Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    3
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    2
  • WhatsApp
  • Imprimir
    4

Trío de Mantequillas: Remolacha, Cilantro y Pimiento Rojo

  • Prep 10 min
  • Total 20 min
  • Ingredientes 10
  • Porciones 0

Ingredientes

Mantequilla de Remolacha:

1/2
taza de mantequilla a temperatura ambiente
1/3
de taza de remolacha cocida
Sal
y pimienta

Mantequilla de Cilantro:

1/2
taza de mantequilla a temperatura ambiente
3/4
de taza de hojas de cilantro (sin los tallos)
1
diente de ajo, pelado
Sal
y pimienta

Mantequilla de Pimiento Rojo:

1/2
taza de mantequilla a temperatura ambiente
1/2
taza de pimientos rojos, asados
Sal
y pimienta

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Y si quieres una mini receta rápida y riquísima, combina 1/2 taza de mantequilla con 2 o 3 cucharadas de salsa. Sí… la salsa mexicana que más te guste. ¡Es maravillosa!

Si tienes pesto, utilízalo en vez del cilantro para hacer una mantequilla de pesto.

¿Tienes ajos rostizados? Aplástalos con un tenedor y combina con la mantequilla. No te arrepentirás.

Tener estas o muchas otras mantequillas saborizadas en el congelador es una promesa de platos variados, sabrosos y originales. También son perfectas para poner ese toquecito final sobre un filete de carne, un pescado frito o un pollo a la plancha, transformando totalmente la personalidad del plato, dándole vida y tu toque particular. Pero ahí no terminan los encantos de este maravilloso ingrediente secreto. ¿Qué tal poner una cucharadita de mantequilla de pimientos rojos sobre unos vegetales salteados? ¿O terminar unos ravioles de queso en mantequilla de betarraga? ¿Una papa al horno con mantequilla de cilantro? Te aseguro que nadie sabrá qué es lo que les da a tus platos esos colores y sabores increíbles, elevando tu prestigio en la cocina a niveles insospechados. Y esto es solo el principio. Si te sientes insegura al hacer salsas, sigue la receta al pie de la letra y al final agrega una cucharada o más de una de estas mantequillas sazonadas. También te pueden servir para los canapés o para hacer sándwiches super originales. Igualmente en el arroz o en la pasta con mantequilla, que te quedarán muy sofisticados y con un delicioso sabor. Prueba estas recetas que, te aseguro, no tienen pierde. Congela toda la mantequilla que te sobre y úsala en otras recetas. Después vas a querer seguir experimentando y probando sabores nuevos porque, de verdad, son super fáciles de hacer.

Instrucciones

  • 1 Pon los ingredientes para cada tipo de mantequilla en un procesador de alimentos o una licuadora. Procesa hasta que tengan la textura que prefieras. Puedes dejarla con trocitos de vegetales o totalmente cremosa.
  • 2 Coloca cada mantequilla en un recipiente y sirve.
  • 3 Si envuelves cada sabor en papel manteca (parchment), cierra bien, pon en bolsas plásticas y congela hasta por tres meses. Para usar, corta rodajas y deja tomar temperatura ambiente.

Tener estas o muchas otras mantequillas saborizadas en el congelador es una promesa de platos variados, sabrosos y originales. También son perfectas para poner ese toquecito final sobre un filete de carne, un pescado frito o un pollo a la plancha, transformando totalmente la personalidad del plato, dándole vida y tu toque particular. Pero ahí no terminan los encantos de este maravilloso ingrediente secreto. ¿Qué tal poner una cucharadita de mantequilla de pimientos rojos sobre unos vegetales salteados? ¿O terminar unos ravioles de queso en mantequilla de betarraga? ¿Una papa al horno con mantequilla de cilantro? Te aseguro que nadie sabrá qué es lo que les da a tus platos esos colores y sabores increíbles, elevando tu prestigio en la cocina a niveles insospechados. Y esto es solo el principio. Si te sientes insegura al hacer salsas, sigue la receta al pie de la letra y al final agrega una cucharada o más de una de estas mantequillas sazonadas. También te pueden servir para los canapés o para hacer sándwiches super originales. Igualmente en el arroz o en la pasta con mantequilla, que te quedarán muy sofisticados y con un delicioso sabor. Prueba estas recetas que, te aseguro, no tienen pierde. Congela toda la mantequilla que te sobre y úsala en otras recetas. Después vas a querer seguir experimentando y probando sabores nuevos porque, de verdad, son super fáciles de hacer.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 12, 2015

Tener estas o muchas otras mantequillas saborizadas en el congelador es una promesa de platos variados, sabrosos y originales. También son perfectas para poner ese toquecito final sobre un filete de carne, un pescado frito o un pollo a la plancha, transformando totalmente la personalidad del plato, dándole vida y tu toque particular. Pero ahí no terminan los encantos de este maravilloso ingrediente secreto. ¿Qué tal poner una cucharadita de mantequilla de pimientos rojos sobre unos vegetales salteados? ¿O terminar unos ravioles de queso en mantequilla de betarraga? ¿Una papa al horno con mantequilla de cilantro? Te aseguro que nadie sabrá qué es lo que les da a tus platos esos colores y sabores increíbles, elevando tu prestigio en la cocina a niveles insospechados. Y esto es solo el principio. Si te sientes insegura al hacer salsas, sigue la receta al pie de la letra y al final agrega una cucharada o más de una de estas mantequillas sazonadas. También te pueden servir para los canapés o para hacer sándwiches super originales. Igualmente en el arroz o en la pasta con mantequilla, que te quedarán muy sofisticados y con un delicioso sabor. Prueba estas recetas que, te aseguro, no tienen pierde. Congela toda la mantequilla que te sobre y úsala en otras recetas. Después vas a querer seguir experimentando y probando sabores nuevos porque, de verdad, son super fáciles de hacer.