Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    622
  • Pinterest
    335
  • Guardar
    63
  • WhatsApp
  • Imprimir
    607

Papas a la Huancaína

  • Prep 10 min
  • Total 30 min
  • Ingredientes 14
  • Porciones 8

Ingredientes

1
lb de papas amarillas o moradas
1
lb queso fresco
1
lata (12 onzas) de leche evaporada
5
ajíes amarillos picantes, sin semillas (o pasta a base de ají amarillo), picados
2
dientes de ajo, pelados, enteros
1
a 2 cucharadas de aceite vegetal
1/2
cebolla amarilla mediana, picada
1/8
cucharadita de sal
1
cucharadita de jugo de limón amarillo fresco
4
huevos cocidos, pelados y partidos por la mitad ó en cuartos
1
cucharada de perejil de hoja plana, picado
8
aceitunas negras
1
o 2 hojas de enteras de lechuga
Galletas
de soda, un paquete pequeño, si las deseas

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

La crema se puede utilizar en pollo, pastas y hasta en papitas fritas.

Es uno de los platos típicos más delicioso de la gastronomía peruana. Su salsa como la papa también es utilizada para acompañar camarones a la parrilla, ceviche, pollo y hasta pastas. Se llama “Papa a la huancaína” porque proviene de la ciudad de Huancayo, Perú. Del origen de su nombre se ha dicho mucho. Lo cierto es que su sabor ha dado la vuelta al mundo para orgullo de todos los peruanos y ahora llega a tu mesa, para que la disfrutes. Inicialmente se preparaba a base de rocoto, pero fue remplazado por el ají amarillo; y el queso que se molía en un batán o mortero, ahora se prepara en la licuadora.

Instrucciones

  • 1 Lava las papas y hiérvelas sin piel con dos cucharaditas de sal. Cuando estén listas, escúrrelas y déjalas enfriar. Luego corta en rebanadas o tajadas.
  • 2 En una olla aparte hierve agua y agrega los huevos. Desde el momento que hierva, espera 10 minutos y luego colócalos en agua fría. Apenas los puedas manejar, pélalos.
  • 3 Calienta aceite en una sartén y cocina los ajos enteros, la cebolla y los ajíes cortados (sin semilla ni placenta para que no pique mucho). Los ajíes debes dorarlos por todos lados durante un minuto. Si no dispones de tiempo, utiliza la pasta de ají amarillo, poniendo 3 cucharaditas (o a tu gusto, dependiendo que tan picante prefieras la salsa).
  • 4 En la licuadora, licúa los ajos enteros, la cebolla y los ajíes ó la pasta de ají amarillo, el queso y la leche evaporada. Agrega sal y pimienta. Agrega el jugo de limón. Sirve las papas en rodajas sobre una hoja de lechuga y báñalas con la salsa. Adorna con huevos duros, perejil y aceitunas negras.
  • 5 Si la salsa queda muy líquida, puedes espesarla con galletas de soda. Si queda muy espesa, agrega un chorrito de leche pero no mucha, porque es mejor disfrutarla con un punto de espesor.

Es uno de los platos típicos más delicioso de la gastronomía peruana. Su salsa como la papa también es utilizada para acompañar camarones a la parrilla, ceviche, pollo y hasta pastas. Se llama “Papa a la huancaína” porque proviene de la ciudad de Huancayo, Perú. Del origen de su nombre se ha dicho mucho. Lo cierto es que su sabor ha dado la vuelta al mundo para orgullo de todos los peruanos y ahora llega a tu mesa, para que la disfrutes. Inicialmente se preparaba a base de rocoto, pero fue remplazado por el ají amarillo; y el queso que se molía en un batán o mortero, ahora se prepara en la licuadora.

Evalúa y Comenta

Greyza Baptista Greyza Baptista
July 4, 2016

Es uno de los platos típicos más delicioso de la gastronomía peruana. Su salsa como la papa también es utilizada para acompañar camarones a la parrilla, ceviche, pollo y hasta pastas. Se llama “Papa a la huancaína” porque proviene de la ciudad de Huancayo, Perú. Del origen de su nombre se ha dicho mucho. Lo cierto es que su sabor ha dado la vuelta al mundo para orgullo de todos los peruanos y ahora llega a tu mesa, para que la disfrutes. Inicialmente se preparaba a base de rocoto, pero fue remplazado por el ají amarillo; y el queso que se molía en un batán o mortero, ahora se prepara en la licuadora.