Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    6
  • Pinterest
    4
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    10

Cómo Hacer Capirotada

  • Prep 30 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 14
  • Porciones 6

Ingredientes

6
cuernitos o croissants
1 1/2
lb de piloncillo o panela de azúcar morena
1
cucharada de ralladura de naranja fresca (de 1 naranja mediana)
1 1/2
ramas de canela
2
clavos de olor
1/4
de cucharadita de nuez moscada
1/4
de cucharadita de pimienta de Jamaica (allspice)
1/2
taza de jugo de naranja
2
tazas de agua
2
oz de nueces picadas
2
oz de piñones asados
2
oz de cacahuates
1
taza de queso manchego o queso blanco Monterrey Jack rallado
1
taza de queso Suizo rallado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
Calorías
875.5
% Valor Diario
Grasa total
33.3g
51%
Grasa saturada
11.9g
59%
Colesterol
54.5mg
18%
Sodio
303.1mg
13%
Potasio
439.4mg
13%
Carbohidratos totales
133.5g
44%
Fibra dietética
3.3g
13%
Azúcares
116.0g
Proteína
17.4g
% Valor Diario*:
Vitamina C
19.90%
20%
Calcio
40.50%
40%
Hierro
15.90%
16%
Intercambios:
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.

Consejos de expertos

El jarabe de piloncillo lo puedes preparar con antelación. Si te sobra miel se puede usar como sustituto de la miel de maple para panqueques o hot-cakes (pancakes).

El piloncillo o panela de azúcar se puede conseguir en los supermercados que venden productos latinos.

Puede ser acompañada de un vaso de leche fría o un rico café con leche.

La capirotada sabe mejor caliente o tibia y puede ser servida como parte del desayuno, o bien como postre.

Los piñones tienen mejor sabor cuando se doran en una sartén por unos minutos.

Para la celebración de las Pascuas, uno de los platillos tradicionales que mi bisabuelita Doña Carlotita, llamada con cariño como “La Mamá Grande”, solía cocinar para nosotros era la “Capirotada Sonorense”. Un platillo sencillo pero lleno de sabor preparado con pan bolillo del día anterior y frito en manteca, miel de piloncillo, cacahuates y queso manchego. La capirotada es un platillo de la cocina mexicana y cada región tienen su propia forma de interpretación. En mi versión de la capirotada utilizo cuernitos o croissants tostados en lugar de bolillo frito para evitar el uso de la manteca de cerdo y así reducir la cantidad de grasa, así como también para adecuarla al paladar de mi familia. Soy aficionada en retomar esas recetas del pasado y modernizarlas para que mi familia, que no creció con estos sabores, se anime a probar e introducir nuevas sazones al menú que están acostumbrados a comer acá en los Estados Unidos. Te invito a que pruebes esta nueva interpretación para la capirotada, cuyos sabores se asemejan a aquellos deliciosos panecillos daneses de queso con miel y nueces, y a que lleves a tu mesa una receta de antaño famosa en el repertorio de recetas de mi Mamá Grande. ¡A cocinar!

Instrucciones

  • 1 Pica los cuernitos en pedazos uniformes, coloca en una bandeja para hornear y tuesta por unos minutos a fuego alto en tu horno; cuando listos saca del horno y deja enfriar.
  • 2 Coloca en la estufa una cazuela de tamaño mediano y agrega el piloncillo, la ralladura de naranja, la canela, el clavo, la nuez moscada, el allspice, el jugo de naranja y el agua. Revuelve bien y deja hervir a fuego lento por 30 minutos hasta conseguir que la miel esté a punto de listón, eso es un jarabe líquido pero sin llegar a ser caramelo.
  • 3 Precalienta el horno a 450º F.
  • 4 Coloca los pedazos de cuernito tostados dentro de la sopera o refractario asegurando no te quede ningún espacio. Baña el pan con la miel de piloncillo y naranja asegurándote lo cubras bien todo, aunque sin ahogarlo demasiado.
  • 5 Agrega las nueces, los piñones y los cacahuates; baña nuevamente con un poco más de la miel.
  • 6 Por último añade los quesos y hornea de 10 a 15 minutos hasta que el queso esté derretido y el platillo se torne de color dorado.
  • 7 Sirve este platillo caliente o frío.

Para la celebración de las Pascuas es importante saber cómo hacer capirotada. Uno de los platillos tradicionales que mi bisabuelita Doña Carlotita, llamada con cariño como “La Mamá Grande”, solía cocinar para nosotros era la “Capirotada Sonorense”. Un platillo sencillo pero lleno de sabor preparado con pan bolillo del día anterior y frito en manteca, miel de piloncillo, cacahuates y queso manchego. La capirotada es un platillo de la cocina mexicana y cada región tienen su propia forma de interpretación. En mi versión de la capirotada utilizo cuernitos o croissants tostados en lugar de bolillo frito para evitar el uso de la manteca de cerdo y así reducir la cantidad de grasa, así como también para adecuarla al paladar de mi familia. Soy aficionada en retomar esas recetas del pasado y modernizarlas para que mi familia, que no creció con estos sabores, se anime a probar e introducir nuevas sazones al menú que están acostumbrados a comer acá en los Estados Unidos. Te invito a que pruebes esta nueva interpretación para la capirotada, cuyos sabores se asemejan a aquellos deliciosos panecillos daneses de queso con miel y nueces, y a que lleves a tu mesa una receta de antaño famosa en el repertorio de recetas de mi Mamá Grande. ¡A cocinar!

Evalúa y Comenta

Adriana Martin Adriana Martin
October 14, 2016

Para la celebración de las Pascuas es importante saber cómo hacer capirotada. Uno de los platillos tradicionales que mi bisabuelita Doña Carlotita, llamada con cariño como “La Mamá Grande”, solía cocinar para nosotros era la “Capirotada Sonorense”. Un platillo sencillo pero lleno de sabor preparado con pan bolillo del día anterior y frito en manteca, miel de piloncillo, cacahuates y queso manchego. La capirotada es un platillo de la cocina mexicana y cada región tienen su propia forma de interpretación. En mi versión de la capirotada utilizo cuernitos o croissants tostados en lugar de bolillo frito para evitar el uso de la manteca de cerdo y así reducir la cantidad de grasa, así como también para adecuarla al paladar de mi familia. Soy aficionada en retomar esas recetas del pasado y modernizarlas para que mi familia, que no creció con estos sabores, se anime a probar e introducir nuevas sazones al menú que están acostumbrados a comer acá en los Estados Unidos. Te invito a que pruebes esta nueva interpretación para la capirotada, cuyos sabores se asemejan a aquellos deliciosos panecillos daneses de queso con miel y nueces, y a que lleves a tu mesa una receta de antaño famosa en el repertorio de recetas de mi Mamá Grande. ¡A cocinar!