Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sausage and eggs

Tips para el Perfecto Brunch Latino

By Bea Osorio, March 04, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El brunch (mezcla de las palabras en inglés breakfast y lunch) fue creado en Inglaterra a finales del siglo XIX, pero se hizo popular en los Estados Unidos hacia 1930. Este invento es la perfecta excusa para levantarse tarde y tomar un desayuno muy recargado sin necesidad de pensar en el almuerzo.

Pero el brunch puede ser mucho más que panquecas, tocineta y bagels. Así que es momento de que los secretos de nuestra cocina transformen el menú tradicional en un Súper Brunch Latino. Vamos a conocer juntas algunas opciones para sorprender el paladar de tus amigos americanos con estos toques de nuestra herencia.

La mejor manera de ofrecer un brunch latino a tus amigos es tipo buffet. El buffet es ideal, pues uno llega alrededor de las 11 a.m. o más tarde con un apetito feroz y con ganas de comer de todo. Si tienes algo de espacio en casa o en el patio, puedes organizar tus platos en varias mesas para que tus amigos puedan escoger lo que más gusten y sobre todo para que puedan repetir sin tener que pedir permiso.

Tu buffet puede contar con huevos revueltos con tomate y cebolla picadita (en Venezuela lo llamamos Perico). Además de bagels y pan tostado o croissants, puedes ofrecer a tus comensales empanaditas chilenas o mini arepas de choclo colombianas, acompañadas de queso blanco o mozzarella y mantequilla con sal. De acompañantes, si tienes algo de tiempo extra en la cocina, puedes prepararles, además de salchichas y tocineta, un poco de carne mechada y caraotas negras venezolanas (frijoles negros).

En el repertorio de los dulces, mi parte favorita, los tradicionales waffles o crepes pueden convertirse en algo espectacular solo agregando un poco de dulce de leche traído de Buenos Aires o Medellín; cualquiera de ellos ¡un vicio!

Para las bebidas, además de los jugos naturales tradicionales, agasájalos con una mimosa de jugo de parchita o maracuyá, o un smoothie de mango tropical con un toque de amaretto y un buen café colombiano o brasileño.

El brunch es capaz de alejar por completo todas las preocupaciones de la semana. Es como un merecido premio después de los cortos desayunos de la ajetreada rutina semanal, y es, sin duda, la demostración más clara de que la vida hay que celebrarla comiendo entre seres queridos.

¿Tienes otras ideas para crear un brunch latino? No dejes de compartirlas con nosotras y ¡buen provecho!

popped Bea Osorio
Nací en Caracas y veo a mi ciudad como una colorida maqueta de pequeñas nacionalidades. En el centro pasé mi infancia entre las vitrinas de la pastelería italiana, el aroma colgante de la charcutería española y el aceite hirviendo de las sartenes criollas. Es difícil saber dónde se origina la receta de una abuela venezolana. En mi caso, puede ser del frío fronterizo de mi sangre colombiana o el calor de la goajira costeña. Hoy desde Los Angeles, otro prisma también construido de mezclas indescifrables, los invito a sentarnos en una mesa a disfrutar y hablar de comida, mi ritual preferido.

Comentario