Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    2
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Pastelitos de Chocolate y Calabacín

  • Prep 30 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 13
  • Porciones 24

Ingredientes

1 1/4
taza de agua caliente
1
taza de cocoa en polvo sin endulzar
2 1/2
tazas de harina multiusos
1 1/4
cucharadita de sal
2 1/2
cucharaditas de bicarbonato de sodio
2
tazas de azúcar
4
huevos grandes
1
taza de crema agria
1
taza de aceite vegetal
1
taza de calabacín rallado (calabacitas, zucchini)
1/2
taza de nueces pacanas picadas
Decorado
con cobertura de chocolate con leche
Calabacín
rallado y pasado por azúcar (zucchini)

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Pasa por azúcar algunas tiras de calabacín rallado para colocar encima de cada cupcake como un toque de decoración.

Corría el año 1999 y me encontraba deambulando por las calles de París. Estaba literalmente perdida sin que nada me preocupara en el mundo. Me encontré en la Avenue des Champs-Elysees haciendo compras por la ciudad. Llegué a una calle repleta de panaderías una al lado de la otra, donde todo tenía una aroma exquisito. Me acerqué corriendo a la panadería más cercana y abrí la puerta con mucho entusiasmo. El aroma de las galletas y pasteles recién horneados hizo que despertaran todos mis sentidos. Respiré muy hondo. Con los ojos comencé a recorrer las vitrinas y salivaba mientras intentaba imaginarme el sabor de cada uno de esos postres. Y allí me encontré con el pastel de calabacín y chocolate que brillaba en toda su gloria. No podía entenderlo, mi boca nunca había explorado esta combinación de sabores, pero realmente tenía mucha lógica. Si agregamos chocolate al pan de calabacín, nos da la unión de dos elementos dulces como sólo los parisinos pudieron haberse imaginado. Pedí un trozo enseguida y el resto es historia. Hoy esta combinación es algo estándar en mi hogar y la he servido a muchos familiares y amigos. ¡Buen provecho!

Instrucciones

  • 1 Precalienta el horno a 375°F.
  • 2 Coloca los moldes de papel para cupcakes en dos charolas para hornear cupcakes.
  • 3 En un recipiente grande, mezcla el agua caliente y la cocoa hasta obtener una mezcla uniforme y sin grumos. Reserva.
  • 4 En otro recipiente pasa por el cernidor la harina, la sal y el bicarbonato de sodio.
  • 5 En el recipiente de la batidora, bate durante 3 minutos los huevos y el azúcar hasta que estén cremosos. Agrega la crema agria y una vez esté bien unida, agrega el aceite vegetal. Bate hasta que queden todos los ingredientes bien mezclados.
  • 6 Luego agrega el calabacín rallado (la calabacita) a la mezcla de harina, mezcla bien para que el calabacín quede cubierto con la harina. Luego agrega la mezcla de calabacín y harina a la mezcla de azúcar con crema agria. Bate hasta que esté todo bien unido. Agrega la mezcla de cocoa y bate hasta que lograr una mezcla cremosa.
  • 7 Rellena cada molde de papel para cupcakes con 1/4 taza de la mezcla de calabacín y chocolate.
  • 8 Hornea entre 20 y 25 minutos o hasta que coloques un palillo para dientes en el centro de un cupcake y salga limpio.
  • 9 Retira del horno y deja enfriar completamente antes de decorar.

Corría el año 1999 y me encontraba deambulando por las calles de París. Estaba literalmente perdida sin que nada me preocupara en el mundo. Me encontré en la Avenue des Champs-Elysees haciendo compras por la ciudad. Llegué a una calle repleta de panaderías una al lado de la otra, donde todo tenía una aroma exquisito. Me acerqué corriendo a la panadería más cercana y abrí la puerta con mucho entusiasmo. El aroma de las galletas y pasteles recién horneados hizo que despertaran todos mis sentidos. Respiré muy hondo. Con los ojos comencé a recorrer las vitrinas y salivaba mientras intentaba imaginarme el sabor de cada uno de esos postres. Y allí me encontré con el pastel de calabacín y chocolate que brillaba en toda su gloria. No podía entenderlo, mi boca nunca había explorado esta combinación de sabores, pero realmente tenía mucha lógica. Si agregamos chocolate al pan de calabacín, nos da la unión de dos elementos dulces como sólo los parisinos pudieron haberse imaginado. Pedí un trozo enseguida y el resto es historia. Hoy esta combinación es algo estándar en mi hogar y la he servido a muchos familiares y amigos. ¡Buen provecho!

Evalúa y Comenta

Nicole Presley Nicole Presley
October 8, 2015

Corría el año 1999 y me encontraba deambulando por las calles de París. Estaba literalmente perdida sin que nada me preocupara en el mundo. Me encontré en la Avenue des Champs-Elysees haciendo compras por la ciudad. Llegué a una calle repleta de panaderías una al lado de la otra, donde todo tenía una aroma exquisito. Me acerqué corriendo a la panadería más cercana y abrí la puerta con mucho entusiasmo. El aroma de las galletas y pasteles recién horneados hizo que despertaran todos mis sentidos. Respiré muy hondo. Con los ojos comencé a recorrer las vitrinas y salivaba mientras intentaba imaginarme el sabor de cada uno de esos postres. Y allí me encontré con el pastel de calabacín y chocolate que brillaba en toda su gloria. No podía entenderlo, mi boca nunca había explorado esta combinación de sabores, pero realmente tenía mucha lógica. Si agregamos chocolate al pan de calabacín, nos da la unión de dos elementos dulces como sólo los parisinos pudieron haberse imaginado. Pedí un trozo enseguida y el resto es historia. Hoy esta combinación es algo estándar en mi hogar y la he servido a muchos familiares y amigos. ¡Buen provecho!