Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
black rice on a platter

Comida Negra Para Variar el Menú

By Elvira de las Casas, November 07, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

La comida negra puede que no resulte tan atractiva a la vista como un colorido plato de frutas y vegetales, pero si te haces el propósito de conocerla mejor, descubrirás un mundo nuevo de posibilidades para enriquecer tu menú.

Confieso que yo nunca le había prestado mucha atención a esta comida. Por ejemplo, cuando escuchaba hablar de arroz negro, lo que me venía a la mente era el arroz con mariscos, coloreado por la tinta de los calamares, muy popular en España y en los restaurantes de comida ibérica. Hasta que descubrí el verdadero arroz negro en un supermercado asiático de Nueva Jersey.

Tanto me gustó que comencé a investigar sobre su origen, y así supe que este cereal era muy apreciado en la antigua China, donde solamente la nobleza podía saborearlo y era un alimento prohibido para los pobres.

Como es integral, actualmente es muy consumido por las personas preocupadas por una alimentación saludable, y los grandes chefs lo usan para decorar sus platos y darles un toque exótico, pues al cocinarse, adquiere una tonalidad morada.

Prepararlo es muy sencillo, solamente hay que hervirlo y saltearlo después con aceite o mantequilla y queso parmesano rallado, pero tiene que cocinarse aproximadamente por una hora y media porque la cáscara es muy dura.

Otra comida negra, bastante familiar para los cubanos, son los frijoles con los que se prepara el arroz llamado moros y cristianos. Por lo general es un plato que le gusta a todo el que lo prueba, aunque conocí una vez a un alemán, en mis tiempos de traductora en Cuba, que nunca se atrevió a probar una sola cucharada de potaje. ¡Había que ver su cara cuando veía un plato de frijoles! Yo les recomiendo que no sigan su ejemplo, pues un potaje de frijoles negros con orégano, comino y un chorrito de aceite de oliva, es un verdadero manjar.

Las lentejas negras las descubrí en un supermercado de Canadá. Llamadas también lentejas beluga, por su parecido con el caviar de ese nombre, cuando están crudas tienen un color negro brilloso, que se destiñe un poco al cocinarse.

Aunque se pueden preparar en sopas, igual que las demás lentejas, estas son idóneas para ensaladas, sobre todo acompañadas de vegetales como zanahoria o calabaza, para resaltar su color. ¿Qué te parece servir esta combinación en la noche de Halloween? Si tienes niños, ¡a ellos les encantará! ¿Conoces otras comidas negras?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario