Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    18
  • Pinterest
    23
  • Guardar
    9
  • WhatsApp
  • Imprimir
    25

Chancletas de Guatemala

  • Prep 35 min
  • Total 55 min
  • Ingredientes 9
  • Porciones 4

Ingredientes

2
chayotes verdes, pequeños
3
yemas de huevo
2
cucharadas de almendras picadas
2
cucharadas de pasas
3
cucharadas de vino dulce
Pizca
de sal
2
cucharaditas de canela en polvo
2
cucharadas de azúcar
1/4
taza de pan de coco, rallado

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

En Guatemala usan pan de coco para las migas, pero puedes reemplazarlo con galletas de coco o miga de pan corriente.

Si deseas, agregas una cucharada de coco rallado antes de hornear las chancletas.

En una visita que hice a la bellísima ciudad de Quetzaltenango, también conocida con el hermoso nombre de Xelajú, conocí las famosas chancletas guatemaltecas. Para mí eran toda una novedad, pues si bien había probado otro tipo de chancletas rellenas con queso o carne, nunca imaginé que los chayotes podían transformarse en un postre tan rico. El nombre también me encantó porque para mí las chancletas son las sandalias usadas para ir a la playa o estar en casa, y que se compran baratísimas en todos los mercados de cualquier ciudad latinoamericana. El chayote también recibe otro nombre: en Guatemala, igual que en El Salvador, se llama güisquil. Para hacer este postre elijo los chayotes verdes más pequeños, pues siento que los muy grandes pierden su forma cuando están en el horno. Para el relleno se usa la misma pulpa del vegetal, en combinación con almendras, pasas y yemas de huevo. Siempre lo sirvo tibio o a temperatura ambiente, acompañado de un café. No les parece que además de ser delicioso es un postre super original? Después me cuentan qué les pareció.

Instrucciones

  • 1 Precalienta el horno a 375°F.
  • 2 Lava los chayotes y cocínalos al vapor, sin pelar. También los puedes hervir unos 20 minutos o hasta que estén suaves. Retíralos del calor y córtalos por la mitad a lo largo. Descarta la semilla.
  • 3 Con una cucharita retira la pulpa del chayote, dejando una corteza como de 1/2 centímetro para rellenar. Pon la pulpa del chayote en un tazón y aplasta con un tenedor.
  • 4 Agrega las yemas, almendras picadas, pasas, vino dulce, sal, canela y azúcar.
  • 5 Rellena los chayotes con esta mezcla. Rocía con el pan rallado y pon en una lata.
  • 6 Hornea por 25 minutos.
  • 7 Retira y sirve a temperatura ambiente.

En una visita que hice a la bellísima ciudad de Quetzaltenango, también conocida con el hermoso nombre de Xelajú, conocí las famosas chancletas guatemaltecas. Para mí eran toda una novedad, pues si bien había probado otro tipo de chancletas rellenas con queso o carne, nunca imaginé que los chayotes podían transformarse en un postre tan rico. El nombre también me encantó porque para mí las chancletas son las sandalias usadas para ir a la playa o estar en casa, y que se compran baratísimas en todos los mercados de cualquier ciudad latinoamericana. El chayote también recibe otro nombre: en Guatemala, igual que en El Salvador, se llama güisquil. Para hacer este postre elijo los chayotes verdes más pequeños, pues siento que los muy grandes pierden su forma cuando están en el horno. Para el relleno se usa la misma pulpa del vegetal, en combinación con almendras, pasas y yemas de huevo. Siempre lo sirvo tibio o a temperatura ambiente, acompañado de un café. No les parece que además de ser delicioso es un postre super original? Después me cuentan qué les pareció.

Evalúa y Comenta

Morena Cuadra Morena Cuadra
October 9, 2015

En una visita que hice a la bellísima ciudad de Quetzaltenango, también conocida con el hermoso nombre de Xelajú, conocí las famosas chancletas guatemaltecas. Para mí eran toda una novedad, pues si bien había probado otro tipo de chancletas rellenas con queso o carne, nunca imaginé que los chayotes podían transformarse en un postre tan rico. El nombre también me encantó porque para mí las chancletas son las sandalias usadas para ir a la playa o estar en casa, y que se compran baratísimas en todos los mercados de cualquier ciudad latinoamericana. El chayote también recibe otro nombre: en Guatemala, igual que en El Salvador, se llama güisquil. Para hacer este postre elijo los chayotes verdes más pequeños, pues siento que los muy grandes pierden su forma cuando están en el horno. Para el relleno se usa la misma pulpa del vegetal, en combinación con almendras, pasas y yemas de huevo. Siempre lo sirvo tibio o a temperatura ambiente, acompañado de un café. No les parece que además de ser delicioso es un postre super original? Después me cuentan qué les pareció.