Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    3
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    12

Risotto de Pimientos y Setas

  • Prep 20 min
  • Total 45 min
  • Ingredientes 15
  • Porciones 2

Ingredientes

3
cucharadas de aceite vegetal
1/2
taza de cebolla blanca, en cuadraditos
1/2
taza de puerro (leek), en cuadraditos
1
taza de pimiento rojo (bell pepper) en cuadraditos
1
taza de arroz Arborio
Sal
y pimienta
1 1/2
taza de vino blanco
6
tazas de caldo de vegetales
Pizca
de azafrán
1
cucharada de mantequilla
1
diente de ajo, picadito
1
libra de setas, limpias
2
cucharadas de perejil picado
Micromix
de lechugas (o baby arúgula)
Queso
parmesano rallado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si no encuentras setas, usa algún vegetal. Los corazones de alcachofa son deliciosos en este plato, así como los espárragos.

Si quieres puedes agregar trocitos de queso de cabra, al final de la cocción.

Hay un famoso poema de César Vallejo que dice “Hay golpes en la vida, tan fuertes, yo no sé…” y esa sola frase siempre me viene a la mente cuando me pasa algo que me inquieta o me frustra. Son esos momentos que a nadie le gusta vivir pero que hay que superar de alguna manera, ¿verdad? Isabel Allende confiesa que ella calma sus miedos y frustraciones comiendo sendos tazones de arroz con leche y tomando chocolate caliente en grandes cantidades. Evidentemente es muy normal recurrir a la comida para calmarnos y sentirnos mejor en momentos de gran abatimiento y de depresión. Debe ser porque inconscientemente regresamos a etapas tempranas de la vida, cuando nos tranquilizaban con leche tibia o con algún dulce. Yo, por ejemplo, cuando me siento así me antojo de comer un plato enorme de un cremoso risotto con setas y pimientos rojos. Deben ser los carbohidratos del arroz, más los vegetales y el queso parmesano los que hacen la magia de recobrarme la serenidad y ver el mundo con mejores colores. ¿Te gustaría probar este cremoso risotto y contarnos cómo te sentiste después de comerlo?

Instrucciones

  • 1 Calienta el aceite vegetal en una olla a fuego medio. Agrega la cebolla y el puerro, revolviendo con frecuencia hasta que se vea transparente. Incorpora el pimiento y sigue cocinando. Finalmente agrega el arroz y continúa revolviendo hasta que se vea un poco cristalino. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  • 2 Vierte el vino y deja que hierva hasta que se reduzca. Comienza a agregar cucharones de caldo, cubriendo ligeramente cada vez, y revolviendo con frecuencia hasta que casi se haya evaporado. Incorpora más y continúa haciendo esto hasta que el arroz esté casi al dente, unos 20 – 25 minutos.
  • 3 Aparte calienta el resto del aceite en una sartén. Sofríe el ajo y cuando esté aromático agrega las setas y saltea hasta que estén cocidas. Sazona con sal y pimienta, y finalmente añade el perejil picado. Vierte las setas en el risotto.
  • 4 Al servir, pon el micromix de lechugas o arúgula bebé sobre cada porción de risotto. Rocía con queso parmesano rallado.

Hay un famoso poema de César Vallejo que dice “Hay golpes en la vida, tan fuertes, yo no sé…” y esa sola frase siempre me viene a la mente cuando me pasa algo que me inquieta o me frustra. Son esos momentos que a nadie le gusta vivir pero que hay que superar de alguna manera, ¿verdad? Isabel Allende confiesa que ella calma sus miedos y frustraciones comiendo sendos tazones de arroz con leche y tomando chocolate caliente en grandes cantidades. Evidentemente es muy normal recurrir a la comida para calmarnos y sentirnos mejor en momentos de gran abatimiento y de depresión. Debe ser porque inconscientemente regresamos a etapas tempranas de la vida, cuando nos tranquilizaban con leche tibia o con algún dulce. Yo, por ejemplo, cuando me siento así me antojo de comer un plato enorme de un cremoso risotto con setas y pimientos rojos. Deben ser los carbohidratos del arroz, más los vegetales y el queso parmesano los que hacen la magia de recobrarme la serenidad y ver el mundo con mejores colores. ¿Te gustaría probar este cremoso risotto y contarnos cómo te sentiste después de comerlo?

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 19, 2015

Hay un famoso poema de César Vallejo que dice “Hay golpes en la vida, tan fuertes, yo no sé…” y esa sola frase siempre me viene a la mente cuando me pasa algo que me inquieta o me frustra. Son esos momentos que a nadie le gusta vivir pero que hay que superar de alguna manera, ¿verdad? Isabel Allende confiesa que ella calma sus miedos y frustraciones comiendo sendos tazones de arroz con leche y tomando chocolate caliente en grandes cantidades. Evidentemente es muy normal recurrir a la comida para calmarnos y sentirnos mejor en momentos de gran abatimiento y de depresión. Debe ser porque inconscientemente regresamos a etapas tempranas de la vida, cuando nos tranquilizaban con leche tibia o con algún dulce. Yo, por ejemplo, cuando me siento así me antojo de comer un plato enorme de un cremoso risotto con setas y pimientos rojos. Deben ser los carbohidratos del arroz, más los vegetales y el queso parmesano los que hacen la magia de recobrarme la serenidad y ver el mundo con mejores colores. ¿Te gustaría probar este cremoso risotto y contarnos cómo te sentiste después de comerlo?