Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    4
  • Guardar
    5
  • WhatsApp
  • Imprimir
    3

Sándwich de Huevo y Biscuit con Salsa Holandesa de Chipotle

  • Prep 1 hr 15 min
  • Total 1 hr 25 min
  • Ingredientes 12
  • Porciones 16

Ingredientes

Para la masa:

1/3
taza de mantequilla derretida
3/4
taza de leche tibia
1
cucharada de levadura activa seca
1 1/2
cucharada de azúcar
1/4
cucharadita de sal
1
huevo batido ligeramente
2 1/4
tazas de harina Gold Medal™ para todo propósito
1
cucharadita de canela en polvo

Para el relleno de coco:

3
cucharadas de mantequilla
1/2
taza de coco rallado fino
1
cucharada de azúcar

Para el acabado:

1
huevo batido ligeramente

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si deseas puedes rociar los pancitos con semillas de amapola después de barnizar con el huevo.

En vez de la mezcla de coco usar pasta de almendras o pecanas.

Poner confitura de piña en lugar del coco.

Durante muchos años soñaba con tener una panadería, pero el solo pensamiento quedaba descartado casi de inmediato cuando me daba cuenta que, más que por hacer negocio, quería una panadería para comer pan a todas horas. Como podrán imaginarse, no era una idea muy saludable para mí. Lo cierto es que aprendí cómo preparar pan casero, una actividad que disfruto mucho. Me encanta sentir mi casa con el olor a pan recién horneado, y después compartir lo que acabo de preparar, acompañado con unas tazas de café o vasos de leche, quesos, mermeladas, mantequilla, etc. Una de mis épocas favoritas en la escuela de cocina fue cuando hice el curso de panadería. Era pleno invierno y pasábamos la mañana haciendo todo tipo de panes caseros y más sofisticados, que después devorábamos por montones mientras esperábamos que otra tanda de panes variados saliera del horno. Así dimos cuenta de la infinidad de baguettes, piadinas, pitas, colizas, pan de molde, ciabattas, brioche, croissants, y un largo etcétera que hay. Después aprendí otra variedad de panes finísimos mientras hacía mi pasantía en la pastelería de uno de los hoteles más exclusivos de Lima. El maestro panadero nunca había tenido una practicante, así que me enseñó muchas recetas de pan, y estos cachitos de coco son una variación casera y fácil de unos panes que preparábamos para el desayuno. Los panes caseros no son difíciles de hacer, pero requieren método y paciencia. Sobre todo, deben estar conscientes que, al no usar muchos de los ingredientes comunes en las panaderías industriales, los panes hechos en casa no tienen un tiempo de vida muy largo ni son tan suaves como los de las panaderías. Pero que esto no te desanime para poner manos a la obra. Te aseguro que no hay nada como una bandeja de panes hechos por tus propias manos.

Instrucciones

  • 1 Precalienta el horno a 450°F.
  • 2 Para la masa: En el tazón de la batidora combina la mantequilla con la leche. Agrega la levadura, azúcar y sal, revolviendo bien. Tapa con un paño seco y deja reposar por 5 minutos o hasta que la levadura esponje.
  • 3 Incorpora el huevo, dos tazas de harina, y la canela.
  • 4 Puedes amasar por unos 10 minutos en la batidora, usando el gancho de amasar, hasta que la masa tenga una textura lisa y elástica. De lo contrario, puedes hacerlo a mano, lo que te servirá para desahogar las tensiones del día y para quemar algunas calorías. Cuando la masa esté bien lisa, rocíala con un poquito de la harina que has reservado, tápala con un paño y deja reposar en un lugar tibio, por unos 30 minutos.
  • 5 Para el relleno de coco: Combina todos los ingredientes hasta que estén bien incorporados.
  • 6 Vuelve a poner la masa en una superficie enharinada y amasa ligeramente por unos minutos. Corta por la mitad y estira a formar dos discos, como platos grandes. Corta en 8 porciones (como si estuvieras cortando un pastel), y pon una cucharadita de relleno de coco en la parte más ancha de los triángulos de masa.
  • 7 Enrolla, comenzando por la parte más ancha, como si estuvieras haciendo croissants. Acomoda los cachitos en una lata cubierta con papel manteca. Cuando termines, cubre con un paño seco y deja levar por 30 minutos.
  • 8 Barniza los pancitos con el resto del huevo batido, y hornea por 10 minutos. Tienen que quedar doraditos. Retira del horno, enfría un momento en rejillas, y sirve tibios.
  • 9 Estos panes son mucho más ricos el día que se hacen. Si te sobran algunos, caliéntalos en el horno antes de servirlos.

Durante muchos años soñaba con tener una panadería, pero el solo pensamiento quedaba descartado casi de inmediato cuando me daba cuenta que, más que por hacer negocio, quería una panadería para comer pan a todas horas. Como podrán imaginarse, no era una idea muy saludable para mí. Lo cierto es que aprendí cómo preparar pan casero, una actividad que disfruto mucho. Me encanta sentir mi casa con el olor a pan recién horneado, y después compartir lo que acabo de preparar, acompañado con unas tazas de café o vasos de leche, quesos, mermeladas, mantequilla, etc. Una de mis épocas favoritas en la escuela de cocina fue cuando hice el curso de panadería. Era pleno invierno y pasábamos la mañana haciendo todo tipo de panes caseros y más sofisticados, que después devorábamos por montones mientras esperábamos que otra tanda de panes variados saliera del horno. Así dimos cuenta de la infinidad de baguettes, piadinas, pitas, colizas, pan de molde, ciabattas, brioche, croissants, y un largo etcétera que hay. Después aprendí otra variedad de panes finísimos mientras hacía mi pasantía en la pastelería de uno de los hoteles más exclusivos de Lima. El maestro panadero nunca había tenido una practicante, así que me enseñó muchas recetas de pan, y estos cachitos de coco son una variación casera y fácil de unos panes que preparábamos para el desayuno. Los panes caseros no son difíciles de hacer, pero requieren método y paciencia. Sobre todo, deben estar conscientes que, al no usar muchos de los ingredientes comunes en las panaderías industriales, los panes hechos en casa no tienen un tiempo de vida muy largo ni son tan suaves como los de las panaderías. Pero que esto no te desanime para poner manos a la obra. Te aseguro que no hay nada como una bandeja de panes hechos por tus propias manos.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 20, 2015

Durante muchos años soñaba con tener una panadería, pero el solo pensamiento quedaba descartado casi de inmediato cuando me daba cuenta que, más que por hacer negocio, quería una panadería para comer pan a todas horas. Como podrán imaginarse, no era una idea muy saludable para mí. Lo cierto es que aprendí cómo preparar pan casero, una actividad que disfruto mucho. Me encanta sentir mi casa con el olor a pan recién horneado, y después compartir lo que acabo de preparar, acompañado con unas tazas de café o vasos de leche, quesos, mermeladas, mantequilla, etc. Una de mis épocas favoritas en la escuela de cocina fue cuando hice el curso de panadería. Era pleno invierno y pasábamos la mañana haciendo todo tipo de panes caseros y más sofisticados, que después devorábamos por montones mientras esperábamos que otra tanda de panes variados saliera del horno. Así dimos cuenta de la infinidad de baguettes, piadinas, pitas, colizas, pan de molde, ciabattas, brioche, croissants, y un largo etcétera que hay. Después aprendí otra variedad de panes finísimos mientras hacía mi pasantía en la pastelería de uno de los hoteles más exclusivos de Lima. El maestro panadero nunca había tenido una practicante, así que me enseñó muchas recetas de pan, y estos cachitos de coco son una variación casera y fácil de unos panes que preparábamos para el desayuno. Los panes caseros no son difíciles de hacer, pero requieren método y paciencia. Sobre todo, deben estar conscientes que, al no usar muchos de los ingredientes comunes en las panaderías industriales, los panes hechos en casa no tienen un tiempo de vida muy largo ni son tan suaves como los de las panaderías. Pero que esto no te desanime para poner manos a la obra. Te aseguro que no hay nada como una bandeja de panes hechos por tus propias manos.