Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    17
  • Pinterest
    19
  • Guardar
    8
  • WhatsApp
  • Imprimir
    16

Tamales Fritos con Huevo

  • Prep 2 min
  • Total 15 min
  • Ingredientes 3
  • Porciones 1

Ingredientes

1
cucharada de aceite vegetal
1
tamal frío precocido
1
huevo

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si no quieres usar aceite, puedes calentar tus tamales en un comal hasta que estén crocantes.

Mi forma preferida de comer tamales es refriéndolos y agregándoles un huevo frito encima. ¡Delicioso! Recuerdo cuando empezaron a gustarme. Estaba en plena adolescencia y era Año Nuevo. Estábamos en la casa de mi tía Rosie tomando el desayuno y recuerdo que todos los adultos reían alrededor de la mesa, tratando de superar la resaca mientras repasaban los momentos más importantes de la fiesta de Año Nuevo de la noche anterior. Mi abuelo entró a la habitación con un plato humeante en sus manos. Noté que estaba ansioso por comenzar a comer lo que sea que tuviera en su plato y que no quería interrupciones mientras lo hacía. Tuve que levantarme para ver qué era eso que le causaba tanta ansiedad. Esa fue la primera vez que vi y oí acerca de los tamales fritos con huevo frito encima. Parecía un poco extraño, pero a la vez muy bueno. Le pregunté a mi abuelo de dónde venía este plato, y con una voz fuerte, enojada y molesta, me respondió: “No te preocupes. ¡Solo come porque es bueno!”. Y así fue como comenzó mi mantra por este querido plato.

Instrucciones

  • 1 En una sartén pequeña a fuego medio agrega una cucharada de aceite. Deja que se caliente.
  • 2 Quítale la hoja de maíz al tamal y colócalo en la sartén.
  • 3 Cocínalo de ambos lados por alrededor de 7 minutos o hasta que esté crocante.
  • 4 Retira de la sartén y colócalo sobre un plato.
  • 5 Fríe un huevo y colócalo encima del tamal para disfrutar del mejor regalo que jamás te hayas hecho.

Mi forma preferida de comer tamales es refriéndolos y agregándoles un huevo frito encima. ¡Delicioso! Recuerdo cuando empezaron a gustarme. Estaba en plena adolescencia y era Año Nuevo. Estábamos en la casa de mi tía Rosie tomando el desayuno y recuerdo que todos los adultos reían alrededor de la mesa, tratando de superar la resaca mientras repasaban los momentos más importantes de la fiesta de Año Nuevo de la noche anterior. Mi abuelo entró a la habitación con un plato humeante en sus manos. Noté que estaba ansioso por comenzar a comer lo que sea que tuviera en su plato y que no quería interrupciones mientras lo hacía. Tuve que levantarme para ver qué era eso que le causaba tanta ansiedad. Esa fue la primera vez que vi y oí acerca de los tamales fritos con huevo frito encima. Parecía un poco extraño, pero a la vez muy bueno. Le pregunté a mi abuelo de dónde venía este plato, y con una voz fuerte, enojada y molesta, me respondió: “No te preocupes. ¡Solo come porque es bueno!”. Y así fue como comenzó mi mantra por este querido plato.

Evalúa y Comenta

Nicole Presley Nicole Presley
October 8, 2015

Mi forma preferida de comer tamales es refriéndolos y agregándoles un huevo frito encima. ¡Delicioso! Recuerdo cuando empezaron a gustarme. Estaba en plena adolescencia y era Año Nuevo. Estábamos en la casa de mi tía Rosie tomando el desayuno y recuerdo que todos los adultos reían alrededor de la mesa, tratando de superar la resaca mientras repasaban los momentos más importantes de la fiesta de Año Nuevo de la noche anterior. Mi abuelo entró a la habitación con un plato humeante en sus manos. Noté que estaba ansioso por comenzar a comer lo que sea que tuviera en su plato y que no quería interrupciones mientras lo hacía. Tuve que levantarme para ver qué era eso que le causaba tanta ansiedad. Esa fue la primera vez que vi y oí acerca de los tamales fritos con huevo frito encima. Parecía un poco extraño, pero a la vez muy bueno. Le pregunté a mi abuelo de dónde venía este plato, y con una voz fuerte, enojada y molesta, me respondió: “No te preocupes. ¡Solo come porque es bueno!”. Y así fue como comenzó mi mantra por este querido plato.