Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Galleta Helada de Arequipe

  • Prep 10 min
  • Total 4 hr 10 min
  • Ingredientes 3
  • Porciones 0

Ingredientes

16
oz de arequipe
1/2
frasco de media crema (o 1 lata pequeña de crema de leche)
1
paquete de galletas dulces (al estilo graham)

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes remplazar el arequipe por dulce de leche líquido.

La cantidad de crema dependerá de qué tan dulce te guste el postre. Mientras más crema, menos dulce quedará.

Recuerdo que mi comienzo en la cocina tuvo mucho que ver con observar a mi hermana y mi mamá en la cocina. Siempre quería ser partícipe, pero al ser la pequeña de la casa, poco me dejaban. Luego, obtuve el título de la “probadora de salsas”, así que la ayudaba a mi hermana a sazonar y probar lo que ella preparaba. Así, poco a poco fui aprendiendo recetas y, una que otra vez, experimentaba cosas sin mucho éxito. Siempre he sido aficionada a los dulces; es por eso que mis recetas siempre tenían algo azucarado. Entre mis recetas favoritas está la galleta helada de arequipe, que recuerdo con nostalgia de mis épocas de infancia. Como siempre fui dulcera, el arequipe no podía faltar en mis postres, ya que siempre me hacía feliz. Y es que para mí este manjar siempre funcionó como una especie de remedio para cualquier tipo de tristeza. Cuando no me sentía del todo bien, una buena cucharada me alegraba al instante. Te invito a probar este delicioso postre para darle un toque de alegría a tu repertorio de menús. ¡Te va a encantar!

Instrucciones

  • 1 En la licuadora, mezcla el arequipe con la crema hasta que se incorporen bien.
  • 2 En una bandeja honda, vierte una capa de la preparación y cubre con una capa de galletas tratando de no dejar espacios (puedes romper las galletas si es necesario). Agrega otra capa de la preparación y repite cubriendo con galletas.
  • 3 Repite estos pasos hasta que termines con una capa de arequipe con crema. Coloca la bandeja en el congelador por unas 4 horas.

Recuerdo que mi comienzo en la cocina tuvo mucho que ver con observar a mi hermana y mi mamá en la cocina. Siempre quería ser partícipe, pero al ser la pequeña de la casa, poco me dejaban. Luego, obtuve el título de la “probadora de salsas”, así que la ayudaba a mi hermana a sazonar y probar lo que ella preparaba. Así, poco a poco fui aprendiendo recetas y, una que otra vez, experimentaba cosas sin mucho éxito. Siempre he sido aficionada a los dulces; es por eso que mis recetas siempre tenían algo azucarado. Entre mis recetas favoritas está la galleta helada de arequipe, que recuerdo con nostalgia de mis épocas de infancia. Como siempre fui dulcera, el arequipe no podía faltar en mis postres, ya que siempre me hacía feliz. Y es que para mí este manjar siempre funcionó como una especie de remedio para cualquier tipo de tristeza. Cuando no me sentía del todo bien, una buena cucharada me alegraba al instante. Te invito a probar este delicioso postre para darle un toque de alegría a tu repertorio de menús. ¡Te va a encantar!

Evalúa y Comenta

Natalia Carter Natalia Carter
October 18, 2015

Recuerdo que mi comienzo en la cocina tuvo mucho que ver con observar a mi hermana y mi mamá en la cocina. Siempre quería ser partícipe, pero al ser la pequeña de la casa, poco me dejaban. Luego, obtuve el título de la “probadora de salsas”, así que la ayudaba a mi hermana a sazonar y probar lo que ella preparaba. Así, poco a poco fui aprendiendo recetas y, una que otra vez, experimentaba cosas sin mucho éxito. Siempre he sido aficionada a los dulces; es por eso que mis recetas siempre tenían algo azucarado. Entre mis recetas favoritas está la galleta helada de arequipe, que recuerdo con nostalgia de mis épocas de infancia. Como siempre fui dulcera, el arequipe no podía faltar en mis postres, ya que siempre me hacía feliz. Y es que para mí este manjar siempre funcionó como una especie de remedio para cualquier tipo de tristeza. Cuando no me sentía del todo bien, una buena cucharada me alegraba al instante. Te invito a probar este delicioso postre para darle un toque de alegría a tu repertorio de menús. ¡Te va a encantar!