Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Argelia Atilano: Una Mujer de Hoy

Argelia Atilano: Una Mujer de Hoy

By Claudia Arévalo, February 13, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • Enviar
    0

Su voz es inconfundible para los millones de hispanos que viven en Los Ángeles. Ella, con su alegría y carisma, le da los buenos días a los radioescuchas a las 5am. Este personaje, que no le da pereza levantarse a las 3am, se llama Argelia Atilano y comparte un exitoso programa radial junto con su esposo Omar.

Pero Argelia, a parte de ser locutora, es reportera de televisión y portavoz de un sin número de organizaciones sin ánimo de lucro. La verdad, la admiro porque a pesar de tener una rutina bastante pesada es muy hogareña y disfruta cocinándole a su esposo y a sus dos pequeñas hijas Anabella y Camila.

“Mi platillo favorito para comer una vez a la semana es salmón al horno”, dice ella y como toda una chef nos explica como lo prepara. “Baño el salmón en vino, le agrego orégano fresco, realizo una especie de pico de gallo, un poco de cilantro, chile serrano picadito y lo pongo al horno envuelto en papel aluminio por 15 minutos máximo, después sale un salmón de lujo o como dice Omar “de miedo”.

Para ella las recetas que cocina durante la semana deben prepararse en media hora, y aunque recibe muchos halagos por sus platillos, afirma que no se compara con el sazón de su madre y su suegra. Argelia, aunque nació en Chicago, recuerda los veranos y las vacaciones que paso en San Juan de los Lagos, Jalisco, donde su abuela, “mamá Toña”, preparaba carnitas en su jugo y un hígado encebollado que jamás podrá olvidar.

Ahora en su hogar en Los Angeles, Argelia trata de seguir las tradiciones gastronómicas mexicanas, pero con un toque más saludable. “A mí me mandaban a comprar manteca y aunque le daba un sabor riquísimo a las comidas, me di cuenta que era malísimo para el organismo”. Igual comenzó a sustituir el queso lleno de grasa por el de 2%, a usar tostadas integrales, etc. “Mis platillos son light pero con mucho sabor”.

Y es precisamente por este tipo de alimentación que Argelia conserva su esbelta figura. “Yo nunca he sido de dietas”. Para ella la combinación de una buena alimentación y gimnasio es el mejor balance para tener una vida saludable.

Por su vida tan agitada, Argelia siempre lleva consigo una bolsita llena de almendras, nueces y cacahuates e incentiva a sus hijas a comer todo tipo de alimentos; prefiere darles leche baja en grasa o jugos naturales, en vez de sodas y bebidas con mucha azúcar.

Para una ocasión especial como el día de los enamorados o “Valentine’s Day”, ella prefiere preparar algo mucho más elaborado, nos dice, “que requiera más amor y cariño como lo es un Lomo al Horno”. Esta receta se la enseñó a preparar su suegra y requiere más elaboración, como comenzarlo a adobar un día antes con varias especies. “Este platillo debe ser para una persona muy especial por todo el tiempo que le inviertes, así es que cuando lo prueba mi esposo Omar, afirma que está ¡endiosado!”.

Argelia Atilano es un icono de Los Ángeles. Aprenda más sobre su ciudad y descubre auténticos restaurantes latinos en L.A.

popped Claudia Arévalo
Soy una periodista colombiana y vine a los Estados Unidos en busca de nuevas vivencias. Mi marido es italoamericano y le gusta cocinar, por lo que creamos una fusión de sabor latinoamericano con recetas y tradiciones de ambos países. Así es como he descubierto la riqueza culinaria que quiero compartir con ustedes. También me encanta entrevistar a personas con diversos talentos y conocer un poco de sus personalidades a través de sus preferencias gastronómicas. El descubrimiento de anécdotas especiales y su importancia para las tradiciones culinaria culinarias es asombroso. Espero que disfruten de conocer más acerca de sus personas favoritas.

Comentario