Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
vol-au-vent

El Vol-au-vent o Milhojas Francés, un Entrante Sabroso y Elegante

By Elvira de las Casas, November 28, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El vol-au-vent (volován, como suele llamársele en español) es un pastelito hecho con masa de hojaldre que se puede rellenar con carne, queso, pollo, mariscos o vegetales, pero también con mermeladas y frutas. Tanto si el relleno es salado como si es dulce, es un bocado que no falta en las reuniones y cenas elegantes para acompañar aperitivos y cócteles.

Su origen se debe a un cocinero francés del siglo 18 a quien se le ocurrió rellenar varias capas de hojaldre con un relleno en el centro, y cuando la masa se infló con el calor, uno de sus ayudantes gritó asombrado: “Elle vole au vent!“, lo que significa “sale volando”. Esta anécdota, verídica o no, ha pasado a la historia de la cocina. Lo que sí está comprobado es que estos pastelillos siempre salen volando… de las bandejas donde se sirven, porque son riquísimos y no hay quien se resista.

Yo recuerdo haber visto pasteles de hojaldre en las fiestas desde que era niña, y en Cuba son populares los que se rellenan con carne molida, con dulce de guayaba o de coco, más grandes que los usados como aperitivos y que en Miami podemos encontrar en muchas cafeterías cubanas. Lo que distingue al milhojas francés es que el relleno no va dentro de la masa, sino que sobresale del pastel y va cubierto con otra tapa de hojaldre.

Pero no tienes que ir a una pastelería francesa para comer vol-au-vent. Puedes preparar la masa mezclando harina con mantequilla, agua y un poquito de sal. Cuando esté lista, estírala y córtala en forma de discos, unos más grandes con un hueco en el centro y otros más pequeños. Después hornéalos colocando encima los discos con el corte circular y pincelándolos con huevo antes de hornearlos. Al final, rellénalos a gusto y coloca por encima los círculos de masa recortados del centro de los discos de mayor tamaño.

Claro, esto se puede simplificar si compramos la masa de hojaldre que viene congelada en forma de láminas.

Las posibilidades de rellenarlos son infinitas: setas con queso, pollo con mayonesa, mariscos en salsa de vino y, por supuesto, mermelada de guayaba o mango o un delicioso dulce de coco rallado, para darle un sabor tropical.

Prueba a hacer vol-au-vent en tu cocina y verás cómo vuelan, literalmente, de la mesa de comer. ¿Ya los has hecho? ¿Qué otro relleno nos recomiendas?

 

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario