Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    1
  • Pinterest
    2
  • Guardar
    4
  • WhatsApp
  • Imprimir
    1

Iced Latte Almendrado

  • Prep 5 min
  • Total 7 min
  • Ingredientes 5
  • Porciones 2

Ingredientes

2
tazas de café pasado, frío
Azúcar
al gusto
1/4
taza de Half & Half o leche de almendras
2
cucharadas de Amaretto (opcional)
Nuez
moscada rallada

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes usar endulzante artificial en lugar del azúcar.

Si no tienes café para pasar, usa café instantáneo. Te saldrá muy rico.

Si no quieres agregar Amaretto, prueba con una gota de esencia de almendras para un sabor bien almendrado.

Siempre me ha gustado el café. Mi primer recuerdo es de cuando tenía como tres años y mi abuela materna me invitaba a compartir su ritual diario de tomar café a las 3 de la tarde. Ponía una linda mesa, llena de pastelitos y galletas de todo tipo, que eran el acompañamiento ideal para su bebida predilecta. Viendo esa escena en retrospectiva, no creo que sea una buena idea invitar a tomar café a niños de esa edad, pero creo que nuestras abuelas no reparaban en ese tipo de detalles. Desde entonces me fascina tomar a diario un café con leche bien frío. Lo que ahora se llama iced latte. Es super fácil de hacer, siempre se tienen los ingredientes a la mano, te aseguro, además, que un vaso enorme no cuesta ni dos dólares, y la satisfacción que te da la aromática bebida no tiene comparación con nada. Para horror de mi mamá, fanática del chocolate caliente para el desayuno, yo había salido cafetalera. Esto significaba que, así como crecía y experimentaba, iba variando mis cafés caseros. A veces les ponía leche de soya, otras leche de almendras hecha por mí misma, incluso hice mi versión con leche de coco. Como hacía tanto calor, llenaba el vaso con cubos de hielo y lo procesaba en la licuadora para tener mi propio frappé que me parecía el más delicioso del mundo Inspirada en tantas recetas hechas a lo largo de mi vida, te dejo esta receta de iced latte para adultos, pues lleva un poquito de licor de Amaretto. Si deseas, omítelo de la receta, pero puedes estar segura de que te quedará buenísimo.

Instrucciones

  • 1 En dos vasos, vierte el café pasado frío. Agrega azúcar al gusto.
  • 2 Incorpora un chorrito de Half & Half o de leche de almendras, más una cucharada de Amaretto en cada vaso.
  • 3 Espolvorea con un poquito de nuez moscada rallada y sirve con cañitas (straws).
  • 4 Acompaña con un plato de galletas de canela.

Siempre me ha gustado el café. Mi primer recuerdo es de cuando tenía como tres años y mi abuela materna me invitaba a compartir su ritual diario de tomar café a las 3 de la tarde. Ponía una linda mesa, llena de pastelitos y galletas de todo tipo, que eran el acompañamiento ideal para su bebida predilecta. Viendo esa escena en retrospectiva, no creo que sea una buena idea invitar a tomar café a niños de esa edad, pero creo que nuestras abuelas no reparaban en ese tipo de detalles. Desde entonces me fascina tomar a diario un café con leche bien frío. Lo que ahora se llama iced latte. Es super fácil de hacer, siempre se tienen los ingredientes a la mano, te aseguro, además, que un vaso enorme no cuesta ni dos dólares, y la satisfacción que te da la aromática bebida no tiene comparación con nada. Para horror de mi mamá, fanática del chocolate caliente para el desayuno, yo había salido cafetalera. Esto significaba que, así como crecía y experimentaba, iba variando mis cafés caseros. A veces les ponía leche de soya, otras leche de almendras hecha por mí misma, incluso hice mi versión con leche de coco. Como hacía tanto calor, llenaba el vaso con cubos de hielo y lo procesaba en la licuadora para tener mi propio frappé que me parecía el más delicioso del mundo Inspirada en tantas recetas hechas a lo largo de mi vida, te dejo esta receta de iced latte para adultos, pues lleva un poquito de licor de Amaretto. Si deseas, omítelo de la receta, pero puedes estar segura de que te quedará buenísimo.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 20, 2015

Siempre me ha gustado el café. Mi primer recuerdo es de cuando tenía como tres años y mi abuela materna me invitaba a compartir su ritual diario de tomar café a las 3 de la tarde. Ponía una linda mesa, llena de pastelitos y galletas de todo tipo, que eran el acompañamiento ideal para su bebida predilecta. Viendo esa escena en retrospectiva, no creo que sea una buena idea invitar a tomar café a niños de esa edad, pero creo que nuestras abuelas no reparaban en ese tipo de detalles. Desde entonces me fascina tomar a diario un café con leche bien frío. Lo que ahora se llama iced latte. Es super fácil de hacer, siempre se tienen los ingredientes a la mano, te aseguro, además, que un vaso enorme no cuesta ni dos dólares, y la satisfacción que te da la aromática bebida no tiene comparación con nada. Para horror de mi mamá, fanática del chocolate caliente para el desayuno, yo había salido cafetalera. Esto significaba que, así como crecía y experimentaba, iba variando mis cafés caseros. A veces les ponía leche de soya, otras leche de almendras hecha por mí misma, incluso hice mi versión con leche de coco. Como hacía tanto calor, llenaba el vaso con cubos de hielo y lo procesaba en la licuadora para tener mi propio frappé que me parecía el más delicioso del mundo Inspirada en tantas recetas hechas a lo largo de mi vida, te dejo esta receta de iced latte para adultos, pues lleva un poquito de licor de Amaretto. Si deseas, omítelo de la receta, pero puedes estar segura de que te quedará buenísimo.