Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

View in English
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Imprimir
    0

Bocaditos Pretzel

  • Prep 1 hr 30 min
  • Total 9 hr 1 min
  • Ingredientes 10
  • Porciones 0

Ingredientes

1
taza agua tibia, entre 100 ºF-110 ºF
1
sobre de levadura activa
3
tazas y 3 cucharadas de harina común o harina sin gluten
1
cucharada de sal marina gruesa, opcional
2
cucharadas de azúcar de dátiles o de coco
4
cucharadas de mantequilla sin sal, o ghee
Aceite
extra virgen de oliva, al gusto

Para hervir y hornear los pretzels:

8
tazas de agua
1/2
taza de bicarbonato de sodio
Sal
marina gruesa

Información Nutricional

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN

Porción: 1 porción
% Valor Diario
% Valor Diario*:
Intercambios:
Free
*Valores diarios basados en una dieta de 2,000 calorías.
No hay información nutricional disponible para esta receta

Consejos de expertos

Luego de que la masa se haya elevado puedes dejarla en la heladera (por un máximo de dos días) hasta que desees formar los pretzels. También puedes congelarla por hasta un mes.

Asegúrate de que la mantequilla que uses esté a temperatura ambiente y blanda, y que el agua no exceda la temperatura designada porque destruye la levadura.

Si la levadura no formara espuma, necesitas usar otro sobre y empezar de nuevo.

Aunque lleven un par de pasos extras, no hay nada mejor que preparar clásicos caseros, como, en este caso, los pretzels. Más aún si son bocaditos que puedas llevar al trabajo, servir como entrada, o darles a los niños para que disfruten entre comidas o lleven a la escuela. Pero no tienes que servirlos o comerlos solos; son tan adaptables que los puedes acompañar con salsas de queso, de mostaza (mi favorita), con aderezos, o en ensaladas.

Instrucciones

  • 1 En un bol o vaso combina el agua con la levadura y deja descansar por unos 10 minutos hasta que forme espuma en la superficie.
  • 2 En otro bol combina los ingredientes secos. Agrega la mantequilla y luego la levadura con el agua. Mezcla para combinar, con las manos o con una cuchara de madera, hasta formar una masa. Coloca la masa sobre una superficie limpia cubierta con harina y amasa por unos 10 minutos.
  • 3 Pasa la masa a un bol previamente cubierto con aceite de oliva y déjala descansar, cubierta con una toalla, por unas 3 horas.
  • 4 Una vez que la masa se ha duplicado en tamaño, golpéala un poco y divídela en 4. Forma tiras con cada pedazo y corta cada tira en pedazos de 2 pulgadas cada uno. Arma los pretzels. Pásalos a 2 bandejas previamente preparadas con papel antiadherente para hornear.
  • 5 Precalienta el horno a 450 ºF.
  • 6 Pon a hervir las 8 tazas de agua con el bicarbonato de sodio. Pon allí 12 pretzels a la vez y cocina por unos 30 segundos. Sácalos y déjalos secar sobre una servilleta de papel. Espolvorea enseguida con sal gruesa (si deseas).
  • 7 Una vez que hayas cocinado todos los pretzels, pásalos a bandejas previamente cubiertas con aceite. Hornea por unos 10 minutos o hasta que estén doraditos. Saca y deja enfriar antes de servir.
  • 8 Sirve y ¡disfruta!

Aunque lleven un par de pasos extras, no hay nada mejor que preparar clásicos caseros, como, en este caso, los pretzels. Más aún si son bocaditos que puedas llevar al trabajo, servir como entrada, o darles a los niños para que disfruten entre comidas o lleven a la escuela. Pero no tienes que servirlos o comerlos solos; son tan adaptables que los puedes acompañar con salsas de queso, de mostaza (mi favorita), con aderezos, o en ensaladas.

Evalúa y Comenta

Fernanda Beccaglia Fernanda Beccaglia
October 15, 2015

Aunque lleven un par de pasos extras, no hay nada mejor que preparar clásicos caseros, como, en este caso, los pretzels. Más aún si son bocaditos que puedas llevar al trabajo, servir como entrada, o darles a los niños para que disfruten entre comidas o lleven a la escuela. Pero no tienes que servirlos o comerlos solos; son tan adaptables que los puedes acompañar con salsas de queso, de mostaza (mi favorita), con aderezos, o en ensaladas.