Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    11
  • Pinterest
    7
  • Guardar
    5
  • WhatsApp
  • Imprimir
    24

Caldo Rústico de Tilapia

  • Prep 20 min
  • Total 45 min
  • Ingredientes 16
  • Porciones 0

Ingredientes

3
chiles anchos secos, sin tallo
1
chile chipotle seco, sin tallo
1
diente de ajo
10
tazas de agua
2
cucharadas de aceite vegetal
3
tomates roma, picados
1/2
cebolla mediana, picada
4
zanahorias medianas, peladas y picadas
2
chayotes, pelados y picados
1/2
taza de ejotes frescos, picados
2
calabacitas, picadas
1
(8 ozs) lata de puré de tomate
1
ramita de cilantro
1/2
cucharadita de comino molido
1/4
cucharaditas de orégano seco, triturado
6
filetes de tilapia, cortados en trozos grandes

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes usar el pescado y/o los mariscos de tu preferencia.

Este caldo rústico de tilapia es un plato que me recuerda a mi suegra. Ella solía preparar una receta parecida en la que guisaba cebolla y tomate antes de agregar agua, nopales, cilantro y trozos de filete de pescado para crear un caldo rústico, sencillo y delicioso. Aún preparo esa receta que me enseñó mi suegra; pero al pasar los años, la fui modificando poco a poco. Para mi gusto, no deberían faltar las verduras en un caldo así; por eso yo le agregué zanahorias, chayotes, ejotes, y calabacitas. Y para darle un poco más de sabor, le añadí chiles anchos y chipotle. Este caldo es uno de mis platillos favoritos para servir durante la época de Cuaresma pero también se puede disfrutar cualquier otro día del año porque es una receta reconfortante para el alma (¡y la pancita!).

Instrucciones

  • 1 Pon a hervir los chiles anchos y el chile chipotle en 2 tazas de agua hasta que los chiles se ablanden completamente.
  • 2 Retira del fuego y deja enfriar. Licúa los chiles cocidos junto con el agua en que se cocieron y el diente de ajo.
  • 3 Cuela la mezcla a un tazón mediano para retirar las semillas; reserva.
  • 4 En una cacerola grande, calienta el aceite vegetal a fuego medio-alto.
  • 5 Añada los tomates y la cebolla; saltea por 2 minutos, revolviendo de vez en cuando.
  • 6 Agrega las demás verduras (las zanahorias, los chayotes, los ejotes, y las calabacitas), las 8 tazas de agua restantes, el puré de tomate, y la ramita de cilantro.
  • 7 Salpimienta al gusto, y agrega el comino molido y el orégano.
  • 8 Tapa y cocina a fuego medio-alto por 10 minutos. Reduce a fuego bajo y cocina por otros 10 minutos.
  • 9 Agrega los trozos de tilapia y cocina por 10 minutos más.
  • 10 Retira del fuego y sirve. Acompaña con tostadas o galletas saladas. ¡Disfruta!

Este caldo rústico de tilapia es un plato que me recuerda a mi suegra. Ella solía preparar una receta parecida en la que guisaba cebolla y tomate antes de agregar agua, nopales, cilantro y trozos de filete de pescado para crear un caldo rústico, sencillo y delicioso. Aún preparo esa receta que me enseñó mi suegra; pero al pasar los años, la fui modificando poco a poco. Para mi gusto, no deberían faltar las verduras en un caldo así; por eso yo le agregué zanahorias, chayotes, ejotes, y calabacitas. Y para darle un poco más de sabor, le añadí chiles anchos y chipotle. Este caldo es uno de mis platillos favoritos para servir durante la época de Cuaresma pero también se puede disfrutar cualquier otro día del año porque es una receta reconfortante para el alma (¡y la pancita!).

Evalúa y Comenta

Leslie Limon Leslie Limon
October 12, 2015

Este caldo rústico de tilapia es un plato que me recuerda a mi suegra. Ella solía preparar una receta parecida en la que guisaba cebolla y tomate antes de agregar agua, nopales, cilantro y trozos de filete de pescado para crear un caldo rústico, sencillo y delicioso. Aún preparo esa receta que me enseñó mi suegra; pero al pasar los años, la fui modificando poco a poco. Para mi gusto, no deberían faltar las verduras en un caldo así; por eso yo le agregué zanahorias, chayotes, ejotes, y calabacitas. Y para darle un poco más de sabor, le añadí chiles anchos y chipotle. Este caldo es uno de mis platillos favoritos para servir durante la época de Cuaresma pero también se puede disfrutar cualquier otro día del año porque es una receta reconfortante para el alma (¡y la pancita!).