Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    3
  • Pinterest
    6
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    11

Buñuelos

  • Prep 2 hr 0 min
  • Total 2 hr 30 min
  • Ingredientes 7
  • Porciones 20

Ingredientes

2
tazas de harina
1/2
cucharadita de sal
1
cucharada de aceite vegetal o mantequilla derretida
1
cucharadita de polvo de hornear
1
cucharadita de azúcar
1
taza de agua
Miel
de abeja, jarabe de piloncillo o azúcar con canela al gusto, para servir.

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 Porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Si no quieres amasar los buñuelos, puedes comprar tortillas de harina y freírlas en aceite bien caliente. El resultado final es casi el mismo que si tú prepararas la masa.

Para no salpicar la estufa cuando frías los buñuelos, puedes freírlos en una olla onda y ancha para que tengas libertad de voltearlos.

Para que los buñuelos no queden muy llenos de grasa, la clave es que el aceite esté muy caliente. Debes usar el aceite suficiente para cubrir el buñuelo por completo. Al final, déjalos reposar sobre una servilleta o toalla de papel.

Buñuelos, prestiños o tortas fritas... En casa es difícil que nos pongamos de acuerdo con el nombre de éstas masitas fritas de harina de trigo, bañadas luego con jarabe de piloncillo o azúcar regular con canela. Los prestiños o buñuelos mexicanos, que por cierto debo aclarar varían dependiendo del estado donde se preparen, son un antojito fácil de hacer y perfecto para cocinar en familia durante la temporada navideña. Mis hijos ya son adolescentes y cuando hago buñuelos en casa, ellos son los que me ayudan a amasarlos y luego a bañarlos con el jarabe o la mezcla de azúcar, por lo que la “fritanga” se convierte en una agradable velada familiar, donde más tiempo tardo yo en freír los buñuelos que los muchachos en devorarlos…¡Lo lindo de cocinar en familia!

Instrucciones

  • 1 En un recipiente hondo de vidrio coloca la harina, la sal, el polvo de hornear y el azúcar. Agrega el aceite y un poco de agua. Mezcla y amasa agregando, poco a poco, el resto del agua.
  • 2 Cuando tengas una pasta compacta déjala reposar cubierta con papel plástico, dentro del refrigerador durante 2 horas. Retira la masa del refrigerador, divide en trozos de aproximadamente 2 centímetros y forma bolas con la mano.
  • 3 Estira cada bola sobre una superficie plana con la ayuda de un rodillo, hasta darle el tamaño que desees. El buñuelo debe quedar muy delgado.
  • 4 Fríe los buñuelos en una sartén, con mucho cuidado, con aceite muy caliente aproximadamente a 375°F debe estar el aceite.
  • 5 Para servir, báñalos con miel de abeja o jarabe de piloncillo. También los puedes espolvorear con una mezcla de canela y azúcar.

Buñuelos, prestiños o tortas fritas... En casa es difícil que nos pongamos de acuerdo con el nombre de éstas masitas fritas de harina de trigo, bañadas luego con jarabe de piloncillo o azúcar regular con canela. Los prestiños o buñuelos mexicanos, que por cierto debo aclarar varían dependiendo del estado donde se preparen, son un antojito fácil de hacer y perfecto para cocinar en familia durante la temporada navideña. Mis hijos ya son adolescentes y cuando hago buñuelos en casa, ellos son los que me ayudan a amasarlos y luego a bañarlos con el jarabe o la mezcla de azúcar, por lo que la “fritanga” se convierte en una agradable velada familiar, donde más tiempo tardo yo en freír los buñuelos que los muchachos en devorarlos…¡Lo lindo de cocinar en familia!

Evalúa y Comenta

Katia Ramírez Blankley Katia Ramírez Blankley
October 19, 2015

Buñuelos, prestiños o tortas fritas... En casa es difícil que nos pongamos de acuerdo con el nombre de éstas masitas fritas de harina de trigo, bañadas luego con jarabe de piloncillo o azúcar regular con canela. Los prestiños o buñuelos mexicanos, que por cierto debo aclarar varían dependiendo del estado donde se preparen, son un antojito fácil de hacer y perfecto para cocinar en familia durante la temporada navideña. Mis hijos ya son adolescentes y cuando hago buñuelos en casa, ellos son los que me ayudan a amasarlos y luego a bañarlos con el jarabe o la mezcla de azúcar, por lo que la “fritanga” se convierte en una agradable velada familiar, donde más tiempo tardo yo en freír los buñuelos que los muchachos en devorarlos…¡Lo lindo de cocinar en familia!