48
  • Guardar
    16
  • WhatsApp
  • Imprimir
    98

Casado Costarricense

  • Prep 45 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 15
  • Porciones 4

Ingredientes

4
chuletas de cerdo
Sal
y pimienta
2
dientes de ajo, aplastados
Aceite
vegetal
1/2
taza de caldo de carne
2
plátanos maduros, pelados y cortados en tajadas
1
lechuga pequeña (Iceberg)
1
tomate cortado en láminas
1
zanahoria rallada
Vinagreta
para la ensalada
3
tazas de arroz blanco, graneado
3
tazas de frijoles negros, cocidos
4
huevos fritos o duros
1
taza de queso fresco, cortado en láminas
Tortillas

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

En vez de arroz blanco puedes usar arroz integral.

El Casado casi siempre se sirve con frijoles negros, pero también pueden ser rojos o pintos. En realidad pueden usar los frijoles que tienen en casa.

Este es uno de los platos más originales y ricos que conozco, dentro de su inmensa sencillez. Es muy común en Costa Rica, y siempre queda uno increíblemente satisfecho con su variedad de sabores caseros y deliciosos. Podría decir que es un plato reconfortante a la vez que contundente. Cuenta la leyenda que este es un platillo típico de recién casados, pues al no conocerse bien todavía en sus gustos gastronómicos, tuvieron la idea de mezclar varios tipos de guisos y ensaladitas en un solo plato, para ir descubriendo cuáles eran los sabores favoritos de cada uno. Es por eso que hay muchas variaciones de casado. Los ingredientes infaltables son el arroz y los frijoles, no revueltos como en el gallo pinto sino por separado. Los frijoles solo están cocidos y enteros, aunque a veces los ponen molidos. El arroz es siempre blanco y bien graneado. Luego lleva alguna carne, ya sea de res, pollo, cerdo o pescado. A veces con algún encebollado o una salsita, pero no es indispensable. Las tortillas están siempre presentes, grandes o pequeñas. El queso fresco y los huevos también, igual que la sencilla ensalada, que puede ser de col o de lechuga Iceberg. Entre los opcionales podríamos poner un picadillo muy popular en Costa Rica hecho con papitas, chayotes, vainitas (green beans), cocidos en un poco de salsa de tomate. Guisos sobrantes del día anterior o varios de los guisos de la semana. Algunos le ponen unas tajaditas de aguacate para darle una nota extra de sabor y cremosidad, o algunos vegetales encurtidos, por su intensa acidez. En las sodas (restaurantes) lo sirven en unas fuentes cuadradas de metal, no en platos corrientes, cubiertas siempre con hoja de plátano, lo que le da ese carácter rústico y campestre que es uno de los encantos de este platillo. A veces lo he visto también en platos de madera, que le aportan calidez y belleza.

Instrucciones

  • 1 Sazona las chuletas con sal, pimienta y ajo. En una sartén a fuego medio calienta un par de cucharadas de aceite vegetal y cocina las chuletas por ambos lados hasta que estén hechas a tu gusto. Desglasa la sartén con 1/2 taza de caldo de carne, lleva a ebullición, deja que reduzca a 1/3 de taza y reserva.
  • 2 En otra sartén con aceite fríe los plátanos hasta que estén dorados.
  • 3 Mientras tanto combina la lechuga con la zanahoria rallada, el tomate, sal, pimienta, y la vinagreta. Reserva.
  • 4 Cubre cuatro platos grandes con hojas de plátano, y acomoda, en forma armónica, todos los componentes: una chuleta en cada uno con un poquito de la salsa. Al costado pon plátanos fritos. Ensalada. Arroz. Frijoles. Un huevo frito o duro. Tajadas de queso fresco. Y un rimero de tortillas.
  • 5 Sirve inmediatamente con sendas tazas de buen café costarricense, o cervezas bien heladas para combatir el calor.

Este es uno de los platos más originales y ricos que conozco, dentro de su inmensa sencillez. Es muy común en Costa Rica, y siempre queda uno increíblemente satisfecho con su variedad de sabores caseros y deliciosos. Podría decir que es un plato reconfortante a la vez que contundente. Cuenta la leyenda que este es un platillo típico de recién casados, pues al no conocerse bien todavía en sus gustos gastronómicos, tuvieron la idea de mezclar varios tipos de guisos y ensaladitas en un solo plato, para ir descubriendo cuáles eran los sabores favoritos de cada uno. Es por eso que hay muchas variaciones de casado. Los ingredientes infaltables son el arroz y los frijoles, no revueltos como en el gallo pinto sino por separado. Los frijoles solo están cocidos y enteros, aunque a veces los ponen molidos. El arroz es siempre blanco y bien graneado. Luego lleva alguna carne, ya sea de res, pollo, cerdo o pescado. A veces con algún encebollado o una salsita, pero no es indispensable. Las tortillas están siempre presentes, grandes o pequeñas. El queso fresco y los huevos también, igual que la sencilla ensalada, que puede ser de col o de lechuga Iceberg. Entre los opcionales podríamos poner un picadillo muy popular en Costa Rica hecho con papitas, chayotes, vainitas (green beans), cocidos en un poco de salsa de tomate. Guisos sobrantes del día anterior o varios de los guisos de la semana. Algunos le ponen unas tajaditas de aguacate para darle una nota extra de sabor y cremosidad, o algunos vegetales encurtidos, por su intensa acidez. En las sodas (restaurantes) lo sirven en unas fuentes cuadradas de metal, no en platos corrientes, cubiertas siempre con hoja de plátano, lo que le da ese carácter rústico y campestre que es uno de los encantos de este platillo. A veces lo he visto también en platos de madera, que le aportan calidez y belleza.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 19, 2015

Este es uno de los platos más originales y ricos que conozco, dentro de su inmensa sencillez. Es muy común en Costa Rica, y siempre queda uno increíblemente satisfecho con su variedad de sabores caseros y deliciosos. Podría decir que es un plato reconfortante a la vez que contundente. Cuenta la leyenda que este es un platillo típico de recién casados, pues al no conocerse bien todavía en sus gustos gastronómicos, tuvieron la idea de mezclar varios tipos de guisos y ensaladitas en un solo plato, para ir descubriendo cuáles eran los sabores favoritos de cada uno. Es por eso que hay muchas variaciones de casado. Los ingredientes infaltables son el arroz y los frijoles, no revueltos como en el gallo pinto sino por separado. Los frijoles solo están cocidos y enteros, aunque a veces los ponen molidos. El arroz es siempre blanco y bien graneado. Luego lleva alguna carne, ya sea de res, pollo, cerdo o pescado. A veces con algún encebollado o una salsita, pero no es indispensable. Las tortillas están siempre presentes, grandes o pequeñas. El queso fresco y los huevos también, igual que la sencilla ensalada, que puede ser de col o de lechuga Iceberg. Entre los opcionales podríamos poner un picadillo muy popular en Costa Rica hecho con papitas, chayotes, vainitas (green beans), cocidos en un poco de salsa de tomate. Guisos sobrantes del día anterior o varios de los guisos de la semana. Algunos le ponen unas tajaditas de aguacate para darle una nota extra de sabor y cremosidad, o algunos vegetales encurtidos, por su intensa acidez. En las sodas (restaurantes) lo sirven en unas fuentes cuadradas de metal, no en platos corrientes, cubiertas siempre con hoja de plátano, lo que le da ese carácter rústico y campestre que es uno de los encantos de este platillo. A veces lo he visto también en platos de madera, que le aportan calidez y belleza.