Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Mousse de Mantequilla de Maní y Trufa de Chocolate

  • Prep 10 min
  • Total 2 hr 0 min
  • Ingredientes 9
  • Porciones 10

Ingredientes

1 1/2
taza de crema para batir, helada
1
cucharadita de vainilla
1
taza de mantequilla de maní suave
1
taza de queso crema suave
1
taza de azúcar
1
taza de galleta de chocolate, triturada

Trufa:

1/2
taza de crema para batir
3/4
taza de chocolate oscuro, picado
1
cucharadita de mantequilla

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes usar hojitas de menta para decorar el postre.

La mantequilla de maní combina muy bien con el chocolate. Puedes agregar maní picado y acaramelado para decorar.

Para hacer la trufa, reemplaza el chocolate oscuro con chocolate de leche o con chocolate blanco, de acuerdo a tu gusto.

Uno de mis ingredientes predilectos ha sido siempre la mantequilla de maní. Es increíblemente rica y se puede usar tanto en platos dulces como salados, así como en todo tipo de preparaciones, desde un sencillo pan con mantequilla de maní hasta muchas otras cosas, más complicadas de hacer. Cada vez que pruebo este ingrediente inmediatamente me transporto a mi infancia y recuerdo a mi abuelo paterno, pues su forma de mimarme era llevándome frasco tras frasco de mantequilla de maní porque sabía que me fascinaba. Yo me los devoraba con igual devoción, ya fuera con pan y jalea de guayaba, o con galletas de soda; también le agregaba una cucharadita a la leche, o la mezclaba con un poquito de chocolate. Era mágico... ¡y delicioso! La receta de este mousse fue inicialmente un pastel que evolucionó a través de los años hasta convertirse en este postre tan cremoso y delicado. Aunque no lo creas, la mantequilla de maní tiene un sabor sutil que no es invasivo para nada, lo que hace que este postre sea apropiado para cualquier ocasión. Lo puedes hacer con anticipación y tenerlo refrigerado. Ponlo a temperatura ambiente unos 15 minutos antes de servirlo para que no esté tan helado y se sienta la cremosidad del mousse. Ya vas a ver cuando lo pruebes, te va a gustar tanto como a mí.

Instrucciones

  • 1 En un tazón bien frío, bate la crema con la vainilla hasta que forme picos suaves. Reserva en la refrigeradora.
  • 2 En otro tazón bate la mantequilla de maní y el queso crema hasta que estén bien cremosos. Incorpora el azúcar, batiendo hasta que se disuelva e incorpora la crema batida con movimientos envolventes.
  • 3 En copas de postre (yo usé vasitos de shot) alterna capas de mousse y de galleta molida. Refrigera por una hora.
  • 4 Trufa: Pon a hervir la crema en una ollita. Apaga el fuego y agrega todo el chocolate picado. Deja reposar unos 3 minutos y luego, usando una espátula, revuelve desde el centro, hasta que el chocolate se derrita completamente y se vea liso y brillante. Agrega la mantequilla y revuelve cuidadosamente.
  • 5 Retira los postres del refrigerador y corona cada uno con una cucharada de trufa –o lo suficiente como para cubrir completamente la superficie del mousse.
  • 6 Refrigera hasta que la trufa esté firme, unos 45 minutos y sirve.

Uno de mis ingredientes predilectos ha sido siempre la mantequilla de maní. Es increíblemente rica y se puede usar tanto en platos dulces como salados, así como en todo tipo de preparaciones, desde un sencillo pan con mantequilla de maní hasta muchas otras cosas, más complicadas de hacer. Cada vez que pruebo este ingrediente inmediatamente me transporto a mi infancia y recuerdo a mi abuelo paterno, pues su forma de mimarme era llevándome frasco tras frasco de mantequilla de maní porque sabía que me fascinaba. Yo me los devoraba con igual devoción, ya fuera con pan y jalea de guayaba, o con galletas de soda; también le agregaba una cucharadita a la leche, o la mezclaba con un poquito de chocolate. Era mágico... ¡y delicioso! La receta de este mousse fue inicialmente un pastel que evolucionó a través de los años hasta convertirse en este postre tan cremoso y delicado. Aunque no lo creas, la mantequilla de maní tiene un sabor sutil que no es invasivo para nada, lo que hace que este postre sea apropiado para cualquier ocasión. Lo puedes hacer con anticipación y tenerlo refrigerado. Ponlo a temperatura ambiente unos 15 minutos antes de servirlo para que no esté tan helado y se sienta la cremosidad del mousse. Ya vas a ver cuando lo pruebes, te va a gustar tanto como a mí.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 12, 2015

Uno de mis ingredientes predilectos ha sido siempre la mantequilla de maní. Es increíblemente rica y se puede usar tanto en platos dulces como salados, así como en todo tipo de preparaciones, desde un sencillo pan con mantequilla de maní hasta muchas otras cosas, más complicadas de hacer. Cada vez que pruebo este ingrediente inmediatamente me transporto a mi infancia y recuerdo a mi abuelo paterno, pues su forma de mimarme era llevándome frasco tras frasco de mantequilla de maní porque sabía que me fascinaba. Yo me los devoraba con igual devoción, ya fuera con pan y jalea de guayaba, o con galletas de soda; también le agregaba una cucharadita a la leche, o la mezclaba con un poquito de chocolate. Era mágico... ¡y delicioso! La receta de este mousse fue inicialmente un pastel que evolucionó a través de los años hasta convertirse en este postre tan cremoso y delicado. Aunque no lo creas, la mantequilla de maní tiene un sabor sutil que no es invasivo para nada, lo que hace que este postre sea apropiado para cualquier ocasión. Lo puedes hacer con anticipación y tenerlo refrigerado. Ponlo a temperatura ambiente unos 15 minutos antes de servirlo para que no esté tan helado y se sienta la cremosidad del mousse. Ya vas a ver cuando lo pruebes, te va a gustar tanto como a mí.