Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    9
  • Pinterest
    5
  • Guardar
    3
  • WhatsApp
  • Imprimir
    7

Sangría con Manzanas

  • Prep 10 min
  • Total 15 min
  • Ingredientes 5
  • Porciones 8

Ingredientes

4
manzanas
1
botella de un litro de refresco de toronja de tu elección
2
tazas de limonada
1
(750 ml) botella de vino tinto, puede ser cabernet, merlot, shiraz o el que prefieras
8
vasos, para servir la sangría

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Cuida de no picar la manzana hasta que estés lista para servir la sangría, de no ser así se oxidará y cambiará su color. O bien, puedes picar la manzana, agregarla a las copas y vaciar el refresco y limonada inmediatamente para evitar la oxidación, ya después con calma puedes agregar el vino.

Ten todos los ingredientes en el refrigerador desde un día antes para que al momento de preparar la sangría quede bien fría.

Cuando era pequeña, solía correr a la esquina de la casa donde vivía mi abuelita. Esa esquina era la sastrería de mi bisabuelo, y él vivía detrás de ella en una pequeña habitación. Mis primos y yo íbamos muy a menudo, corríamos tras la cortina y abríamos el refrigerador, que siempre estaba lleno de refrescos para todos nosotros. Uno de los que más me gustaban era el de sangría: un sabor muy especial, difícil de describir, dulce y refrescante. Poco sabía yo que sangría era de hecho una deliciosa bebida a base de vino blanco o tinto. Ahora la hago cuando tengo una fiesta especial en casa: aguas frescas es la preferencia para los chiquitos, sangría es lo que prefieren los grandes. Esta bebida es muy versátil y se puede hacer de muchas maneras y de muchos sabores. La receta tradicional lleva vino, algún jugo cítrico, ron o brandy, fruta y azúcar. La que hoy te muestro es más ligera, sólo con vino tinto y ninguno otro. Las manzanas le dan un ligero dulzor y su textura es crujiente. ¡Espero que te guste!

Instrucciones

  • 1 Pica las manzanas en pedazos pequeños y ponlas en cada una de las 8 copas donde servirás la sangría. Vacía en cada copa 1/2 taza de refresco de toronja y 1/4 de taza de limonada.
  • 2 Con sumo cuidado, e inclinando la copa para que el líquido baje por sus paredes, vacía 1/3 de taza de vino tinto. Si lo haces con cuidado verás muy bien como el vino se queda en la parte superior y puedes ver el refresco en el fondo.
  • 3 Decora con pedazos de manzana.

Cuando era pequeña, solía correr a la esquina de la casa donde vivía mi abuelita. Esa esquina era la sastrería de mi bisabuelo, y él vivía detrás de ella en una pequeña habitación. Mis primos y yo íbamos muy a menudo, corríamos tras la cortina y abríamos el refrigerador, que siempre estaba lleno de refrescos para todos nosotros. Uno de los que más me gustaban era el de sangría: un sabor muy especial, difícil de describir, dulce y refrescante. Poco sabía yo que sangría era de hecho una deliciosa bebida a base de vino blanco o tinto. Ahora la hago cuando tengo una fiesta especial en casa: aguas frescas es la preferencia para los chiquitos, sangría es lo que prefieren los grandes. Esta bebida es muy versátil y se puede hacer de muchas maneras y de muchos sabores. La receta tradicional lleva vino, algún jugo cítrico, ron o brandy, fruta y azúcar. La que hoy te muestro es más ligera, sólo con vino tinto y ninguno otro. Las manzanas le dan un ligero dulzor y su textura es crujiente. ¡Espero que te guste!

Evalúa y Comenta

Silvia Martinez Silvia Martinez
October 20, 2015

Cuando era pequeña, solía correr a la esquina de la casa donde vivía mi abuelita. Esa esquina era la sastrería de mi bisabuelo, y él vivía detrás de ella en una pequeña habitación. Mis primos y yo íbamos muy a menudo, corríamos tras la cortina y abríamos el refrigerador, que siempre estaba lleno de refrescos para todos nosotros. Uno de los que más me gustaban era el de sangría: un sabor muy especial, difícil de describir, dulce y refrescante. Poco sabía yo que sangría era de hecho una deliciosa bebida a base de vino blanco o tinto. Ahora la hago cuando tengo una fiesta especial en casa: aguas frescas es la preferencia para los chiquitos, sangría es lo que prefieren los grandes. Esta bebida es muy versátil y se puede hacer de muchas maneras y de muchos sabores. La receta tradicional lleva vino, algún jugo cítrico, ron o brandy, fruta y azúcar. La que hoy te muestro es más ligera, sólo con vino tinto y ninguno otro. Las manzanas le dan un ligero dulzor y su textura es crujiente. ¡Espero que te guste!