Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0
  • Enviar
    0

Chicharrón de Lurín

  • Prep 8 hr 0 min
  • Total 10 hr 0 min
  • Ingredientes 13
  • Porciones 6
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0
  • Enviar
    0

Ingredientes

2
libras de panceta de cerdo
1
taza de sal
2
hojas de laurel
1/2
taza de aceite
2
camotes pelados y cortados en rodajas

Salsa Criolla:

1/2
cebolla cortada a la pluma
1
ají (chile) amarillo cortado en tiras
1/2
taza de hojas de culantro
Jugo
de 2 limones
Sal
y pimienta

Para servir:

Mayonesa
Salsa
de ají (chile) amarillo
Salsa
de (chile) rocoto

Información Nutricional

No hay información nutricional disponible para esta receta

Expert Tips

Usa otros cortes de carne de cerdo que tengan grasa para que el chicharrón no quede seco. Habla con el carnicero para que te aconseje.

A la salsa criolla agrégale hierbabuena en vez de culantro.

Usa pimiento rojo en vez de ají amarillo en la salsa criolla.

Instrucciones

  • 1 Corta la carne de cerdo en trozos grandes. Ponlos en una salmuera con la taza de sal y cúbrelos con agua por ocho horas. Puedes hacer esto desde el día anterior, aunque hay algunas personas que recomiendan que este proceso dure una o dos horas para que la carne no se seque.
  • 2 Transcurrido ese tiempo escurre la carne y enjuágala en agua de la llave. Acomoda la carne en una olla y cubre con agua. Añade las hojas de laurel y lleva a ebullición a fuego medio hasta que el agua se evapore completamente.
  • 3 Cuando ya no quede agua en la olla verás que la carne comienza a freírse en la grasa que soltó. En este momento tienes que comenzar a dar vuelta a los trozos de cerdo para que se doren parejamente y no se quemen.
  • 4 Cuando estén listos apaga el fuego y reserva hasta el momento de servir.
  • 5 Mientras tanto calienta el aceite en una sartén y fríe los camotes por los dos lados hasta que cambien un poquito de color. No dejes que doren ni que se pongan crocantes.
  • 6 Salsa criolla: Combina todos los ingredientes.
  • 7 Para servir: Corta la carne en tajadas y acompaña con los camotes fritos, salsa criolla, otras salsas, pan, etc.

Lurín es un hermoso valle al sur de Lima, capital del Perú. Tiene un paisaje muy lindo, con pequeñas granjas, criaderos de caballos, pueblitos, hermosas playas, una isla en forma de ballena que se puede ver desde la costa, y cuenta, además, con las ruinas de Pachacamac, una de las principales atracciones de la zona, junto con el famoso chicharrón que se prepara en este lugar. Aprovechando su belleza y su cercanía a Lima, varios emprendedores chefs han abierto restaurantes campestres que la gente visita los fines de semana, y que ofrecen una amplia variedad de comida, toda de primer nivel y que les recomiendo con entusiasmo. Desde hace décadas los limeños han frecuentado Lurín especialmente para comer su incomparable chicharrón. Antes había que ir por la antigua carretera Panamericana Sur, pero ahora y gracias a la autopista, llegar es cuestión de minutos y el paseo vale la pena por muchas razones. El chicharrón peruano se distingue del de otros países porque no es crocante, sino carnoso. Se hace marinando la carne de cerdo en agua con sal. Luego se lava y se hierve por un buen rato hasta que el agua evapora. Finalmente se fríe la carne con la misma grasa que soltó mientras hervía. El resultado es suculento, y dependiendo de la cantidad de grasa que tenga la carne, resultará suave y muy sabrosa. Siempre se sirve con pan, camotes fritos en rodajas un poco gruesas –no tienen que quedar crocantes– abundante salsa criolla y varias otras salsas. Este chicharrón es el protagonista del popular pan con chicharrón, infaltable en los desayunos criollos del fin de semana. Y para que la experiencia sea completa, acompaña tu plato con un jugo de frutas recién hecho y un buen café con leche. Si vas a Lurín puedes parar en cualquiera de los pequeños restaurantes –huariques– que encontrarás por todos lados y donde disfrutarás de un delicioso chicharrón con todos sus aderezos.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
April 25, 2016

Lurín es un hermoso valle al sur de Lima, capital del Perú. Tiene un paisaje muy lindo, con pequeñas granjas, criaderos de caballos, pueblitos, hermosas playas, una isla en forma de ballena que se puede ver desde la costa, y cuenta, además, con las ruinas de Pachacamac, una de las principales atracciones de la zona, junto con el famoso chicharrón que se prepara en este lugar. Aprovechando su belleza y su cercanía a Lima, varios emprendedores chefs han abierto restaurantes campestres que la gente visita los fines de semana, y que ofrecen una amplia variedad de comida, toda de primer nivel y que les recomiendo con entusiasmo. Desde hace décadas los limeños han frecuentado Lurín especialmente para comer su incomparable chicharrón. Antes había que ir por la antigua carretera Panamericana Sur, pero ahora y gracias a la autopista, llegar es cuestión de minutos y el paseo vale la pena por muchas razones. El chicharrón peruano se distingue del de otros países porque no es crocante, sino carnoso. Se hace marinando la carne de cerdo en agua con sal. Luego se lava y se hierve por un buen rato hasta que el agua evapora. Finalmente se fríe la carne con la misma grasa que soltó mientras hervía. El resultado es suculento, y dependiendo de la cantidad de grasa que tenga la carne, resultará suave y muy sabrosa. Siempre se sirve con pan, camotes fritos en rodajas un poco gruesas –no tienen que quedar crocantes– abundante salsa criolla y varias otras salsas. Este chicharrón es el protagonista del popular pan con chicharrón, infaltable en los desayunos criollos del fin de semana. Y para que la experiencia sea completa, acompaña tu plato con un jugo de frutas recién hecho y un buen café con leche. Si vas a Lurín puedes parar en cualquiera de los pequeños restaurantes –huariques– que encontrarás por todos lados y donde disfrutarás de un delicioso chicharrón con todos sus aderezos.