Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
leftovers in 3 small containers

Recalentar Comida: Los Secretos de mi Abuela

By Migdalis Pérez, July 10, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Mi abuela era buenísima para eso de recalentar comida porque era, en general, una experta cocinando, tanto que mi abuelo no se cansaba de contar anécdotas sobre sus dotes culinarias: que si era la mejor en esto, que si era la mejor en lo otro, en fin, que ni siquiera él se percataba de cuándo estaba comiendo sobras o no.

Es que “todo tiene su truco” —decía ella—, y, ¿quién lo duda?: no es lo mismo recalentar caldos que carnes, por ejemplo, debido a que ambos tienen consistencias muy distintas. Pero, ya que estamos hablando sobre este asunto, mejor vayamos por partes.

Las sobras de potaje, sopa, caldosa y todo aquello que contenga mucho caldo deben calentarse hasta que hiervan, no sin antes haberles agregado un poco de agua para que recuperen su espesor natural. Según mi abuela, también hay que chequearles la sal, pues a veces se quedan por debajo del punto deseado.

En cuanto a las hortalizas, si se trata de vegetales al vapor, conviene recalentarlos del mismo modo, y si se trata de un estofado de verduras, lo ideal es añadirle caldo vegetal y calentarlo a fuego lento. Las ensaladas frescas, en cambio, no deben reutilizarse nunca.

Con respecto a las carnes, mi abuelita decía que, si se trata de un asado, lo más recomendable es recalentarlo en una sartén, pero sólo después de haberlo humedecido. Es decir, colocas la sartén al fuego, mojas las piezas con agua y las cocinas por ambos lados. ¡Quedarán como recién salidas de la parrilla!

En caso de carne frita, lo mejor es recalentarla en el horno: rocías una bandeja con aceite y haces lo mismo con las piezas una vez colocadas en dicho recipiente. Después, las horneas 15 minutos por cada lado y las retiras cuando estén crujientes. “Eso ‘mismitico’ se hace con las sobras de todos los alimentos fritos”, aseguraba la experta en recalentar comida.

Las carnes en salsa, por su parte, lo mismo pueden recalentarse a fuego lento que en el microwave. Si te acoges a la primera opción, añade un poco de caldo para que la salsa no espese demasiado, y si prefieres la segunda, revuelve el alimento en medio del proceso para que se caliente adecuadamente.

Por último, a las cremas, agrégales leche “para que queden más sabrosas”; a las pastas, caliéntalas al vapor, y a los arroces, ponlos en baño de María, tal como recomendaría mi abuela. Nada se compara con sus prácticos consejos, ¿verdad?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario