Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Té de Anís y Jengibre

  • Prep 5 min
  • Total 25 min
  • Ingredientes 5
  • Porciones 4

Ingredientes

2
pulgadas de raíz de jengibre
5
estrellas de anís
4
tazas de agua
1
Cucharada sopera de jugo de limón
Miel
al gusto

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes encontrar las estrellas de anís en la zona de productos y especies latinas en tu supermercado.

Si es un poco fuerte para tu paladar, puedes agregar una taza más de agua o reducir un poco el jengibre. El sabor es realmente cuestión de gusto.

El jengibre y el anís son dos sabores que están ligados a bellos recuerdos en mi vida. A mi abuelita le encantaba el anís. Ella siempre tenía estos pequeños caramelos sólidos en su cocina y siempre me daba uno cuando iba de visita. Sus gelatinas de anís eran conocidas por toda la ciudad y por supuesto cada vez que las preparaba ahí estaba yo en primera fila para comerme una de ellas, o dos. El jengibre lo empecé a usar cuando me casé hace 13 años, a mi esposo le encanta su sabor y su olor. Sé que él se comerá con gusto cualquier platillo que prepare con esta aromática raíz. Y mis hijos no pueden parar de comer galletas de jengibre cuando las tenemos en casa. Estos dos sabores son un poco fuertes, pero pienso que se complementan muy bien. La idea de un té calientito me apeteció mucho sobre todo en estos días lluviosos de invierno. Su sabor es fuerte y un poco picante pero sabe muy bien con el limón y la miel de abeja. ¡Disfrútalo!

Instrucciones

  • 1 Pela cuidadosamente la raíz de jengibre y rebánala en pedazos delgados. Vierte las cuatro tazas de agua en una olla o pocillo, agrega el jengibre, las estrellas de anís y caliéntalas a fuego alto. Cuando suelte el hervor, baja la temperatura y deja hervir suavemente por cinco minutos.
  • 2 Apaga el fuego, tapa la olla y deja reposar por 15 minutos. Agrega el jugo de limón.
  • 3 Sirve y endulza cada taza con miel al gusto.

El jengibre y el anís son dos sabores que están ligados a bellos recuerdos en mi vida. A mi abuelita le encantaba el anís. Ella siempre tenía estos pequeños caramelos sólidos en su cocina y siempre me daba uno cuando iba de visita. Sus gelatinas de anís eran conocidas por toda la ciudad y por supuesto cada vez que las preparaba ahí estaba yo en primera fila para comerme una de ellas, o dos. El jengibre lo empecé a usar cuando me casé hace 13 años, a mi esposo le encanta su sabor y su olor. Sé que él se comerá con gusto cualquier platillo que prepare con esta aromática raíz. Y mis hijos no pueden parar de comer galletas de jengibre cuando las tenemos en casa. Estos dos sabores son un poco fuertes, pero pienso que se complementan muy bien. La idea de un té calientito me apeteció mucho sobre todo en estos días lluviosos de invierno. Su sabor es fuerte y un poco picante pero sabe muy bien con el limón y la miel de abeja. ¡Disfrútalo!

Evalúa y Comenta

Silvia Martinez Silvia Martinez
October 8, 2015

El jengibre y el anís son dos sabores que están ligados a bellos recuerdos en mi vida. A mi abuelita le encantaba el anís. Ella siempre tenía estos pequeños caramelos sólidos en su cocina y siempre me daba uno cuando iba de visita. Sus gelatinas de anís eran conocidas por toda la ciudad y por supuesto cada vez que las preparaba ahí estaba yo en primera fila para comerme una de ellas, o dos. El jengibre lo empecé a usar cuando me casé hace 13 años, a mi esposo le encanta su sabor y su olor. Sé que él se comerá con gusto cualquier platillo que prepare con esta aromática raíz. Y mis hijos no pueden parar de comer galletas de jengibre cuando las tenemos en casa. Estos dos sabores son un poco fuertes, pero pienso que se complementan muy bien. La idea de un té calientito me apeteció mucho sobre todo en estos días lluviosos de invierno. Su sabor es fuerte y un poco picante pero sabe muy bien con el limón y la miel de abeja. ¡Disfrútalo!