Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Alitas con salsa de Malta

  • Prep 10 min
  • Total 3 hr 30 min
  • Ingredientes 8
  • Porciones 6

Ingredientes

4
lbs de alitas con hueso, descongeladas
1
taza de azúcar morena
1
cebolla cabezona, triturada
1
ajo, triturado
2
tazas de malta
3
cucharadas de fécula de maíz
1
taza de agua
1
cucharadita de sal

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Esta receta se puede acompañar con papitas fritas, yuca frita, tostones y arroz blanco. ¡Por supuesto con una bebida bien fría!.

Yo prefiero cocinar por 15 minutos las alitas en una olla convencional, para luego eliminar esa agua y así quitarles un poco de la grasa natural del pollo. E inmediatamente colocarlas en la olla de cocción lenta.

Puedes agregarle 2 cucharadas de pasta de tomate al natural, para que la salsa te quede un poquito más espesa.

Desde que recuerdo, esta delicia de receta era y continúa siendo un plato obligado en mi casa, no era posible estar frente al televisor ante un partido de fútbol, o cualquier evento deportivo, sin deleitarnos con las famosas alitas con salsa de malta que preparaba mi tía Carmenza. En familia esperábamos ansiosos el comienzo del evento para así dar inicio a nuestra exquisita faena, comer y comer. Y es que estas alitas son de esas recetas que se puede comer con las manos, y literalmente “chuparnos los dedos”, porque misteriosamente nos sabían mejor que si las comíamos civilizadamente con cuchillo y tenedor, ¿familia particular la mía no?. Ahora, es uno de los platillos favoritos de mi esposo, y la única diferencia es que la preparo en la olla de cocción lenta. La salsa queda más especita, y la receta aunque toma un poco más tiempo, es mucho más nutritiva, suave y deliciosa. ¡Espero les guste! “Esto va con un toque de sazón, muy buena imaginación, y toneladas de amor”

Instrucciones

  • 1 Moja las alitas y luego rociarlas con el azúcar morena, luego colóca las alitas en la olla de cocción lenta y agregar, el resto de azúcar, la cebolla cabezona, el ajo, y las dos tazas de malta.
  • 2 Revuelve muy bien, finalmente agregar las 3 cucharadas de fécula de maíz y la sal. Luego, revuelve nuevamente.
  • 3 Debes graduar la olla de cocción lenta en temperatura alta y por 3 horas 20 minutos.

Desde que recuerdo, esta delicia de receta era y continúa siendo un plato obligado en mi casa, no era posible estar frente al televisor ante un partido de fútbol, o cualquier evento deportivo, sin deleitarnos con las famosas alitas con salsa de malta que preparaba mi tía Carmenza. En familia esperábamos ansiosos el comienzo del evento para así dar inicio a nuestra exquisita faena, comer y comer. Y es que estas alitas son de esas recetas que se puede comer con las manos, y literalmente “chuparnos los dedos”, porque misteriosamente nos sabían mejor que si las comíamos civilizadamente con cuchillo y tenedor, ¿familia particular la mía no?. Ahora, es uno de los platillos favoritos de mi esposo, y la única diferencia es que la preparo en la olla de cocción lenta. La salsa queda más especita, y la receta aunque toma un poco más tiempo, es mucho más nutritiva, suave y deliciosa. ¡Espero les guste! “Esto va con un toque de sazón, muy buena imaginación, y toneladas de amor”

Evalúa y Comenta

Marcela Lara Marcela Lara
October 15, 2015

Desde que recuerdo, esta delicia de receta era y continúa siendo un plato obligado en mi casa, no era posible estar frente al televisor ante un partido de fútbol, o cualquier evento deportivo, sin deleitarnos con las famosas alitas con salsa de malta que preparaba mi tía Carmenza. En familia esperábamos ansiosos el comienzo del evento para así dar inicio a nuestra exquisita faena, comer y comer. Y es que estas alitas son de esas recetas que se puede comer con las manos, y literalmente “chuparnos los dedos”, porque misteriosamente nos sabían mejor que si las comíamos civilizadamente con cuchillo y tenedor, ¿familia particular la mía no?. Ahora, es uno de los platillos favoritos de mi esposo, y la única diferencia es que la preparo en la olla de cocción lenta. La salsa queda más especita, y la receta aunque toma un poco más tiempo, es mucho más nutritiva, suave y deliciosa. ¡Espero les guste! “Esto va con un toque de sazón, muy buena imaginación, y toneladas de amor”