Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
¿Qué Significa el Chocolate Para Mí?

¿Qué Significa el Chocolate Para Mí?

By Alexandra Ochoa, February 05, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El chocolate es un alimento fascinante que durante cientos de años ha estado asociado con el amor y el placer. Personalmente pienso que el chocolate podría clasificarse como un alimento de consumo emocional. Por lo menos así es para muchas mujeres que conozco, incluyéndome.

Desde hace más de 500 años, los aztecas en México pensaban que esta suculenta sustancia extraída de las semillas del cacao era un afrodisiaco y la usaban como un remedio para combatir la fatiga y calmar los nervios, condiciones necesarias para poder disfrutar de los placeres del amor.

Aunque existen docenas de investigaciones científicas que catalogan estos beneficios como puras supersticiones y otras que lo contradicen, lo cierto es que no conozco a nadie que me haya dicho que no le gusta el chocolate. Mi percepción es que quizás el género masculino no le encuentra tanto gusto como el femenino, pero lo cierto es que este alimento es bien apetecido por grandes y chicos.

Al igual que el café, el chocolate me produce una sensación de bienestar, ese regocijo que producen las pequeñas cosas de la vida y que inyectan el corazón de energía. Revisando la tabla de contenido de una barra de chocolate, encontramos que tiene una dosis pequeña de cafeína que, combinada con el azúcar, es sin duda un buen energizante. No hay misterio.

Algunas investigaciones científicas también aseguran que el chocolate ayuda a liberar hormonas y químicos del cuerpo asociados con la sensación de bienestar y felicidad, como endorfinas y serotonina. Científico o no, lo cierto es que por alguna razón los enamorados suelen regalar chocolates y eso a las mujeres nos encanta, aunque estemos a dieta y decidamos deshacernos de ellos a escondidas y lo más pronto posible.

Desde que tengo memoria los hombres asociados afectivamente a mi vida, empezando por mi padre, me han obsequiado chocolates, especialmente para el día de San Valentín, mi cumpleaños o cualquier fecha especial. Para no ir más lejos, confieso que tengo muy buenos recuerdos de una barra de chocolate blanco, fresas y una botella de vino Chardoney. Esa combinación es perfecta para un encuentro romántico. ¡Lo recomiendo!

Pero así como el chocolate está asociado a las etapas felices del romance, también recuerdo que alguna vez traté de sentirme mejor con un helado gigante de chocolate luego de una ruptura sentimental. La pasajera sensación de bienestar mientras disfrutaba del manjar no compensó las horas de amargura pensando que ¡ahora estaba sola y engordando! No lo recomiendo.

Lo que si recomiendan los expertos es el chocolate oscuro, ya que contiene menos azúcar. A mi me encanta. Encuentro el chocolate de 70 y 80 por ciento que tiene mucha personalidad; me gusta la textura y ese sabor un poco amargo del cacao.

Para terminar debo decir que algunos de los chocolates más memorables de mi vida los probé en Europa. Ya sé que el suizo es el mejor, pero para mí el alemán no tiene comparación… Quizás por la muy buena compañía de ese viaje.

popped Alexandra Ochoa
Nací en Bogotá, Colombia, y los recuerdos de mi infancia están ligados a la cocina de mi abuela y su enorme estufa de carbón. Recuerdo que ella se levantaba antes de las 5 de la mañana, para encenderla, y alrededor de las 6 de la mañana, toda la casa estaba inundada con el delicioso e irresistible aroma del café. Sí, he tomado un poquito de café desde que tengo uso de razón. Y donde quiera que esté, nunca empiezo mi día sin una taza de la deliciosa bebida. Soy periodista, he vivido en Nueva York por 15 años, y he trabajado para varias imprentas y compañías de internet media. En los últimos años he escrito los noticieros de fin de semana para Univisión NY. Además de escribir, cocinar es una de mis pasiones, me encanta cocinar para mi familia y especialmente desde que mi hija de 2 años empezó a descubrir los alimentos sólidos. Para mí, cocinar es la forma de arte más completa, y la buena comida es uno de los grandes placeres de la vida.

Comentario