Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    3
  • Pinterest
    1
  • Guardar
    7
  • WhatsApp
  • Imprimir
    6

Tostadas de Pavo

  • Prep 5 min
  • Total 25 min
  • Ingredientes 11
  • Porciones 10

Ingredientes

1
cucharada de aceite de oliva
1 1/2
tomate, cortado en pequeños trozos
1/2
taza de cebolla picada
1
cucharadita de ajo picado
Una
pizca de orégano
Sal
y pimienta, a gusto
2
tazas de sobras de pavo desmenuzado
Tostadas
compradas
Sobras
de frijoles refritos, calentados
Lechuga
picada
Queso
cotija desmenuzado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Otros ingredientes que van bien en esta receta son crema agria, aguacate, queso cheddar y/o salsa.

La abuela de mi prometido nos visita casi todos los años, justo después del Día de Acción de Gracias. Siempre es difícil porque es un poco clásica a la hora de comer y no le gusta experimentar mucho fuera de la comida mexicana. Y como nos visita durante esa época, es complicado preparar comida que le pueda gustar porque nos quedan muchas sobras de Acción de Gracias y es obvio que queremos seguir comiéndolas por lo menos la semana que sigue. Y está claro que ella no quiere saber nada al respecto. Pero este año se me ocurrió una idea. Preparé las tostadas clásicas que suelo preparar pero con sobras de pavo. Cuando nos sentamos a comer, me hice la que estaba ocupada así no podía hacerme preguntas. ¿Y adivinen qué pasó? Ni se dio cuenta del sabor a pavo. Es más, se las comió todas sin problema y encima cuando terminó, me dijo que le habían encantado mis tostadas de “pollo”. ¡Si supiera!

Instrucciones

  • 1 En una sartén a fuego medio-alto, calienta aceite de oliva.
  • 2 Agrega el tomate y la cebolla y saltea por 10 minutos.
  • 3 Agrega ajo, orégano, sal y pimienta. Mezcla bien y cocina por 5 minutos más.
  • 4 Agrega el pavo y mezcla bien. Deja que el pavo se caliente bien.
  • 5 Retira del fuego.
  • 6 En una tostada coloca los frijoles y encima una porción generosa de pavo.
  • 7 Sirve encima lechuga y tomate picado.
  • 8 Esparce queso cotija encima.

La abuela de mi prometido nos visita casi todos los años, justo después del Día de Acción de Gracias. Siempre es difícil porque es un poco clásica a la hora de comer y no le gusta experimentar mucho fuera de la comida mexicana. Y como nos visita durante esa época, es complicado preparar comida que le pueda gustar porque nos quedan muchas sobras de Acción de Gracias y es obvio que queremos seguir comiéndolas por lo menos la semana que sigue. Y está claro que ella no quiere saber nada al respecto. Pero este año se me ocurrió una idea. Preparé las tostadas clásicas que suelo preparar pero con sobras de pavo. Cuando nos sentamos a comer, me hice la que estaba ocupada así no podía hacerme preguntas. ¿Y adivinen qué pasó? Ni se dio cuenta del sabor a pavo. Es más, se las comió todas sin problema y encima cuando terminó, me dijo que le habían encantado mis tostadas de “pollo”. ¡Si supiera!

Evalúa y Comenta

Nicole Presley Nicole Presley
October 14, 2015

La abuela de mi prometido nos visita casi todos los años, justo después del Día de Acción de Gracias. Siempre es difícil porque es un poco clásica a la hora de comer y no le gusta experimentar mucho fuera de la comida mexicana. Y como nos visita durante esa época, es complicado preparar comida que le pueda gustar porque nos quedan muchas sobras de Acción de Gracias y es obvio que queremos seguir comiéndolas por lo menos la semana que sigue. Y está claro que ella no quiere saber nada al respecto. Pero este año se me ocurrió una idea. Preparé las tostadas clásicas que suelo preparar pero con sobras de pavo. Cuando nos sentamos a comer, me hice la que estaba ocupada así no podía hacerme preguntas. ¿Y adivinen qué pasó? Ni se dio cuenta del sabor a pavo. Es más, se las comió todas sin problema y encima cuando terminó, me dijo que le habían encantado mis tostadas de “pollo”. ¡Si supiera!