Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    26
  • Pinterest
    9
  • Guardar
    3
  • WhatsApp
  • Imprimir
    22

Tapioca con Crema de Mango

  • Prep 60 min
  • Total 12 hr 0 min
  • Ingredientes 9
  • Porciones 6

Ingredientes

1
palito de canela
4
clavos de olor
4
pimientas de chapa (allspice)
4
tazas de agua
1
bolsita de tapioca perlada (aproximadamente 3/4 de taza)
2/3
taza de leche condensada
2
tazas de mango picado grueso
1
taza de mango picado en brunoise
Hojas
de menta

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Sirve 1/4 de taza de tapioca en un vaso alto y llénalo con leche de almendras. ¡Es delicioso!

Para variar el sabor de este postre sustituye el mango con pulpa de maracuyá (passion fruit). También puedes ponerle piña fresca o enlatada.

Reemplazando la mitad de le leche condensada con crema de coco, tendrás un postre diferente.

Otra versión que me encanta se hace con puré de manzana y un poco de leche entera.

Sé que la tapioca no es santo de la devoción de muchas personas, incluso he escuchado que le llaman “ojos de pescado” y cosas por el estilo. Pero déjenme decirles que la tapioca es un ingrediente maravilloso para cientos de platos de todo tipo y, en este postre particularmente, es exquisita. Hace un tiempo aprendí esta receta en una clase de comida china y tengo que confesarles que fue amor a primera vista -o mejor dicho, al primer bocado. Indudablemente este postre es super fácil de hacer, no requiere de técnicas complicadas y admite innumerables variaciones, lo que lo convierte instantáneamente en uno de mis favoritos. La tapioca tiene, además, una textura que me fascina. A veces la agrego al té helado y otras veces la combino con mi ensalada de frutas frescas o me la sirvo solamente con un chorrito de leche condensada. ¡Es un deleite! Pero ojo, no estoy hablando de la tapioca instantánea sino de la que viene en formas de bolitas del tamaño similar al de la quinua. Cuando la cocinan absorbe muchas veces su peso en agua, se hincha y se vuelve un poco traslúcida. Es maravillosa. Esta es una excelente introducción para que armen su repertorio de recetas chinas. Después de un banquete en el que combinan infinidad de sabores y texturas, un postre tan liviano y refrescante es justamente lo que necesitan para cerrar la comida con broche de oro. ¿Y a ustedes con qué fruta les gustaría prepararlo?

Instrucciones

  • 1 En una olla combina la canela, clavo y pimienta de chapa con 4 tazas de agua. Lleva a ebullición y agrega la tapioca, revuelve y deja hervir por 18 minutos. Apaga el fuego, tapa la olla y deja hidratar de un día para otro a temperatura ambiente.
  • 2 Al día siguiente retira las especias y cuela la tapioca para descartar el exceso de líquido.
  • 3 Procesa en la licuadora la leche condensada con las dos tazas de mango picado grueso hasta formar una crema homogénea. Combina con la tapioca.
  • 4 Agrega el mango picadito. Vierte en copas y refrigera hasta el momento de servir.
  • 5 Decora con hojas de menta.

Sé que la tapioca no es santo de la devoción de muchas personas, incluso he escuchado que le llaman “ojos de pescado” y cosas por el estilo. Pero déjenme decirles que la tapioca es un ingrediente maravilloso para cientos de platos de todo tipo y, en este postre particularmente, es exquisita. Hace un tiempo aprendí esta receta en una clase de comida china y tengo que confesarles que fue amor a primera vista -o mejor dicho, al primer bocado. Indudablemente este postre es super fácil de hacer, no requiere de técnicas complicadas y admite innumerables variaciones, lo que lo convierte instantáneamente en uno de mis favoritos. La tapioca tiene, además, una textura que me fascina. A veces la agrego al té helado y otras veces la combino con mi ensalada de frutas frescas o me la sirvo solamente con un chorrito de leche condensada. ¡Es un deleite! Pero ojo, no estoy hablando de la tapioca instantánea sino de la que viene en formas de bolitas del tamaño similar al de la quinua. Cuando la cocinan absorbe muchas veces su peso en agua, se hincha y se vuelve un poco traslúcida. Es maravillosa. Esta es una excelente introducción para que armen su repertorio de recetas chinas. Después de un banquete en el que combinan infinidad de sabores y texturas, un postre tan liviano y refrescante es justamente lo que necesitan para cerrar la comida con broche de oro. ¿Y a ustedes con qué fruta les gustaría prepararlo?

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 13, 2015

Sé que la tapioca no es santo de la devoción de muchas personas, incluso he escuchado que le llaman “ojos de pescado” y cosas por el estilo. Pero déjenme decirles que la tapioca es un ingrediente maravilloso para cientos de platos de todo tipo y, en este postre particularmente, es exquisita. Hace un tiempo aprendí esta receta en una clase de comida china y tengo que confesarles que fue amor a primera vista -o mejor dicho, al primer bocado. Indudablemente este postre es super fácil de hacer, no requiere de técnicas complicadas y admite innumerables variaciones, lo que lo convierte instantáneamente en uno de mis favoritos. La tapioca tiene, además, una textura que me fascina. A veces la agrego al té helado y otras veces la combino con mi ensalada de frutas frescas o me la sirvo solamente con un chorrito de leche condensada. ¡Es un deleite! Pero ojo, no estoy hablando de la tapioca instantánea sino de la que viene en formas de bolitas del tamaño similar al de la quinua. Cuando la cocinan absorbe muchas veces su peso en agua, se hincha y se vuelve un poco traslúcida. Es maravillosa. Esta es una excelente introducción para que armen su repertorio de recetas chinas. Después de un banquete en el que combinan infinidad de sabores y texturas, un postre tan liviano y refrescante es justamente lo que necesitan para cerrar la comida con broche de oro. ¿Y a ustedes con qué fruta les gustaría prepararlo?