Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
stack of arepas

La tortilla y la arepa ¿Habrá algún parentesco?

By Karina Jurgensmeyer, August 31, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Soy de Venezuela y de muy pequeña mi madre me enseñó a hacer arepas. Su mamá le enseñó a ella y creo que así sucedió a lo largo de todo mi árbol genealógico. Las arepas son parte de mis raíces y las de todos los venezolanos; la gente las come en sus casas o en las calles, solas o rellenas, las usamos como pan y, simplemente, son indispensables en nuestras mesas. Luego viajé a los Estados Unidos y, gracias al aporte de la inmigración mexicana a la gastronomía anglosajona, pude deleitarme con la afamada tortilla en diferentes platillos como los tacos, las enchiladas, los burritos y las quesadillas. Descubrí entonces que podía enamorarme de las tortillas tanto como de las arepas. Y es que si bien son distintas, hay algo que las une: el maíz como su ingrediente estrella.

El maíz en la comida de América Latina tiene una presencia ancestral; era elemental para los Mayas y los Aztecas y en la actualidad continúa “pisando fuerte” en la alimentación diaria de la mayoría de los latinoamericanos. Quien no lo come en forma de tortilla o arepa, seguramente lo hace en pupusas, humitas, tamales o con el elote. Oí decir alguna vez que “si somos lo que comemos, los americanos somos maíz” y es cierto, nuestros platos predilectos están compuestos por él.

Así, las tortillas y las arepas se emparentan en defender una cultura que no abandona sus orígenes. A simple vista, ambas son distintas: las tortillas son flexibles, delgadas y de un tamaño que depende del tipo de comida en la que se empleen. Por el contrario, las arepas son como bollos gruesos que si bien pueden comerse sin relleno (caso en el que reciben el nombre de “arepas viudas”) por lo general se rellenan de múltiples maneras. Algunos le ponen jamón y queso. Otros, carne mechada, palta, chorizos, plátanos e incluso piña. No solo las comemos mucho en Venezuela, también en países como Colombia y República Dominicana las adoran.

Hablamos de dos masas con el mismo poder de enviciar a más de uno. ¿Qué sería de nosotros sin exquisiteces como éstas que están tan caladas en nuestra cotidianidad, en nuestra cultura? Y tú, ¿prefieres arepas o tortillas? ¿Cómo las comes?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario