Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    2
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    1

Ravioles Rellenos con Calabaza, Col, Sirope de Arce y Salsa de Ajo

  • Prep 30 min
  • Total 1 hr 30 min
  • Ingredientes 13
  • Porciones 4

Ingredientes

2-3
tazas de calabaza pelada y cortada en cubitos (mientras más dulce, mejor)
1/4
taza de aceite de oliva, más 1 cucharada
2
chalotes picados
1
rama de col picada
4-6
cucharadas de queso parmesano rallado (dividido)
2-4
cucharadas de crema half & half, o crema de leche
1-2
cucharadas de sirope de arce
1/4
– 1/2 cucharaditas de nuez moscada
Sal
y pimienta, a gusto
1
paquete de masa wantán
1/4
taza de harina
1/2
taza de mantequilla
8
dientes de ajo picados finamente

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes congelar los ravioles antes de cocinarlos, por hasta 1 semana, y sacarlos del congelador un par de horas antes de usarlos.

También puedes usar este relleno para preparar lasaña o para remplazar el puré de papas.

No te voy a mentir. Hacer ravioles en casa puede ser un poco laborioso. Pero el resultado siempre hace que tanto trabajo valga la pena. Aprendí a hacer ravioles caseros cuando era adolescente. Mi mamá solía rellenar masa wantán con calabaza, le daba forma de ravioles, y los congelaba por días o semanas. Cada vez que en casa teníamos ganas de comer pasta fresca, ella los sacaba, cocinaba en un abrir y cerrar de ojos, y solo le agregaba una salsa de ajo. Eran tan deliciosos que no les hacía falta más. Hasta hoy relleno mis ravioles con calabaza y uso una salsa de mantequilla. Pero he variado esta receta agregando algunos ingredientes verdes y sirope de arce. Este último es mi ingrediente favorito, ya que le da un toquecito dulce que me encanta. Junto con la nuez moscada, estos sabores me hacen sentir el otoño. ¡Que lo disfrutes!

Instrucciones

  • 1 Cocina la calabaza al vapor hasta que quede tierna.
  • 2 Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén. Saltea los chalotes por 3 minutos a fuego medio, mezclando con frecuencia. Agrega la col, y sigue mezclando hasta que las hojas queden bien cocidas (por 3 minutos más).
  • 3 Transfiere a una licuadora, y procesa con la calabaza, 2 cucharadas cucharadas de queso parmesano, 2 de crema half & half o crema de leche, 1 cucharada de sirope de arce, 1/2 cucharadita de nuez moscada, sal y pimienta.
  • 4 Si queda muy espeso, agrega más crema. Debe tener la textura de un puré de papas.
  • 5 Prueba y agrega más sirope, nuez moscada, sal y/o pimienta si hace falta, a gusto.
  • 6 Coloca una masa wantán. Unta un dedo en agua y moja los cuatro bordes. Coloca 1 cucharadita de relleno de calabaza y col en el medio, dobla la masa de forma diagonal, formando un triángulo. Presiona los bordes con el dedo para cerrar los ravioles. Trata de no presionar el centro para que no se salga el relleno.
  • 7 Enharina una bandeja grande y coloca los ravioles, uno al lado del otro. Repite con toda la masa o el relleno (o ambos).
  • 8 Hierve agua en una olla grande. Agrega 1 cucharada de sal y agrega los ravioles. Puedes hacerlo en dos tandas si la olla no es muy grande.
  • 9 Los ravioles estarán listos cuando comiencen a flotar (alrededor de 2 minutos). Sácalos de la olla con una cuchara calada, o con cualquier cuchara grande, y transfiere a un colador.
  • 10 Cuando estén listos los ravioles, tira el agua, vuelve a ponerlos en la olla, y mézclalos bien con 1/4 taza de aceite de oliva. Cubre.
  • 11 Calienta 1/2 taza de mantequilla y el ajo en una sartén a fuego medio. Mezcla con frecuencia por 1 minuto y apaga el fuego.
  • 12 Cocina la calabaza al vapor hasta que quede tierna. Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén. Saltea los chalotes por 3 minutos a fuego medio, mezclando con frecuencia. Agrega la col, y sigue mezclando hasta que las hojas queden bien cocidas (por 3 minutos más). Transfiere a una licuadora, y procesa con la calabaza, 2 cucharadas cucharadas de queso parmesano, 2 de crema half & half o crema de leche, 1 cucharada de sirope de arce, 1/2 cucharadita de nuez moscada, sal y pimienta. Si queda muy espeso, agrega más crema. Debe tener la textura de un puré de papas. Prueba y agrega más sirope, nuez moscada, sal y/o pimienta si hace falta, a gusto. Coloca una masa wantán. Unta un dedo en agua y moja los cuatro bordes. Coloca 1 cucharadita de relleno de calabaza y col en el medio, dobla la masa de forma diagonal, formando un triángulo. Presiona los bordes con el dedo para cerrar los ravioles. Trata de no presionar el centro para que no se salga el relleno. Enharina una bandeja grande y coloca los ravioles, uno al lado del otro. Repite con toda la masa o el relleno (o ambos). Hierve agua en una olla grande. Agrega 1 cucharada de sal y agrega los ravioles. Puedes hacerlo en dos tandas si la olla no es muy grande. Los ravioles estarán listos cuando comiencen a flotar (alrededor de 2 minutos). Sácalos de la olla con una cuchara calada, o con cualquier cuchara grande, y transfiere a un colador. Cuando estén listos los ravioles, tira el agua, vuelve a ponerlos en la olla, y mézclalos bien con 1/4 taza de aceite de oliva. Cubre. Calienta 1/2 taza de mantequilla y el ajo en una sartén a fuego medio. Mezcla con frecuencia por 1 minuto y apaga el fuego. Sirve los ravioles en 4 platos, pon mantequilla de ajo encima y espolvorea queso parmesano.

No te voy a mentir. Hacer ravioles en casa puede ser un poco laborioso. Pero el resultado siempre hace que tanto trabajo valga la pena. Aprendí a hacer ravioles caseros cuando era adolescente. Mi mamá solía rellenar masa wantán con calabaza, le daba forma de ravioles, y los congelaba por días o semanas. Cada vez que en casa teníamos ganas de comer pasta fresca, ella los sacaba, cocinaba en un abrir y cerrar de ojos, y solo le agregaba una salsa de ajo. Eran tan deliciosos que no les hacía falta más. Hasta hoy relleno mis ravioles con calabaza y uso una salsa de mantequilla. Pero he variado esta receta agregando algunos ingredientes verdes y sirope de arce. Este último es mi ingrediente favorito, ya que le da un toquecito dulce que me encanta. Junto con la nuez moscada, estos sabores me hacen sentir el otoño. ¡Que lo disfrutes!

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 12, 2015

No te voy a mentir. Hacer ravioles en casa puede ser un poco laborioso. Pero el resultado siempre hace que tanto trabajo valga la pena. Aprendí a hacer ravioles caseros cuando era adolescente. Mi mamá solía rellenar masa wantán con calabaza, le daba forma de ravioles, y los congelaba por días o semanas. Cada vez que en casa teníamos ganas de comer pasta fresca, ella los sacaba, cocinaba en un abrir y cerrar de ojos, y solo le agregaba una salsa de ajo. Eran tan deliciosos que no les hacía falta más. Hasta hoy relleno mis ravioles con calabaza y uso una salsa de mantequilla. Pero he variado esta receta agregando algunos ingredientes verdes y sirope de arce. Este último es mi ingrediente favorito, ya que le da un toquecito dulce que me encanta. Junto con la nuez moscada, estos sabores me hacen sentir el otoño. ¡Que lo disfrutes!