Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    2
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    1
  • WhatsApp
  • Imprimir
    2

Carpaccio de Remolacha con Vinagreta de Champaña

  • Prep 15 min
  • Total 30 min
  • Ingredientes 17
  • Porciones 2

Ingredientes

Carpaccio:

1
zanahoria mediana
1
remolacha grande (betabel)
1
calabacín mediano (calabacita)
1
cebolla morada grande
1
tomate para ensalada grande (jitomate)
1
champiñón grande
1
taza de arugula
1/4
de taza de piñones
1/4
de taza de hojuelas de queso Parmesano

Vinagreta:

1/4
de taza de aceite de semillas de uva (grape seed oil)
1
ajo pequeño machacado
1
cucharada de vinagre de champaña
1
cucharada de vinagre de jerez
1
cucharadita de miel
1
cucharadita de mayonesa
1/2
cucharadita de mostaza de Dijon
Sal
gruesa y pimienta al gusto

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Puedes sustituir los piñones por nueces.

Al preparar la vinagreta puedes sustituir el aceite de semillas de uva por oliva extra virgen.

También puedes usar sal ahumada para hacer la vinagreta. Le dará un toque delicioso por su particular sabor.

Si deseas, puedes cocinar la remolacha hasta estar al dente.

En esta oportunidad te quiero enseñar a preparar una receta deliciosa y llena de colorido. Contiene, entre otras verduras, la remolacha, una de mis favoritas desde niña. Recuerdo cuando mi madre me sorprendía al llegar de la escuela, con un delicioso plato de remolacha aderezada solo con aceite de oliva y sal. No puedo borrar de mis memorias su sabor dulce exquisito y su hermoso color rojo púrpura. La remolacha puedes comerla cocida (fría o caliente), o cruda rebanándola bien fina o rallada. Se utiliza en cremas, ensaladas, jugos y mucho más… Prepárala tú también, ¡será todo un éxito!

Instrucciones

  • 1 Lava las verduras y vegetales. Seca con toallas de papel.
  • 2 Pela la zanahoria, remolacha (betabel) y calabacín (calabacita) preferiblemente con un pela papas.
  • 3 Utilizando una mandolina (con cuidado) o un cuchillo bien afilado, rebana finamente la remolacha, la zanahoria, el calabacín, la cebolla, el tomate y el hongo.
  • 4 Prepara la vinagreta uniendo todos los ingredientes y mezclando vigorosamente con un batidor manual.
  • 5 En un plato redondo grande coloca una capa de remolacha (betabel), luego otra de aros de cebolla y así sucesivamente con el tomate, calabacín (calabacita o zucchini), zanahoria y hongos. Trata de crear un círculo colorido y por capas. Cuando todas las capas de verduras estén colocadas pon la arugula en el centro.
  • 6 Rocía con los piñones y las hojuelas de Parmesano.
  • 7 Baña las verduras con la vinagreta y sirve.

En esta oportunidad te quiero enseñar a preparar una receta deliciosa y llena de colorido. Contiene, entre otras verduras, la remolacha, una de mis favoritas desde niña. Recuerdo cuando mi madre me sorprendía al llegar de la escuela, con un delicioso plato de remolacha aderezada solo con aceite de oliva y sal. No puedo borrar de mis memorias su sabor dulce exquisito y su hermoso color rojo púrpura. La remolacha puedes comerla cocida (fría o caliente), o cruda rebanándola bien fina o rallada. Se utiliza en cremas, ensaladas, jugos y mucho más… Prepárala tú también, ¡será todo un éxito!

Evalúa y Comenta

Martha Salas Martha Salas
October 21, 2015

En esta oportunidad te quiero enseñar a preparar una receta deliciosa y llena de colorido. Contiene, entre otras verduras, la remolacha, una de mis favoritas desde niña. Recuerdo cuando mi madre me sorprendía al llegar de la escuela, con un delicioso plato de remolacha aderezada solo con aceite de oliva y sal. No puedo borrar de mis memorias su sabor dulce exquisito y su hermoso color rojo púrpura. La remolacha puedes comerla cocida (fría o caliente), o cruda rebanándola bien fina o rallada. Se utiliza en cremas, ensaladas, jugos y mucho más… Prepárala tú también, ¡será todo un éxito!