Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Mesa servida con pavo horneado

Mi Primera Celebración de Thanksgiving en EEUU: Cómo Hacer Tuya Esta Festividad

By Migdalis Pérez, November 10, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cuando uno llega a los Estados Unidos se sorprende un poco ante la cantidad de holidays establecidos en el país, pero sobre todo, por el entusiasmo con que los estadounidenses reviven sus tradiciones en cada día feriado. Uno de ellos, Thanksgiving Day, es uno de los festejos más bonitos, porque se trata de agradecer a Dios por todas sus bendiciones.

Generalmente, todas las familias nativas–y las que adoptan las tradiciones estadounidenses, como algunas latinas–se reúnen a propósito del Día de Acción de Gracias y comparten una cena en la que el pavo relleno y otros platillos típicos son los protagonistas. Se trata de una jornada especial en la que todos participan, de uno u otro modo.

Ahora que lo pienso, mi primera celebración de Thanksgiving Day fue bastante emotiva debido a que acababa de llegar al país y, obviamente, tenía sobradas razones para agradecer. Ese día ayudé en todo, principalmente en la elaboración del propio turkey stuffing y su gravy, y degusté, por primera vez, ciertos platos propios del festejo, como la salsa de arándanos y el pumpkin pie.

Claro, también disfruté de algunos platillos muy cubanos, pues siempre es posible latinizar un poco las tradiciones estadounidenses sin que éstas pierdan ni una pizca de su esencia. Recuerdo que, aparte del puré de papa tradicional, había tostones y yuca con mojo. Y que además sirvieron congrí, “porque a ningún cubano le puede faltar el arroz".

Como ensalada, junto a las verduras típicas de la festividad, había lechuga, tomate, col y aguacate. En cuanto a los postres–independientemente de la apreciación que se pueda tener por el pastel de calabaza, muy sabroso (no faltaba más)–, también hubo espacio para el flan de leche condensada, la natilla con galleticas y los buñuelos.

Algo similar pasó con las bebidas: lo mismo se podía tomar sidra y Bloody Mary, que cerveza o crema de vie. A propósito de esta crema: yo misma me encargué de elaborarla, ya que es mi trago preferido y, además, una de mis especialidades en la cocina. No es por nada, pero (modestia aparte) me quedó más que deliciosa.

Grosso modo, así transcurrió mi primer Thanksgiving. Por un lado, las costumbres propias de la efeméride local y, por el otro, un poco de nuestras tradiciones latinas. Sin dudas, una combinación perfecta que muy bien podría pasar de nuestra mesa a la tuya. ¿Te animas entonces a celebrar tu primer Día de Acción de Gracias? ¿Nos contarás tu experiencia?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario