Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    2
  • WhatsApp
  • Imprimir
    2

Ravioles Rellenos de Ají de Setas

  • Prep 1 hr 30 min
  • Total 1 hr 30 min
  • Ingredientes 17
  • Porciones 4

Ingredientes

2
papas medianas
1
huevo
1
ají mirasol
2
cucharadas de aceite de oliva
1/2
cebolla picada
2
dientes de ajo picados
1
hoja de laurel
8
ozs de champiñones picados
1/2
cucharadita orégano
Sal
y pimienta al gusto
1 1/4
taza queso parmesano rallado, dividido
12
ozs masa wantán (más o menos 48 hojas)
1
taza pecanas
1
taza leche o crema
2-3
cucharadas pasta de ají amarillo (o al gusto)
1/4
taza aceitunas negras picadas
1/4
taza perejil picado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si no encuentras ají amarillo o ají mirasol, usa la creatividad y experimenta con otros tipos de ají.

Si quieres, puedes usar pollo cocinado y deshilachado en vez de champiñones.

Al agregar el ají amarillo a la salsa, hazlo de a pocos y pruébala. No quieres que la salsa te quede más picante de lo que podrás aguantar.

Hay platos que son deliciosos, pero que toman tanto tiempo de preparar que es mejor guardarlos para ocasiones especiales que lo ameriten. Los ravioles hechos en casa son una de estas recetas de cena deliciosas pero que requieren de tiempo y paciencia. El esfuerzo de prepararlos, sin embargo, siempre vale la pena, porque pocas comidas son tan exquisitas como un plato de ravioles recién hechos en casa. Una excusa perfecta para cocinar esto, por ejemplo, es el Día del Padre. ¿A qué papá no le gustaría un gran plato de pasta fresca con una copa de vino para acompañarlo? En esta receta he mezclado un clásico de la cocina peruana (el ají de gallina), pero en su versión vegetariana, usando champiñones en vez de pollo deshilachado, y lo he convertido en un original plato de ravioles. Una cena digna de esta celebración.

Instrucciones

  • 1 Coloca las papas y el huevo en una olla llena de agua, a fuego alto.
  • 2 Una vez que hierva el agua, deja que el huevo se cocine por 10 minutos, retíralo de la olla, y sigue cocinando las papas hasta que puedas atravesarlas fácilmente con un cuchillo. Pela las papas y aplástalas con un tenedor o un prensa papas, hasta que queden como un puré.
  • 3 Mientras el huevo y las papas se cocinan, puedes ir picando todos los otros ingredientes, y blanqueando el ají mirasol. Para esto, córtalo a lo largo y retira las venas y semillas. Pon una olla pequeña de agua a hervir, y blanquea el ají por un minuto. Puedes repetir esto dos veces más, cambiando el agua cada vez, si le quieres quitar todo el picante.
  • 4 Calienta el aceite en una sartén mediana y saltea el ajo y cebolla con la hoja de laurel, a fuego bajo por 5 minutos, o hasta que la cebolla este transparente.
  • 5 Agrega los champiñones, orégano, sal y pimienta, y cocínalos por 5 minutos, o hasta que estén completamente suaves, moviendo constantemente. Pon esta mezcla en la licuadora o el procesador de alimentos, hasta que quede como un puré.
  • 6 Mezcla los champiñones licuados con la papa aplastada y 1/4 taza de queso parmesano rallado.
  • 7 Coloca 1 cucharadita de la mezcla de champiñones y papa en el centro de una masa de wantán. Humedece la punta de tu dedo, y pásalo por el borde de la masa. Dobla la masa de manera diagonal, formando un triangulo, y pega los bordes, haciendo presión con los dedos. Ten cuidado de no hacer presión en el medio, para que el relleno no se salga por los lados. Repite con el resto de la masa, colocando los ravioles sobre un plato o una bandeja, uno al lado del otro.
  • 8 Pon una olla grande de agua a hervir. Mientras calienta, mezcla el resto del queso, las pecanas, la leche o crema, el ají amarillo, y el ají mirasol en la licuadora, hasta que se forme una pasta. Agrégale sal y pimienta al gusto. Pon esta mezcla en una sartén u olla grande a fuego bajo, para que se caliente mientras cocinas los ravioles.
  • 9 Cocina los ravioles por 1-2 minutos. Estarán listos cuando empiecen a flotar. Retíralos uno por uno de la olla, colocándolos en la sartén con la salsa, y mezclando bien. Ten cuidado que no se rompan cuando hagas esto.
  • 10 Sirve los ravioles con salsa en 4 platos, y rocíalos con huevo picado, aceitunas, y perejil.

Hay platos que son deliciosos, pero que toman tanto tiempo de preparar que es mejor guardarlos para ocasiones especiales que lo ameriten. Los ravioles hechos en casa son una de estas recetas de cena deliciosas pero que requieren de tiempo y paciencia. El esfuerzo de prepararlos, sin embargo, siempre vale la pena, porque pocas comidas son tan exquisitas como un plato de ravioles recién hechos en casa. Una excusa perfecta para cocinar esto, por ejemplo, es el Día del Padre. ¿A qué papá no le gustaría un gran plato de pasta fresca con una copa de vino para acompañarlo? En esta receta he mezclado un clásico de la cocina peruana (el ají de gallina), pero en su versión vegetariana, usando champiñones en vez de pollo deshilachado, y lo he convertido en un original plato de ravioles. Una cena digna de esta celebración.

Evalúa y Comenta

Morena Escardo Morena Escardo
October 19, 2015

Hay platos que son deliciosos, pero que toman tanto tiempo de preparar que es mejor guardarlos para ocasiones especiales que lo ameriten. Los ravioles hechos en casa son una de estas recetas de cena deliciosas pero que requieren de tiempo y paciencia. El esfuerzo de prepararlos, sin embargo, siempre vale la pena, porque pocas comidas son tan exquisitas como un plato de ravioles recién hechos en casa. Una excusa perfecta para cocinar esto, por ejemplo, es el Día del Padre. ¿A qué papá no le gustaría un gran plato de pasta fresca con una copa de vino para acompañarlo? En esta receta he mezclado un clásico de la cocina peruana (el ají de gallina), pero en su versión vegetariana, usando champiñones en vez de pollo deshilachado, y lo he convertido en un original plato de ravioles. Una cena digna de esta celebración.