Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Recién casado en una lluvia de arroz

Lluvia de Arroz en las Bodas, Símbolo de Abundancia

By Alexandra Ochoa, November 27, 2012
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Recuerdo que la primera vez que asistí a una boda aun siendo una niña le pregunté a mi padre por qué la gente lanzaba arroz a los recién casados a la salida de la iglesia, él me respondió que era para que nunca les faltara comida en casa.

Me quedé con esa respuesta y nunca más volví a cuestionar la razón de esta tradición. Ya como adulta me he casado dos veces, en Nueva York y por lo civil, por supuesto nadie lanzó arroz en ninguna de mis bodas, creo que a nadie se le ocurre hacerlo frente a una solemne corte de esta ciudad.

Revisando la legislación, no esta permitido en las cortes de Nueva York e incluso algunas Iglesias de la ciudad también lo prohíben, mientras otra sugieren que se lancen semillas para las aves y no arroz.

Investigando un poco más a fondo descubrí que es una costumbre que data de la antigua Roma y que se practica para desearle a los esposos buena suerte, fertilidad y abundancia en su nueva vida como pareja.

“La comida es siempre una opción popular porque simboliza una cosecha abundante. Las semillas y las nueces simbolizan la fertilidad porque de una pequeña semilla nace una gran planta” dijo el reverendo Romualdo Calle, de la Iglesia Presbiteriana Renacentista en Nueva York. “Los granos como el trigo o el arroz eran lanzados sobre los recién casados en la antigüedad para que la pareja fuera próspera y tuviera muchos hijos que les ayudaran a cultivar la tierra”, agregó.

En otros países se lanzan otros alimentos durante las uniones matrimoniales. Por ejemplo en Marruecos los recién casados reciben una lluvia de higos y pasas para asegurar una unión fructífera. Los italianos tradicionalmente lanzan dulces y nueces azucaradas. En Corea el padre del novio lanza dátiles rojos a su nueva nuera para atraer la fertilidad. En Francia prefieren el trigo e incluso en otros países de Europa ¡hasta lanzan huevos!

Aun hoy, algunos creen que el arroz crudo puede explotar los estómagos de las aves y por esta razón algunas Iglesias recomiendan usar semillas para aves, una teoría que los expertos no respaldan. En otras ciudades simplemente se prohíbe la costumbre frente a cortes e Iglesias por la molestia que causa recoger el arroz y porque puede causar que alguien se caiga u otros accidentes.

Hablando con algunas amigas que sí recibieron una lluvia de arroz en sus bodas, y que aun permanecen casadas, me contaron que es incómodo e incluso doloroso sentir los granos cayendo sobre la cabeza, el rostro y peor, dentro de la ropa.

Me pregunto si quizás ese fue el detalle que faltó para que alguno de mis dos matrimonios funcionara. De todas maneras, aunque hoy prefiero el arroz cocinado y en mi plato, si algún día reincidiera, por aquello de que “la tercera es la vencida”, esta vez me voy a asegurar de tener una lluvia de arroz…sólo por si acaso.

popped Alexandra Ochoa
Nací en Bogotá, Colombia, y los recuerdos de mi infancia están ligados a la cocina de mi abuela y su enorme estufa de carbón. Recuerdo que ella se levantaba antes de las 5 de la mañana, para encenderla, y alrededor de las 6 de la mañana, toda la casa estaba inundada con el delicioso e irresistible aroma del café. Sí, he tomado un poquito de café desde que tengo uso de razón. Y donde quiera que esté, nunca empiezo mi día sin una taza de la deliciosa bebida. Soy periodista, he vivido en Nueva York por 15 años, y he trabajado para varias imprentas y compañías de internet media. En los últimos años he escrito los noticieros de fin de semana para Univisión NY. Además de escribir, cocinar es una de mis pasiones, me encanta cocinar para mi familia y especialmente desde que mi hija de 2 años empezó a descubrir los alimentos sólidos. Para mí, cocinar es la forma de arte más completa, y la buena comida es uno de los grandes placeres de la vida.