Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
plato de sopa

Secretos de mi Abuela Para Preparar Sopa y Caldos

By Bea Osorio, October 13, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Una sopa siempre cae bien. Este tipo de plato es sinónimo de calor de hogar y de cariño. Donde hay una, hay un bebé probando sus primeros alimentos o alguien en cama con gripe esperando que el calor de unos sorbos cure todos sus males. Y no es exageración: una sopita bien hecha alegra el cuerpo y el alma.

Creo que no hay abuela que no sepa preparar alguna variedad o que no tenga algún ingrediente escondido, un secreto pasado de generación en generación, que le dé un toque especial. La verdad es que una cucharada de una buena sopa es una degustación poco comparable a otros platos, pues es casi imposible descifrar todos sus ingredientes. Y lo maravilloso es que hay espacio para improvisar y crear nuevos sabores.

Hay muchos trucos que conocen nuestras abuelas y ancestros en general, especialmente en países latinoamericanos; detalles e ingredientes que pueden marcar la diferencia en el sabor final de estos platos. Vamos a explorar algunos consejos y uno que otro tip que aprendí de mi abuela y de la gastronomía de nuestras tierras:

  • Todos los caldos deben espumarse y desgrasarse. Utiliza una espumadera y ve limpiando cada 30 minutos para que el caldo quede sin residuos y más rico.  
  • Agrega siempre dos clavos al caldo–su poder antiséptico evitará que se fermente.  
  • Un ingrediente muy común en las sopas colombianas es el plátano verde; agregarlo le dará más fuerza y textura a tus preparaciones.  
  • Si quieres que los caldos queden claritos, agrega cáscaras de huevos a la olla y verás cómo las impurezas de la preparación se van adhiriendo al interior de las cáscaras, y cómo, por ende, el tono turbio del caldo se va atenuando. 
  • Para la sopa de cebolla debes cortar las rodajas muy finas y pasarlas primero por agua caliente a fuego muy lento.  
  • El cilantro–yo, personalmente, adoro este ingrediente; mi abuela, por su parte, no podía vivir sin él–siempre le va a dar un sabor delicioso a cualquier sopa que hagas.  
  • Para los caldos a base de carne se recomienda un tiempo de cocción de hasta cinco horas.

Son innumerables los consejos que puede darnos la sabiduría de la cocina tradicional para hacer una sopa de esas capaces de revivirnos y alegrarnos el alma. Y tú, ¿qué consejos de la abuela conoces para este tipo de platos?

popped Bea Osorio
Nací en Caracas y veo a mi ciudad como una colorida maqueta de pequeñas nacionalidades. En el centro pasé mi infancia entre las vitrinas de la pastelería italiana, el aroma colgante de la charcutería española y el aceite hirviendo de las sartenes criollas. Es difícil saber dónde se origina la receta de una abuela venezolana. En mi caso, puede ser del frío fronterizo de mi sangre colombiana o el calor de la goajira costeña. Hoy desde Los Angeles, otro prisma también construido de mezclas indescifrables, los invito a sentarnos en una mesa a disfrutar y hablar de comida, mi ritual preferido.

Comentario