Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    42
  • Pinterest
    18
  • Guardar
    9
  • WhatsApp
  • Imprimir
    14

Frijoles con Queso

  • Prep 15 min
  • Total 4 hr 0 min
  • Ingredientes 5
  • Porciones 0

Ingredientes

1
lb de frijoles de tu preferencia (bayos, pintos, negros, etc.)
12
tazas de agua, (dividida en 8 y 4 tazas)
1/2
cebolla blanca mediana en trozos
1
cucharada sopera de sal
1
taza de queso de tu preferencia (queso fresco, queso Oaxaca, queso Chihuahua, Monterrey Jack, por mencionar algunos)

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Cuando compres queso, toma una parte y desmenúzalo o rállalo y déjalo en un contenedor de plástico tapado herméticamente, de esta forma tendrás queso listo para cualquier momento.

Si deseas agregar un poco de sabor picante, agrega un chile chipotle cuando añadas la sal.

Si cueces los frijoles un día antes del día que los usarás, estarán más espesos. De ser necesario, puedes agregar un poco de agua para hacerlos más caldosos.

Definitivamente uno de los sabores mexicanos por excelencia son los frijoles. Su variedad y textura los hacen un alimento ideal para combinar con muchos otros platillos. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que yo he comido frijoles al menos 5 días de la semana durante toda mi vida. En México comía mucho de la variedad flor de junio y flor de mayo y en los Estados Unidos uso mucho los bayos, pintos, y negros. Me encanta agregarlos a ensaladas, sopas, chili, pero también me gusta mucho comerlos en antojitos mexicanos como en sopes, tostadas, tacos y más. Sin embargo, mi preferencia sigue siendo comerlos solitos, con queso encima y quizá un poco de salsa de vez en cuando. Lo mejor de todo es que los frijoles son extremadamente fáciles de preparar, muy económicos y satisfacen los gustos de la familia. ¿Cómo los comes tú? Existen varias maneras de cocer frijoles, pero las dos más comunes son usando la olla de presión y la olla regular. A mí me gusta usar la olla de presión porque me ahorra mucho tiempo. A continuación te daré las dos opciones.

Instrucciones

  • 1 Limpia los frijoles, retira cualquier piedrita o basurita que veas en ellos y lávalos para quitar todo el polvo.
  • 2 Pon los frijoles en la olla en donde los cocerás y agrega 4 tazas de agua. Ponlos al fuego y cuando empiecen a hervir, aproximadamente en 10 minutos, apaga el fuego, cúbrelos y déjalos reposar por una hora.
  • 3 Pasada la hora, cuela los frijoles para deshacerte del agua en la que hirvieron. Regrésalos a la olla de coción y añade las 8 tazas de agua.
  • 4 Si usas la olla de presión, asegúrate de cerrarla bien y seguir todas las instrucciones de seguridad. Ponla a fuego alto y cuando empiece a chillar, baja la temperatura de la estufa y déjalos cocer siguiendo las instrucciones de tu olla de presión dependiendo del frijol que uses (el frijol negro se cuece mucho más rápido que el pinto, por ejemplo). En mi olla, los frijoles pintos están listos en 25 minutos.
  • 5 Si prefieres la olla regular, agrega los frijoles, las 8 tazas de agua y déjalos hervir hasta que estén cocidos, aproximadamente 2 – 2 1/2 horas, dependiendo del frijol, dado que estos frijoles se cuecen sin tapar y el agua vaporiza, chécalos unas dos veces para ver que tengan agua suficiente. En caso de necesitar más agua, agrega si es necesario, pero caliéntala antes de agregarla para no interrumpir la cocción.
  • 6 Cuando los frijoles estén cocidos,(si usas olla de presión, asegúrate de seguir las instrucciones de seguridad para abrirla ponlos a fuego medio nuevamente y añade la cebolla y la sal. Déjalos hervir unos cinco minutos más con la sal y listo.
  • 7 Sírvelos en platos hondos y espolvorea queso encima. ¡Buen Provecho!

Definitivamente uno de los sabores mexicanos por excelencia son los frijoles. Su variedad y textura los hacen un alimento ideal para combinar con muchos otros platillos. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que yo he comido frijoles al menos 5 días de la semana durante toda mi vida. En México comía mucho de la variedad flor de junio y flor de mayo y en los Estados Unidos uso mucho los bayos, pintos, y negros. Me encanta agregarlos a ensaladas, sopas, chili, pero también me gusta mucho comerlos en antojitos mexicanos como en sopes, tostadas, tacos y más. Sin embargo, mi preferencia sigue siendo comerlos solitos, con queso encima y quizá un poco de salsa de vez en cuando. Lo mejor de todo es que los frijoles son extremadamente fáciles de preparar, muy económicos y satisfacen los gustos de la familia. ¿Cómo los comes tú? Existen varias maneras de cocer frijoles, pero las dos más comunes son usando la olla de presión y la olla regular. A mí me gusta usar la olla de presión porque me ahorra mucho tiempo. A continuación te daré las dos opciones.

Evalúa y Comenta

Definitivamente uno de los sabores mexicanos por excelencia son los frijoles. Su variedad y textura los hacen un alimento ideal para combinar con muchos otros platillos. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que yo he comido frijoles al menos 5 días de la semana durante toda mi vida. En México comía mucho de la variedad flor de junio y flor de mayo y en los Estados Unidos uso mucho los bayos, pintos, y negros. Me encanta agregarlos a ensaladas, sopas, chili, pero también me gusta mucho comerlos en antojitos mexicanos como en sopes, tostadas, tacos y más. Sin embargo, mi preferencia sigue siendo comerlos solitos, con queso encima y quizá un poco de salsa de vez en cuando. Lo mejor de todo es que los frijoles son extremadamente fáciles de preparar, muy económicos y satisfacen los gustos de la familia. ¿Cómo los comes tú? Existen varias maneras de cocer frijoles, pero las dos más comunes son usando la olla de presión y la olla regular. A mí me gusta usar la olla de presión porque me ahorra mucho tiempo. A continuación te daré las dos opciones.