Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    41
  • Pinterest
    40
  • Guardar
    9
  • WhatsApp
  • Imprimir
    66

Champurrado

  • Prep 2 hr 0 min
  • Total 2 hr 30 min
  • Ingredientes 6
  • Porciones 12

Ingredientes

2
tazas de avena entera
2
rajas de canela
1
estrella de anís
1
tableta de chocolate mexicano, para chocolate
1
cono de piloncillo o azúcar regular, al gusto
10
tazas de agua

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porcion
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si gustas puedes añadirle leche. Cambia una de las tazas de agua por una de leche descremada. También, puedes añadirle leche de soya, de almendras, de arroz o de coco. Ten cuidado que estas leches no contengan azúcar y si contienen, no le añadas más.

Prueba el champurrado de sabores. En lugar de chocolate puede ponerle fruta fresca, como fresas o moras.

El champurrado es una de mis bebidas favoritas de invierno. Me calienta, me reconforta y me hace revivir lindos episodios de mi infancia. En la temporada navideña es perfecto para acompañar los tamales o para servir con pan dulce en una noche fría. El champurrado es una receta muy mexicana, que básicamente es chocolate en agua, que se espesa con masa de maíz y endulzado con piloncillo. En algunas regiones le ponen leche, pinole y especias como la canela, el anís o el clavo de olor. La receta puede variar, pero lo que no cambia es que para muchos mexicanos su día comienza y acaba con un champurrado. Hace algunos años visité un pueblito en el estado de Michoacán donde me dieron para el desayuno una especie de atole de zarzamora, de consistencia muy parecida al champurrado, pero que en lugar de masa lo habían preparado con avena. Mi amiga Blanca me diría eso no es champurrado, es atole. Y es probable que tenga razón, pero la consistencia y el sabor es muy similar y como en la cocina todo se vale, por eso ahora les comparto mi versión de champurrado con avena, que por cierto me ayuda a añadir más fibra a mi dieta. ¡Disfrútenlo!

Instrucciones

  • 1 Coloca la avena en un recipiente de vidrio con 3 tazas de agua y deja reposar por aproximadamente dos horas. Si lo prefieres, puedes dejarla desde la noche anterior. La avena se va a suavizar y esponjar.
  • 2 Vierte la avena y el líquido del recipiente de vidrio de la licuadora y licúa hasta eliminar todos los grumos. Si es necesario puedes añadir más agua. Cuela y coloca la avena licuada en una olla grande.
  • 3 Coloca la avena sobre la estufa y añade el resto del agua, el chocolate, la canela y la estrella de anís. Cocina a fuego lento hasta que el chocolate se derrita y el champurrado tome la consistencia deseada. Endulza con el piloncillo o azúcar al gusto.
  • 4 Antes de servir, retira la canela y la estrella de anís.

El champurrado es una de mis bebidas favoritas de invierno. Me calienta, me reconforta y me hace revivir lindos episodios de mi infancia. En la temporada navideña es perfecto para acompañar los tamales o para servir con pan dulce en una noche fría. El champurrado es una receta muy mexicana, que básicamente es chocolate en agua, que se espesa con masa de maíz y endulzado con piloncillo. En algunas regiones le ponen leche, pinole y especias como la canela, el anís o el clavo de olor. La receta puede variar, pero lo que no cambia es que para muchos mexicanos su día comienza y acaba con un champurrado. Hace algunos años visité un pueblito en el estado de Michoacán donde me dieron para el desayuno una especie de atole de zarzamora, de consistencia muy parecida al champurrado, pero que en lugar de masa lo habían preparado con avena. Mi amiga Blanca me diría eso no es champurrado, es atole. Y es probable que tenga razón, pero la consistencia y el sabor es muy similar y como en la cocina todo se vale, por eso ahora les comparto mi versión de champurrado con avena, que por cierto me ayuda a añadir más fibra a mi dieta. ¡Disfrútenlo!

Evalúa y Comenta

Katia Ramírez Blankley Katia Ramírez Blankley
October 19, 2015

El champurrado es una de mis bebidas favoritas de invierno. Me calienta, me reconforta y me hace revivir lindos episodios de mi infancia. En la temporada navideña es perfecto para acompañar los tamales o para servir con pan dulce en una noche fría. El champurrado es una receta muy mexicana, que básicamente es chocolate en agua, que se espesa con masa de maíz y endulzado con piloncillo. En algunas regiones le ponen leche, pinole y especias como la canela, el anís o el clavo de olor. La receta puede variar, pero lo que no cambia es que para muchos mexicanos su día comienza y acaba con un champurrado. Hace algunos años visité un pueblito en el estado de Michoacán donde me dieron para el desayuno una especie de atole de zarzamora, de consistencia muy parecida al champurrado, pero que en lugar de masa lo habían preparado con avena. Mi amiga Blanca me diría eso no es champurrado, es atole. Y es probable que tenga razón, pero la consistencia y el sabor es muy similar y como en la cocina todo se vale, por eso ahora les comparto mi versión de champurrado con avena, que por cierto me ayuda a añadir más fibra a mi dieta. ¡Disfrútenlo!