MENU
  • Facebook
    5
  • Pinterest
    1
  • Guardar
    4
  • Imprimir
    3

Raspados Caseros

raspados caseros Dessert Venezuela
Raspados Caseros
  • Prep 8 min
  • Total 30 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 4

Los raspados me traen muchos recuerdos de mi infancia. Por ejemplo, me recuerdan los días que teníamos clase de educación física en el colegio y en la puerta del campo deportivo se paraba un raspadero, el cual hacia los raspados más ricos que he probado en toda mi vida. Él también vendía lo que llamamos en Venezuela chupi-chupi, que no eran más que raspados metidos en una bolsa de plástico. En los Estados Unidos no es común conseguir raspados en la calle, así que decidí hacer mi propia versión casera. ¡A mis hijos les encanta! Y a mí me alegra mucho poder pasarles un poco de mi cultura a través de la comida. ¡Pruébalos MAS + MENOS -

Ingredientes

1
taza de azúcar
1
taza de agua
1
sobre (0.14 oz) de mezcla en polvo de frutas para hacer bebidas refrescantes sabor a cereza
1
sobre (0.14 oz) de mezcla en polvo de frutas para hacer bebidas refrescantes sabor a maracuyá
4
– 6 tazas de hielo molido
Leche
condesada, al gusto

Instrucciones

Esconder
  • 1
    Vierte el agua y el azúcar en una olla pequeña a fuego medio; mezcla hasta combinar. Cocina hasta que el azúcar esté completamente disuelta y la mezcla esté ligeramente espesa, unos 5 a 8 minutos. Retira del fuego y deja enfriar.
  • 2
    Divide la mezcla en dos porciones iguales. Agrega un sobre de mezcla en polvo para bebida a cada mitad.
  • 3
    Llena 4 vasos con hielo molido hasta la mitad. Baña el hielo con el jarabe de maracuyá. Agrega más hielo molido hasta cubrir el vaso completamente. Baña el hielo con jarabe de cereza. Rocía con leche condensada al gusto.
  • 4
    Sirve inmediatamente.

Consejos de expertos

  • Conserva el jarabe restante en botellas de plástico cerradas en el refrigerador.

Información Nutricional

No hay información nutricional disponible para esta receta
Más acerca de esta receta
  • Los raspados me traen muchos recuerdos de mi infancia. Por ejemplo, me recuerdan los días que teníamos clase de educación física en el colegio y en la puerta del campo deportivo se paraba un raspadero, el cual hacia los raspados más ricos que he probado en toda mi vida. Él también vendía lo que llamamos en Venezuela chupi-chupi, que no eran más que raspados metidos en una bolsa de plástico. En los Estados Unidos no es común conseguir raspados en la calle, así que decidí hacer mi propia versión casera. ¡A mis hijos les encanta! Y a mí me alegra mucho poder pasarles un poco de mi cultura a través de la comida. ¡Pruébalos

© 2018 ®/TM General Mills Reservados todos los derechos

Evalúa y Comenta