Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    1
  • Pinterest
    3
  • Guardar
    2
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Flor de Toronja Dulce

  • Prep 10 min
  • Total 1 hr 25 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 4

Ingredientes

2
toronjas grandes
1/2
taza de yerbabuena o menta y unas hojas extras para decorar las rodajas de toronja en el plato
4
cucharadas de azúcar de coco
2
cucharadas de canela en polvo
1
cucharada de jengibre en polvo
1 1/2
cucharada de aceite de semilla de uva o aceite de coco*

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Adiciona un par de hojas de menta con tallo o sin tallo al lado de la rodaja como si fueran las hojas de la flor. Agrega unas gotas del jugo de toronja con menta sobre la canela y el jengibre para ayudarlas a humedecerse.

El jugo en el que se marinan las rodajas es una deliciosa bebida para el desayuno.

El tiempo estimado de marinado de las rodajas en esta receta es suficiente. Si los extiendes, la fruta no se va a sentir tan fresca.

Seguramente has escuchado a alguien alguna vez haber probado las toronjas. Lo cierto es que es una fruta rica y que cae bien a cualquier hora del día. Para quienes disfrutamos de los ácidos, esta es posiblemente una de nuestras preferidas. Aunque tengo que confesar que este es un gusto que se desarrolla. Sin embargo, una vez adquirido, es como el amor por el chocolate: difícil de evitar caer. La diferencia es que éste no te hará sentirte tan culpable. Es una receta perfecta para complacer cualquier paladar.

Instrucciones

  • 1 Pela las toronjas procurando quitarle a la fruta la mayoría de la membrana blanca. Exprime el jugo de una toronja. Saca 1/4 de taza de este jugo aparte en un mortero y agrégale la media taza de yerbabuena o menta. Macera la menta con el jugo de la toronja por aproximadamente 5 minutos. Adiciónale esta mezcla al resto del jugo de la toronja.
  • 2 Parte la toronja en rodajas (de aproximadamente 1 cm) con el corazón de la fruta en el medio.
  • 3 Sumerge las rodajas en el jugo de la toronja con menta. Pínchalas con un tenedor. Cúbrelas y déjalas marinando en el refrigerador por 1 hora.
  • 4 Al cabo de este tiempo, sácalas.
  • 5 Si estas en clima cálido: pon en cada plato una o dos rodajas (depende del tamaño) y espolvorea el centro de la rodaja -como imitando el centro de una flor- con azúcar de coco (al gusto), canela y jengibre.
  • 6 *Si estás en clima frio: con una brocha de cocina, unta una bandeja para hornear con aceite de semilla de uva o aceite de coco. Coloca las rodajas de toronja en la bandeja y repásalas con la brocha untada del mismo aceite. Coloca hacia el centro de las rodajas el azúcar (al gusto) de coco, la canela y el jengibre como si fuera el centro de una flor. Mételo al horno en rostizador (broil) de 10 a 15 minutos a una temperatura de 375°F. No dejes que las rodajas de toronja se sequen.

Seguramente has escuchado a alguien alguna vez haber probado las toronjas. Lo cierto es que es una fruta rica y que cae bien a cualquier hora del día. Para quienes disfrutamos de los ácidos, esta es posiblemente una de nuestras preferidas. Aunque tengo que confesar que este es un gusto que se desarrolla. Sin embargo, una vez adquirido, es como el amor por el chocolate: difícil de evitar caer. La diferencia es que éste no te hará sentirte tan culpable. Es una receta perfecta para complacer cualquier paladar.

Evalúa y Comenta

Sandra Perez Ramirez Sandra Perez Ramirez
October 8, 2015

Seguramente has escuchado a alguien alguna vez haber probado las toronjas. Lo cierto es que es una fruta rica y que cae bien a cualquier hora del día. Para quienes disfrutamos de los ácidos, esta es posiblemente una de nuestras preferidas. Aunque tengo que confesar que este es un gusto que se desarrolla. Sin embargo, una vez adquirido, es como el amor por el chocolate: difícil de evitar caer. La diferencia es que éste no te hará sentirte tan culpable. Es una receta perfecta para complacer cualquier paladar.