Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Té de Menta y Caléndula

  • Prep 10 min
  • Total 4 hr 0 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 10

Ingredientes

10
tazas de agua
3
bolsitas de té verde
2
anís estrellado
1
taza de hojas de menta fresca
1
taza de caléndulas comestibles
1
taza de azúcar

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes usar miel en lugar de azúcar o almíbar de azúcar.

Una vez el té se diluya, retira las bolsitas de té verde, el anís estrellado, las caléndulas y las hojas de menta. Enfría el té por al menos una hora, y luego agrégale nuevas caléndulas y hojas de menta para que puedan mantener su forma sin marchitarse.

Tomo un tecito caliente todas las mañanas y noches. Me gusta probar té de menta o verde, a veces de manzanilla o de citronela. Siempre con miel o almíbar para un toquecito dulce. Hace unos días mi prometido me hizo pensar en algo que no había tenido en cuenta: ¿qué iba a hacer cuando empezaran los días calurosos de verano? Por eso empecé a probar diferentes creaciones de té helado. Ya me imaginaba trabajando en el patio, con la frente sudada pero con un refrescante vaso de té helado esperándome en la mesa. Claramente tendría una infusión de flores y calmaría mi sed al instante. Me gustaría un poco de cafeína, así que el té verde tendría que ser uno de los ingredientes. También me encanta el saborcito de la menta, y cuando pensé en la combinación de estos ingredientes, ¡ya estaba ansiosa por preparar mi té veraniego! Cuando lo hice por primera vez, parecía que algo le faltaba. En mi segundo intento decidí agregarle un toquecito de anís estrellado y así logré mi trago refrescante para todo el verano.

Instrucciones

  • 1 Coloca una olla mediana sobre fuego medio y agrega 4 tazas de agua, las bolsitas de té y el anís estrellado. Una vez que el agua hierva, retira la olla del fuego y deja las bolsitas de té y los anís estrellados en infusión por 10 minutos. Agrega las hojas de menta y las caléndulas y deja en infusión por una hora. Retira las bolsitas de té y el anís estrellado.
  • 2 Mientras el té está en infusión, coloca una cacerola sobre fuego bajo y añade una taza de azúcar y una de agua. Mezcla hasta que se disuelva el azúcar. Retira del fuego y deja enfríar.
  • 3 En una jarra grande, agrega el resto del agua, el almíbar de azúcar y la infusión de té. Deja enfríar en el refrigerador toda la noche. Sirve con hielo. Decora con caléndulas y hojitas de menta frescas.

Tomo un tecito caliente todas las mañanas y noches. Me gusta probar té de menta o verde, a veces de manzanilla o de citronela. Siempre con miel o almíbar para un toquecito dulce. Hace unos días mi prometido me hizo pensar en algo que no había tenido en cuenta: ¿qué iba a hacer cuando empezaran los días calurosos de verano? Por eso empecé a probar diferentes creaciones de té helado. Ya me imaginaba trabajando en el patio, con la frente sudada pero con un refrescante vaso de té helado esperándome en la mesa. Claramente tendría una infusión de flores y calmaría mi sed al instante. Me gustaría un poco de cafeína, así que el té verde tendría que ser uno de los ingredientes. También me encanta el saborcito de la menta, y cuando pensé en la combinación de estos ingredientes, ¡ya estaba ansiosa por preparar mi té veraniego! Cuando lo hice por primera vez, parecía que algo le faltaba. En mi segundo intento decidí agregarle un toquecito de anís estrellado y así logré mi trago refrescante para todo el verano.

Evalúa y Comenta

Nicole Presley Nicole Presley
October 19, 2015

Tomo un tecito caliente todas las mañanas y noches. Me gusta probar té de menta o verde, a veces de manzanilla o de citronela. Siempre con miel o almíbar para un toquecito dulce. Hace unos días mi prometido me hizo pensar en algo que no había tenido en cuenta: ¿qué iba a hacer cuando empezaran los días calurosos de verano? Por eso empecé a probar diferentes creaciones de té helado. Ya me imaginaba trabajando en el patio, con la frente sudada pero con un refrescante vaso de té helado esperándome en la mesa. Claramente tendría una infusión de flores y calmaría mi sed al instante. Me gustaría un poco de cafeína, así que el té verde tendría que ser uno de los ingredientes. También me encanta el saborcito de la menta, y cuando pensé en la combinación de estos ingredientes, ¡ya estaba ansiosa por preparar mi té veraniego! Cuando lo hice por primera vez, parecía que algo le faltaba. En mi segundo intento decidí agregarle un toquecito de anís estrellado y así logré mi trago refrescante para todo el verano.