Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    9
  • Pinterest
    10
  • Guardar
    6
  • WhatsApp
  • Imprimir
    76

Ensalada Boliviana de Quinoa y Frijoles

  • Prep 20 min
  • Total 60 min
  • Ingredientes 17
  • Porciones 4

Ingredientes

1
cucharada de aceite
1
taza de quinoa roja
1/2
cucharadita de comino
1
cucharadita de pimienta de cayena
Sal
y pimienta
1 3/4
taza de caldo de vegetales o agua
2
tazas de frijoles rojos, cocidos y escurridos
3
cucharadas de vinagre de vino
2
cucharadas de aceite (puede ser de oliva)
Hojas
de lechuga para servir

Para la salsa:

1
taza de tomate picado en cubitos
1/2
taza de cebolla roja cortada en cuadraditos
1/2
locoto, cortado en cuadraditos
Jugo
de 1/2 limón (o al gusto)
2
duraznos maduros, pelados y picados en cubitos
1/2
taza de culantro picado
Sal
y pimienta

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si no tienes frijoles usa habas.

Usa mango o piña en vez de los duraznos.

¿No quieres usar picante? Sustituye el locoto con pimientos rojos o anaranjados (bell peppers).

Agrega choclo, si lo deseas.

Bolivia es, junto con Perú, el principal país productor de quinoa en el mundo. Además tiene muchas variedades de esta semilla, que se consume masivamente en todo su territorio, en deliciosas y variadas recetas. Cuando estaba pensando en la receta para este post, recordaba con deleite las muchas recetas de comida boliviana que he probado, y finalmente me decidí por esta ensalada de quinoa que no solo es facilísima de preparar sino deliciosa y muy nutritiva. Si eres vegetariano, es un plato principal completo. De lo contrario, esta fresca ensalada –especialmente apropiada para estos calurosos meses-, es una guarnición ideal para carnes, pescados o pollos. Y si la sirves con carnes y vegetales a la parrilla, mucho mejor. No deja de sorprenderme los muchos platos similares que Bolivia y Perú tienen en común, especialmente en los Andes. No solo son los ingredientes sino las preparaciones y los nombres. Por ejemplo, ellos tienen una papa a la huancaína, plato originario de Huancayo, Perú, que sirven con una salsa hecha principalmente de maní. Es riquísima pero totalmente diferente a la peruana. Y así sucede con muchos otros platos de la comida típica de Bolivia. Lo que más me gusta de esta ensalada es que prácticamente no necesitas cocinar nada más que la quinoa. Si te resulta conveniente, compra los frijoles enlatados, pero escúrrelos bien y enjuágalos varias veces antes de usarlos. Puedes usar frijoles negros, red kidney, pintos, etc., aunque si los reemplazas con habas frescas, tendrá un sabor y una personalidad diferente que te encantará. Varía también la fruta, pero no dejes de usarla porque le da un delicioso toque dulce a la ensalada, y sobre todo porque aporta un perfume delicioso. Además, ¿sabías que la fruta es la combinación perfecta para la quinoa? Ahora ya lo sabes, así que deja volar tu imaginación y haz tu propia versión con los sabores que más te gusten.

Instrucciones

  • 1 Calienta el aceite en una ollita. Agrega la quinoa, revolviendo por dos o tres minutos. Agrega el comino, la cayena, sal y pimienta.
  • 2 Incorpora el agua o caldo de vegetales, y lleva a ebullición. Tapa la ollita, baja el fuego y deja cocinar unos 20 minutos o hasta que la quinoa reviente; es decir, se le vea el arito blanco que se desprende de cada grano. Cuando esté lista, apaga el fuego, revuelve con tenedor y deja enfriar.
  • 3 Cuando esté la quinoa a temperatura ambiente agrega los frijoles, vinagre y aceite.
  • 4 Para la salsa: Aparte combina el tomate, la cebolla, locoto, jugo de limón, los duraznos y el culantro picado. Salpimienta a tu gusto.
  • 5 Combina ambas preparaciones, la quinoa con frijoles y la salsa de duraznos, con cuidado de no aplastar los frijoles. Prueba la sazón y agrega más sal o jugo de limón. Si quieres la ensalada más picante, incorpora más cayena o más locoto picadito.
  • 6 Sirve sobre hojas de lechuga, enteras o picaditas. Se puede servir a temperatura ambiente o fría.

Bolivia es, junto con Perú, el principal país productor de quinoa en el mundo. Además tiene muchas variedades de esta semilla, que se consume masivamente en todo su territorio, en deliciosas y variadas recetas. Cuando estaba pensando en la receta para este post, recordaba con deleite las muchas recetas de comida boliviana que he probado, y finalmente me decidí por esta ensalada de quinoa que no solo es facilísima de preparar sino deliciosa y muy nutritiva. Si eres vegetariano, es un plato principal completo. De lo contrario, esta fresca ensalada –especialmente apropiada para estos calurosos meses-, es una guarnición ideal para carnes, pescados o pollos. Y si la sirves con carnes y vegetales a la parrilla, mucho mejor. No deja de sorprenderme los muchos platos similares que Bolivia y Perú tienen en común, especialmente en los Andes. No solo son los ingredientes sino las preparaciones y los nombres. Por ejemplo, ellos tienen una papa a la huancaína, plato originario de Huancayo, Perú, que sirven con una salsa hecha principalmente de maní. Es riquísima pero totalmente diferente a la peruana. Y así sucede con muchos otros platos de la comida típica de Bolivia. Lo que más me gusta de esta ensalada es que prácticamente no necesitas cocinar nada más que la quinoa. Si te resulta conveniente, compra los frijoles enlatados, pero escúrrelos bien y enjuágalos varias veces antes de usarlos. Puedes usar frijoles negros, red kidney, pintos, etc., aunque si los reemplazas con habas frescas, tendrá un sabor y una personalidad diferente que te encantará. Varía también la fruta, pero no dejes de usarla porque le da un delicioso toque dulce a la ensalada, y sobre todo porque aporta un perfume delicioso. Además, ¿sabías que la fruta es la combinación perfecta para la quinoa? Ahora ya lo sabes, así que deja volar tu imaginación y haz tu propia versión con los sabores que más te gusten.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
March 31, 2016

Bolivia es, junto con Perú, el principal país productor de quinoa en el mundo. Además tiene muchas variedades de esta semilla, que se consume masivamente en todo su territorio, en deliciosas y variadas recetas. Cuando estaba pensando en la receta para este post, recordaba con deleite las muchas recetas de comida boliviana que he probado, y finalmente me decidí por esta ensalada de quinoa que no solo es facilísima de preparar sino deliciosa y muy nutritiva. Si eres vegetariano, es un plato principal completo. De lo contrario, esta fresca ensalada –especialmente apropiada para estos calurosos meses-, es una guarnición ideal para carnes, pescados o pollos. Y si la sirves con carnes y vegetales a la parrilla, mucho mejor. No deja de sorprenderme los muchos platos similares que Bolivia y Perú tienen en común, especialmente en los Andes. No solo son los ingredientes sino las preparaciones y los nombres. Por ejemplo, ellos tienen una papa a la huancaína, plato originario de Huancayo, Perú, que sirven con una salsa hecha principalmente de maní. Es riquísima pero totalmente diferente a la peruana. Y así sucede con muchos otros platos de la comida típica de Bolivia. Lo que más me gusta de esta ensalada es que prácticamente no necesitas cocinar nada más que la quinoa. Si te resulta conveniente, compra los frijoles enlatados, pero escúrrelos bien y enjuágalos varias veces antes de usarlos. Puedes usar frijoles negros, red kidney, pintos, etc., aunque si los reemplazas con habas frescas, tendrá un sabor y una personalidad diferente que te encantará. Varía también la fruta, pero no dejes de usarla porque le da un delicioso toque dulce a la ensalada, y sobre todo porque aporta un perfume delicioso. Además, ¿sabías que la fruta es la combinación perfecta para la quinoa? Ahora ya lo sabes, así que deja volar tu imaginación y haz tu propia versión con los sabores que más te gusten.