Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sleeping beans and rice

Frijoles Dormidos: Despierta el Apetito de tus Invitados

By Migdalis Pérez, March 13, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cada vez que preparo frijoles dormidos, despierto el apetito de mis invitados, literalmente. Aparte de lucir diferentes por su espesura, también tienen un sabor distinto, delicioso. En casa los preparamos bastante seguido, no sólo porque nos encantan, sino también para darle otro uso a los frijoles negros.

Si te estás preguntando de dónde proviene el nombre de estos frijoles, te cuento que éste obedece al hecho de que dicho plato se prepara el día anterior a su degustación, o sea, los granos han dormido durante toda una noche, lo que acentúa su consistencia y sabor. Interesante, ¿verdad?

En cuanto a la receta en sí, dicen que es netamente cubana y que no hay persona que la pruebe y no le guste. ¿Sus ingredientes? Pues, frijoles negros, ají pimiento verde, laurel, cebolla, ajo, orégano, comino, sal, aceite de oliva, azúcar y vinagre (o limón). Eso, si vas a hacerlos del modo tradicional.

¿Cómo prepararlos? Sencillo: pon los frijoles en remojo junto con un ají pimiento cortado en pedazos. Cuando los granos hayan crecido, cocínalos hasta que estén blandos con una hoja de laurel. Aparte, haz un sofrito con los condimentos (excepto el vinagre), agrégaselo a los frijoles, y deja que los ingredientes se integren a fuego lento durante una hora.

Al día siguiente, cuando vayas a servir tus frijoles dormidos, ponlos a calentar, y adiciónale el vinagre y un chorrito de aceite de oliva. Esto no sólo reactivará su sabor, sino que también le dará brillo a los granos. Puedes servirlo como un solo plato, o como acompañante de otros: arroz blanco, carnes, viandas, etc.

¿Recuerdas que te dije que ese era el modo tradicional? Pues bien: en mi casa también tenemos una versión “abreviada”: ablandamos los granos con su hojita de laurel, doramos cebolla en aceite de oliva, se la agregamos a los frijoles y, finalmente, le ponemos limón y sal a gusto. Créeme, no tienen mucho que envidiarle a “los del librito”.

Y te doy otra variante más rápida aún: usa frijoles enlatados en lugar de crudos cuando quieras hacer algo rápido y sabroso. Claro, estos frijoles ya no estarán tan dormidos, pero si cumples con el resto de los pasos, sea en su versión original o “abreviada”, todos se chuparán los dedos.

Ah, se me olvidaba otro tip: puedes usar los frijoles sobrantes para preparar tacos. Eso nunca falla. Entonces, ¿ya estás lista para sorprender con esta receta?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario