Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    1
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Pechugas de Pollo al Hoisin y Miel

  • Prep 20 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 16
  • Porciones 2

Ingredientes

Salsa:

1/3
taza de vinagre de arroz
1
cucharada de miel de abeja
2
cucharadas de hoisin
1/2
taza de caldo de pollo (o agua)
2
cucharadas de salsa de soya
1
cucharadita de aceite de ajonjolí
1
cucharadita de mantequilla

Vegetales:

1
zanahoria grande cortada en juliana
8
ozs de vainitas (green beans)
Sal
1/2
cucharadita de ajonjolí

Pollo:

1
lb de lomitos de pechuga de pollo (chicken tenderloins)
Sal
y pimienta
2
cucharadas de aceite vegetal

Topping:

3
hojitas de masa wantán
1/3
taza de aceite vegetal

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Esta salsa te quedará de maravillas con pescado, mariscos y cerdo.

Si no consigues lomitos de pechuga, compra una pechuga y córtala en filetes a lo largo. Procede de la misma forma que indica la receta.

En vez de vainitas (green beans) usa brócoli o coliflor cocida al vapor.

Tengo que confesar que a veces siento que necesito comer algo ligero y fácil de preparar, aunque no sea necesariamente una ensalada. Estos lomitos de pollo, que ya compro listos en el supermercado, se cocinan rápidamente a la plancha o en una sartén común y silvestre y, acompañados con unos vegetales al vapor son lo mejor que puedo almorzar o cenar. La salsa con hoisin me encanta porque tiene tanto sabor y es tan versátil que la puedo servir no solo con pollo sino con una variedad de otras carnes. También me gusta coronar el plato con una lluvia de hilos crocantes de masa wantán, pero por supuesto pueden obviar este ingrediente, que aporta una textura deliciosa con un toque muy especial. Además, se fríen en un minuto y hasta pueden guardarse un par de días en una lata sin que se pongan blandos. Sé que muchas personas evitan los carbohidratos, pero la verdad es que yo no me privo de nada y me doy uno que otro gusto de vez en cuando, con moderación. Esta es la palabra mágica. Los invito a que preparen esta sencilla y exquisita receta. Se van a sentir satisfechos pero sin rastros de pesadez, así que no esperen más y disfruten.

Instrucciones

  • 1 Salsa:
  • 2 En una ollita a fuego medio pon a hervir el vinagre con la miel hasta que se reduzca a la mitad. Inmediatamente agrega el caldo de pollo y sigue hirviendo hasta que reduzca a la mitad.
  • 3 Aparte combina el hoisin con la salsa de soya. Incorpora esta mezcla a la salsa y deja que tome cuerpo (tiene una textura de miel ligera). Añade el aceite de ajonjolí y, finalmente, la mantequilla. Reserva.
  • 4 Pollo:
  • 5 Mientras tanto, sazona las pechugas con sal y pimienta. Cubre con ajonjolí.
  • 6 Calienta el aceite en una sartén a fuego medio y sella las pechugas hasta que se vean doraditas por ambos lados. Retira de la sartén y reserva.
  • 7 Vegetales:
  • 8 En una olla con agua salada cocina las vainitas por 5 minutos. Escurre y enfría en un tazón con agua con hielo. Calienta las vainitas en una sartén antes de servir.
  • 9 Cocina las zanahorias al vapor y sazona con sal y semillas de ajonjolí.
  • 10 Topping:
  • 11 Enrolla la masa wantán como si fuera una toalla. Con un cuchillo filoso corta en tiritas super finas.
  • 12 Calienta el aceite en una sartén y fríe las tiras de masa hasta que estén doraditas y crocantes. Escurre en un papel toalla.
  • 13 Para servir:
  • 14 Sirve la mitad de lomitos de pechuga en un plato. Acompaña con una porción de zanahoria en juliana y de vainitas. Rocía con la salsa. Encima del pollo coloca una porción de hilos de masa wantán. Sirve inmediatamente.

Tengo que confesar que a veces siento que necesito comer algo ligero y fácil de preparar, aunque no sea necesariamente una ensalada. Estos lomitos de pollo, que ya compro listos en el supermercado, se cocinan rápidamente a la plancha o en una sartén común y silvestre y, acompañados con unos vegetales al vapor son lo mejor que puedo almorzar o cenar. La salsa con hoisin me encanta porque tiene tanto sabor y es tan versátil que la puedo servir no solo con pollo sino con una variedad de otras carnes. También me gusta coronar el plato con una lluvia de hilos crocantes de masa wantán, pero por supuesto pueden obviar este ingrediente, que aporta una textura deliciosa con un toque muy especial. Además, se fríen en un minuto y hasta pueden guardarse un par de días en una lata sin que se pongan blandos. Sé que muchas personas evitan los carbohidratos, pero la verdad es que yo no me privo de nada y me doy uno que otro gusto de vez en cuando, con moderación. Esta es la palabra mágica. Los invito a que preparen esta sencilla y exquisita receta. Se van a sentir satisfechos pero sin rastros de pesadez, así que no esperen más y disfruten.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 12, 2015

Tengo que confesar que a veces siento que necesito comer algo ligero y fácil de preparar, aunque no sea necesariamente una ensalada. Estos lomitos de pollo, que ya compro listos en el supermercado, se cocinan rápidamente a la plancha o en una sartén común y silvestre y, acompañados con unos vegetales al vapor son lo mejor que puedo almorzar o cenar. La salsa con hoisin me encanta porque tiene tanto sabor y es tan versátil que la puedo servir no solo con pollo sino con una variedad de otras carnes. También me gusta coronar el plato con una lluvia de hilos crocantes de masa wantán, pero por supuesto pueden obviar este ingrediente, que aporta una textura deliciosa con un toque muy especial. Además, se fríen en un minuto y hasta pueden guardarse un par de días en una lata sin que se pongan blandos. Sé que muchas personas evitan los carbohidratos, pero la verdad es que yo no me privo de nada y me doy uno que otro gusto de vez en cuando, con moderación. Esta es la palabra mágica. Los invito a que preparen esta sencilla y exquisita receta. Se van a sentir satisfechos pero sin rastros de pesadez, así que no esperen más y disfruten.