Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Brown Rice and Vegetable Pilaf in a Jar

  • Prep 15 min
  • Total 15 min
  • Ingredientes 10
  • Porciones 1

Ingredientes

1/2
taza arroz integral cocinado
2
cucharaditas aceite de oliva
1/2
taza pimiento picado, de un color o de varios
1/2
taza champiñones picados
1
diente de ajo, picado
1/4
cebolla, picada
Sal
y pimiento, al gusto
1
cucharada perejil picado
1
cucharada albahaca picada
1
cucharada queso parmesano rallado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si tienes tiempo, es mejor que dejes que las verduras se enfríen antes de echarlas en el frasco. De esta manera el pilaf se conservará más fresco durante más tiempo.

Si quieres comer en el momento, puedes hacer esta receta sin usar el frasco. Y no te olvides de calentar el arroz antes de mezclarlo con las verduras.

Todos los que cocinamos de manera regular sabemos que a veces se nos pasa la mano y preparamos demasiada comida. Esto no suele ser algo negativo, y a veces incluso lo hacemos a propósito, pues así podemos comer las sobras al día siguiente. Si cocinas sólo para ti, esto no tiene por qué ser un problema tampoco. Son pocas las recetas para una persona en los libros, revistas o páginas web de cocina. La mayoría son pensadas para 2, 4, o más porciones. Pero es fácil adaptarlas a recetas individuales, tan sólo dividiendo la cantidad de cada ingrediente. Si esto es muy complicado, no hay problema. Puedes llenar frascos de conserva con lo que has preparado, y tener porciones individuales listas en la nevera. Guardar la comida así, además, la hace fácil de transportar, convirtiéndola en la lonchera perfecta para llevar al trabajo.

Instrucciones

  • 1 Calienta el arroz al fondo de un frasco.
  • 2 Calienta 1 cucharadita de aceite de oliva en una sartén pequeña sobre fuego medio. Cocina los pimientos por 4-5 minutos, moviendo. Agrégales sal y pimienta, y échalos sobre el arroz.
  • 3 Calienta otra cucharadita de aceite de oliva, y cocina el ajo, la cebolla, y los champiñones, por 4-5 minutos. Agrégales sal y pimienta, y échalos sobre los pimientos.
  • 4 Cubre todo con las hierbas y el queso rallado, tapa el frasco, y tu almuerzo está listo para llevar al trabajo.
  • 5 Antes de recalentarlo, mezcla todo bien en un plato.

Todos los que cocinamos de manera regular sabemos que a veces se nos pasa la mano y preparamos demasiada comida. Esto no suele ser algo negativo, y a veces incluso lo hacemos a propósito, pues así podemos comer las sobras al día siguiente. Si cocinas sólo para ti, esto no tiene por qué ser un problema tampoco. Son pocas las recetas para una persona en los libros, revistas o páginas web de cocina. La mayoría son pensadas para 2, 4, o más porciones. Pero es fácil adaptarlas a recetas individuales, tan sólo dividiendo la cantidad de cada ingrediente. Si esto es muy complicado, no hay problema. Puedes llenar frascos de conserva con lo que has preparado, y tener porciones individuales listas en la nevera. Guardar la comida así, además, la hace fácil de transportar, convirtiéndola en la lonchera perfecta para llevar al trabajo.

Evalúa y Comenta

Morena Escardo Morena Escardo
October 19, 2015

Todos los que cocinamos de manera regular sabemos que a veces se nos pasa la mano y preparamos demasiada comida. Esto no suele ser algo negativo, y a veces incluso lo hacemos a propósito, pues así podemos comer las sobras al día siguiente. Si cocinas sólo para ti, esto no tiene por qué ser un problema tampoco. Son pocas las recetas para una persona en los libros, revistas o páginas web de cocina. La mayoría son pensadas para 2, 4, o más porciones. Pero es fácil adaptarlas a recetas individuales, tan sólo dividiendo la cantidad de cada ingrediente. Si esto es muy complicado, no hay problema. Puedes llenar frascos de conserva con lo que has preparado, y tener porciones individuales listas en la nevera. Guardar la comida así, además, la hace fácil de transportar, convirtiéndola en la lonchera perfecta para llevar al trabajo.