Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Parfait de Chocolate, Fresas y Avena

  • Prep 10 min
  • Total 40 min
  • Ingredientes 8
  • Porciones 2

Ingredientes

3/4
taza de avena
3
tazas de agua
1
taza de fresas
1
cucharada de cacao sin procesar en polvo
1
cucharada de miel sin procesar o sirope de arce
1/4
taza de arándanos
1/4
taza de almendras
2
cucharadas de bayas de goji

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si quieres darle más color a tu desayuno, agrégale coco rayado y más frutos del bosque (zarzamora, frambuesas, etc.)

También puedes preparar este parfait con quinua, mijo, amaranto, alforfón, kasha o arroz integral.

Mis recuerdos más preciados son los desayunos que mi madre nos preparaba antes de ir a la escuela. Algunas veces se trataba de algo simple, como queso derretido en una tostada o plátanos maduros fritos con azúcar. Otras veces era algo más elaborado, como panqueques, waffles o French toast. De cualquier manera, siempre estaban deliciosos porque tenían el ingrediente más importante que hace que la comida salga exquisita: amor. Y una manera sencilla para que ese ingrediente se note es poniéndole más énfasis a la decoración de nuestros platos. Todos nos podemos dar cuenta cuando un plato está preparado a las carreras y sin mucho esfuerzo, o cuando se prestó atención a cada detalle. La idea es no solo que nuestros comensales disfruten el sabor de nuestro plato, sino toda la experiencia culinaria. Si intentas servirles a tus hijos un desayuno nutritivo antes de mandarlos a la escuela, pero no les gusta comer lo sano, una buena decoración puede cambiar su visión por completo. Prueba con este parfait de chocolate, fresas y avena y ¡verás que se emocionan con solo mirarlo!

Instrucciones

  • 1 Coloca la avena y el agua en una olla pequeña. Deja hervir y luego baja el fuego, y cocina a fuego lento por 1/2 hora. Si el agua se evapora, agrega más agua.
  • 2 Cuando la avena esté lista, licúa una mitad de la avena con las fresas y la mitad de la miel, y la otra mitad con el cacao en polvo y el resto de la miel. Prueba para ver si está bien o si le quieres agregar más miel para que esté más dulce.
  • 3 Vierte la preparación en 2 tazas. Cúbrela con fresas, arándanos y bayas de goji, y luego vierte la avena con fresas encima.
  • 4 Decora con más bayas y nueces.

Mis recuerdos más preciados son los desayunos que mi madre nos preparaba antes de ir a la escuela. Algunas veces se trataba de algo simple, como queso derretido en una tostada o plátanos maduros fritos con azúcar. Otras veces era algo más elaborado, como panqueques, waffles o French toast. De cualquier manera, siempre estaban deliciosos porque tenían el ingrediente más importante que hace que la comida salga exquisita: amor. Y una manera sencilla para que ese ingrediente se note es poniéndole más énfasis a la decoración de nuestros platos. Todos nos podemos dar cuenta cuando un plato está preparado a las carreras y sin mucho esfuerzo, o cuando se prestó atención a cada detalle. La idea es no solo que nuestros comensales disfruten el sabor de nuestro plato, sino toda la experiencia culinaria. Si intentas servirles a tus hijos un desayuno nutritivo antes de mandarlos a la escuela, pero no les gusta comer lo sano, una buena decoración puede cambiar su visión por completo. Prueba con este parfait de chocolate, fresas y avena y ¡verás que se emocionan con solo mirarlo!

Evalúa y Comenta

Morena Escardo Morena Escardo
October 15, 2015

Mis recuerdos más preciados son los desayunos que mi madre nos preparaba antes de ir a la escuela. Algunas veces se trataba de algo simple, como queso derretido en una tostada o plátanos maduros fritos con azúcar. Otras veces era algo más elaborado, como panqueques, waffles o French toast. De cualquier manera, siempre estaban deliciosos porque tenían el ingrediente más importante que hace que la comida salga exquisita: amor. Y una manera sencilla para que ese ingrediente se note es poniéndole más énfasis a la decoración de nuestros platos. Todos nos podemos dar cuenta cuando un plato está preparado a las carreras y sin mucho esfuerzo, o cuando se prestó atención a cada detalle. La idea es no solo que nuestros comensales disfruten el sabor de nuestro plato, sino toda la experiencia culinaria. Si intentas servirles a tus hijos un desayuno nutritivo antes de mandarlos a la escuela, pero no les gusta comer lo sano, una buena decoración puede cambiar su visión por completo. Prueba con este parfait de chocolate, fresas y avena y ¡verás que se emocionan con solo mirarlo!