Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
La Trufa: ¿Por Qué es Tan Valiosa?

La Trufa: ¿Por Qué es Tan Valiosa?

By Bea Osorio, April 02, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

La trufa, mucho más que un tipo de hongo, es casi un tesoro gastronómico. Para los europeos es motivo de orgullo culinario y para el resto del mundo es una exquisitez. Esta inigualable rareza está llena de curiosidades y los usos especiales que se le puede dar en la cocina son muchísimos.

Hay más de 30 tipos de estos tubérculos parecidos a la papa, pero solo algunos son realmente buscados. Es el caso de, por ejemplo, las famosas trufas negras de invierno y las trufas blancas de Piamonte.

La trufa se da en condiciones climáticas muy específicas y su época de crecimiento es muy corta. España, Italia y Francia son los mayores productores. Ha sido llamada por gastrónomos famosos como “el diamante de la cocina”–así que, una vez que llegue a tus manos, considérala un lujo que debes aprovechar.

Con solo 100 gramos puedes hacer varias recetas, pues su aroma es capaz de impregnar alimentos siempre que las cocines por muy poco tiempo o nada. Dicen que las trufas frescas es mejor conservarlas sucias que limpias, y que, para la mayoría de las recetas en que las quieras utilizar, es mejor rallarlas que cortarlas.

Pero, además de agregarla a salsas o cremas como condimento, puedes almacenarla junto a ciertos alimentos para impregnarlos con su fino aroma. Por ejemplo, puedes lograr “huevos trufados” colocando una trufa medio envuelta en papel de cocina en un recipiente cerrado con media docena de huevos y dejándolo ahí por varios días. El aroma de las trufas traspasa la cáscara de huevos; después puedes hacer con ellos tortillas o sencillamente unos huevos fritos trufados… Un plato de los dioses.

También puedes “trufar” otros alimentos, especialmente los grasos como la nata y los quesos, almacenándolos juntos. Y los patés de aves, cerdos o terneras son ideales para ser trufados, solo necesitas 25 gramos por cada cuarto de kilo de paté.

El aceite de trufas es, para mí, otro tesoro inigualable en la cocina, y puedes prepararlo caseramente. Hay quienes dicen que solo 20 gramos de trufa aromatizan hasta un litro de aceite de oliva, solo que debe consumirse en corto tiempo.

Las trufas han sido usadas desde la época de los egipcios y romanos, y ellos no estaban equivocados. Es un condimento delicado, difícil de conseguir y de cuidado para conservarlo, pero así son todas las cosas que valen la pena en la vida, ¿o no? ¿Y tú, cómo prefieres preparar las trufas?

popped Bea Osorio
Nací en Caracas y veo a mi ciudad como una colorida maqueta de pequeñas nacionalidades. En el centro pasé mi infancia entre las vitrinas de la pastelería italiana, el aroma colgante de la charcutería española y el aceite hirviendo de las sartenes criollas. Es difícil saber dónde se origina la receta de una abuela venezolana. En mi caso, puede ser del frío fronterizo de mi sangre colombiana o el calor de la goajira costeña. Hoy desde Los Angeles, otro prisma también construido de mezclas indescifrables, los invito a sentarnos en una mesa a disfrutar y hablar de comida, mi ritual preferido.

Comentario