Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    2
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    2

Pan de Mantequilla de Maní

  • Prep 25 min
  • Total 1 hr 10 min
  • Ingredientes 10
  • Porciones 9

Ingredientes

1/4
taza de matequilla a temperatura ambiente, más 1 cucharada
1/2
taza de azúcar, más 1 cucharada
1/4
taza de azúcar moreno
1
taza de mantequilla de maní cremosa
1
huevo
1
cucharadita de extracto de vainilla
2
tazas de harina común
1
cucharada de levadura química (baking powder)
1/2
cucharaditas de sal
1
taza de leche

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Al engrasar la bandeja con mantequilla y azúcar a la vez hará que el pan no se pegue y que tenga una deliciosa cubierta de azúcar.

Cuando iba a la secundaria, era una fanática de la mantequilla de maní. Tenía el olfato tan desarrollado como un sabueso; y cada vez que llegaba a la escuela, con el aroma de la cafetería podía darme cuenta si ese día harían pan de mantequilla de maní. Los días que mi olfato me decía que sí, iba corriendo a la fila para ser la primera en recibir esa delicia. Era algo muy importante para mí de niña, y aún lo es como adulta. Me encanta que la parte superior del pan quede bien crocante mientras que el interior es delicado y suave. Me gusta servirme una porción recién salida del horno y agregarle una cucharada de mermelada. Te recomiendo tener un vaso de leche cerca. El pan queda húmedo al igual que un sándwich de mantequilla de maní y mermelada; y también se pega en el paladar. Por eso hazme caso y no te olvides de tu vaso de leche.

Instrucciones

  • 1 Precalienta el horno a 350ºF.
  • 2 Engrasa una bandeja de 8x8 con 1 cucharada de mantequilla y luego agrega 1 cucharada de azúcar y mueve la bandeja para que el azúcar cubra toda la superficie. Deja a un costado.
  • 3 En una batidora grande, mezcla mantequilla cremosa y los dos tipos de azúcar hasta que quede una textura cremosa y uniforme.
  • 4 Agrega la mantequilla de maní y mezcla a temperatura media.
  • 5 Incorpora el huevo y el extracto de vainilla. Mezcla bien.
  • 6 En un recipiente aparte, mezcla con un tenedor harina, baking powder y sal.
  • 7 Agrega la mezcla de harina en la mezcla de mantequilla de maní. Se formará una masa poco uniforme, como pequeñas pelotitas.
  • 8 Incorpora la leche y mezcla bien.
  • 9 Coloca la mezcla en la bandeja preparada, y alisa la mezcla con la parte de atrás de una cuchara para que quede uniforme.
  • 10 Hornea por 45 minutos o hasta que al insertar un palillo en el medio salga limpio.
  • 11 Deja enfriar por 30 minutos y luego córtalo en cuadrados. ¡Disfruta!

Cuando iba a la secundaria, era una fanática de la mantequilla de maní. Tenía el olfato tan desarrollado como un sabueso; y cada vez que llegaba a la escuela, con el aroma de la cafetería podía darme cuenta si ese día harían pan de mantequilla de maní. Los días que mi olfato me decía que sí, iba corriendo a la fila para ser la primera en recibir esa delicia. Era algo muy importante para mí de niña, y aún lo es como adulta. Me encanta que la parte superior del pan quede bien crocante mientras que el interior es delicado y suave. Me gusta servirme una porción recién salida del horno y agregarle una cucharada de mermelada. Te recomiendo tener un vaso de leche cerca. El pan queda húmedo al igual que un sándwich de mantequilla de maní y mermelada; y también se pega en el paladar. Por eso hazme caso y no te olvides de tu vaso de leche.

Evalúa y Comenta

Nicole Presley Nicole Presley
October 19, 2015

Cuando iba a la secundaria, era una fanática de la mantequilla de maní. Tenía el olfato tan desarrollado como un sabueso; y cada vez que llegaba a la escuela, con el aroma de la cafetería podía darme cuenta si ese día harían pan de mantequilla de maní. Los días que mi olfato me decía que sí, iba corriendo a la fila para ser la primera en recibir esa delicia. Era algo muy importante para mí de niña, y aún lo es como adulta. Me encanta que la parte superior del pan quede bien crocante mientras que el interior es delicado y suave. Me gusta servirme una porción recién salida del horno y agregarle una cucharada de mermelada. Te recomiendo tener un vaso de leche cerca. El pan queda húmedo al igual que un sándwich de mantequilla de maní y mermelada; y también se pega en el paladar. Por eso hazme caso y no te olvides de tu vaso de leche.